May 19, 2000


La Cofradía Del Fútbol

Por Carlos González G.

MÉXICO, D.F. (NOTIAMERICA) - Para nadie es un secreto que el flamante director técnico de la selección mexicana de fútbol, Manuel Lapuente, ha venido formando parte de un selecto grupo de "amigos", que tanto dentro como fuera de las canchas, han integrado un "guetto" de poder que funciona de manera que según gente cercana a esta "cofradía" se ha enriquecido al grado de poseer uno de los negocios más lucrativos de los que se tenga memoria en el balompié azteca.

Negocios que van desde la compra de jugadores, entrenadores y franquicias de equipos, hasta la comercialización de status de rendimiento o niveles de los propios deportistas.

Como todas las familias unidas, ésta se integra por un "patriarca", que rige los destinos del grupo.

Este es el caso de Carlos Hurtado, obscuro personaje que intentó jugar fútbol en la década de los 70, en equipos como el América que entonces dirigía José Antonio Roca, y que contaba con los servicios de Carlos Reinoso y Enrique Borja.

También intentó integrarse al Atlético Potosino, de Angel Zubieta, y en el que militaron Tomas Boy y Alberto Guerra.

En ambos intentos Hurtado conoció las entrañas del fútbol profesional y entendió que el negocio estaba más en el comercio que en la práctica del fútbol.

Adoptó para su formación a jugadores en retiro como Luis Fernando Tena, Mario Carrillo, Gustavo Vargas y Raúl Arias.

A todos ellos los preparó como directores técnicos, con cursos en el extranjero, largas temporadas en Europa y Sudamérica, subvencionando gastos personales, y aleccionándolos para un futuro muy próspero y lucrativo.

Desde su aparición en el mercado del fútbol mexicano, Hurtado ha manejado más de 500 futbolistas, más de 30 entrenadores, más de 15 equipos, lo que le ha redituado en poseer una de las más grandes fortunas generadas por el fútbol mexicano, calculándose en más de 20 millones de dólares.

Entre los directivos alineados por el clan Hurtado se reportan incluso dueños de equipos que han visto en el "padrino" una manera fácil de limpiar utilidades o de desviar fondos del club que están destinados a la adquisición de jugadores, como es el caso de Billy Alvarez, quien dirige los destinos deportivos de la Cooperativa Cruz Azul, y quien ha estado ligado desde hace muchos años con Hurtado, y con quien año con año realiza transacciones millonarias en billetes verdes con la cementera.

Por su parte, Manuel Lapuente forjó una peculiar historia como jugador del Necaxa y posteriormente del Puebla, más polémico de la historia, aquel Puebla que derrotaba al protegido América de los setentas y en donde los escándalos de su director técnico Ignacio Trelles, hicieron época en la historia del club.

También formó parte del fracaso del seleccionado mexicano en el premundial de Haití en 1973.

Como director técnico, Manuel Lapuente comenzó con el pie derecho haciendo campeón al Puebla, recorriendo equipos posteriormente como lo fueron Cruz Azul, Atlante, y regresando una vez más al Puebla, en donde logró un campeonato más con jugadores como el "Mortero" Aravena, Poblete, Paul Moreno, y otros grandes que fueron su tanque de oxígeno de Lapuente.

Posteriormente logra el bicampeonato con Necaxa e inicia una dinastía que aún perdura.

Manejó por un corto tiempo al seleccionado nacional y fue retirado del cargo por el entonces presidente de la rama de la primera división, Antonio Maurer, al haber perdido la final de la primera edición de la Copa de Oro contra los débiles estadounidenses.

Retomó el cargo al reemplazar e Bora Milutinovic, quien ya había logrado la clasificación de México al Mundial de 1998, logrando una aceptable actuación en el torneo, y consiguió un contrato con vigencia hasta la justa de Corea y Japón del 2002.

A principios de la temporada del Verano mexicano, el "clan" tenía ya amarrado un plan conjunto para que una vez instalado Enrique Borja en la presidencia de Tigres, Lapuente protestara inconformidades con la Federación Mexicana de Fútbol y quedara en libertad para ser contratado por millones de dólares con la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Traspasan A Luis Hernández

MÉXICO, D.F. (NOTIAMERICA).- Después de una mala temporada, el delantero de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León y de la selección mexicana, Luis Hernández, logra su traspaso al fútbol norteamericano.

Ya se veía meses atrás la posibilidad de que el goleador mexicano formara parte de las filas del equipo Gálaxi, por lo que se realizó la transacción del jugador felino.

El Gálaxi de Los Angeles pagó la cantidad de 4 millones de dólares a la directiva de Tigres por la carta de Luis Hernández.

Con este traspaso se elimina la posibilidad de que el "Matador" sólo jugara en los Estados Unidos mientras estuviera en receso la temporada mexicana.

Regrese a la Portada