May 12, 2000


En El Siglo XXI, Renovado Amor Filial A Las Madres

MÉXICO DF. (NOTIAMERICA).- Al inicio del nuevo milenio, una celebración tradicional como el Día de las Madres se arraiga con mayor fuerza, como si el paso del tiempo le diera un fervor casi religioso. Y no es para menos, pues se trata de una fecha singular donde aflora el desbordado amor de los hijos por sus progenitoras.

En la Unión Americana, en 1907 Ana Jarvis junto con un hermano comenzaron en Filadelfia una campaña para establecer el día de la madre. Y persuadieron a la congregación de la iglesia en Grafton, Virgia occidental, de que se realizara durante el segundo aniversario de la muerte de su madre, el segundo domingo de mayo.

Los Jarvis y sus partidarios extendieron su influencia entre ministros religiosos, hombres de negocios y políticos, en su propósito por fundar el día de la madre a escala nacional. Su iniciativa tuvo respuesta favorable, y para 1911 se realizaba en casi todos los estados de la Unión. Tres años despúes, el Presidente Woodrow Wilson proclamó esa fecha como fiesta nacional y debía efectuarse cada segundo domingo de mayo.

En México, fue en 1922 cuando por vez primera se festejó el 10 de mayo en México, a propuesta de Rafael Alducin Bedolla, fundador del periódico Excélsior.

En algunos países la celebración tiene variantes en cuanto a fechas. Por ejemplo, en Israel se escogió el 28 de febrero para venerar la memoria de Henrita Szold, porque según la historia nadie como ella luchó por salvar a los niños, como a sus propios hijos, ante la amenaza de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.

Las características de esa festividad son también singulares. En Austria hay paseos en lagos y fiestas callejeras. En el Caribe los pequeños llevan una flor blanca en el ojal o el cabello, en señal de que su progenitora es recordada. Pero si la flor es roja, es que aún vive con ellos.

En Dinamarca se obsequian flores a todas las madres, no hay regalos de otra índole; pero en Checoslovaquia se distingue a las madres ejemplares con diplomas.

En tanto, en Finlandia sólo hay cuatro fiestas nacionales, la del Día de la Independencia, de la Armada, de la Bandera y de las Madres. En Suiza, los bailables por el Día de Madre han hecho famoso a Tésimo, ese rincón romántico que todo visitante que no la incluya siente incompleta su experiencia en esa nación.


Veneración En El Mundo Entero

A partir de entonces en casi la totalidad del mundo se generalizó el mismo sentir. Desde el continente americano hasta Europa, Africa, Medio y Lejano Oriente se venera a la madre abnegada, prolífica , heroíca, anciana o ausente.

Se premia a las que han tenido más hijos, a las que más soldados hayan dado al ejército o a la que dé a luz más cerca del 10 de mayo, de acuerdo con las costumbres y culturas de cada país, sin importar que algunos instituyeron el primero o segundo domingo de mayo, pero la mayoría, el décimo día del quinto mes del año.

Don Rafael Alducin decía que "no hay sacrificio suficientemente grande para el corazón de una madre; no hay cáliz de dolor y amargura que ésta no esté dispuesta a llevar a sus labios, si puede evitar una gota tan sólo de acíbar a los seres queridos, prolongación de su propia vida; no hay manera de poder aquilatar con certeza la profundidad y alcance del amor materno".

El 10 de mayo se celebra de acuerdo con las épocas, pues se les han hecho asilos, rifas para regalos en festivales, acceso gratuito en teatros y cines, promociones en restaurantes y, aparte del riguroso ramo de flores, algún reloj de pulso o medallas.

Aunque recientemente empezaron a cambiar las modalidades. Del regalo de licuadoras o lavadoras, se ha ido cambiando al de una tarjeta de crédito, un viaje. O bien, para ir a tono con la tecnología del siglo XXI, muchos preferirán dar un teléfono celular o una computadora portátil, a fin de no perder comunicación con la progenitora.

Es indudable entonces que cada vez se arraiga más la celebración del Día de las Madres. Año con año, conforme avanza el reloj del tiempo, dicha fiesta es más emotiva y más significativa.

Regrese a la Portada