May 9, 2003

Celebraremos el “Día de las Madres” el Sábado 10 de Mayo

Por: Paco Zavala

El próximo sábado será 10 de mayo, día que en la enriquecida tradición y en la cultura mexicana ha sido designado para celebrar y agasajar a nuestra progenitora.

En México, país que por sus raíces y su vasta cultura en este día tan célebre se festeja con una serie de eventos oficiales, educativos y familiares a la madre.

Pero, aún todavía hoy día existen muchísimas madres que pasan las de Caín, para poder subsistir y sobre todo vivir una vida plena y digna.

Aún hoy día existen muchos atavismos que nos atan a un pasado tortuoso y tormentoso y que no nos permite contemplar un panorama lúcido y transparente y apoyar y ayudar a tantas madres que pasan hambres, fríos, zozobras y sufren día trás día de una manera o de cualquier otra.

Estamos inmersos en ideas y acciones muy anticuadas que se traen arrastrando a través de los tiempos y de la historia y, este fenómeno lesiona de manera inhumana la esencia de madres que se equivocan y por un desliz justificado o no, sufren del desprecio de sus familia y de la propia sociedad.

Este fenómeno todavía se contempla todos los días, en los grandes núcleos poblacionales y en el campo, esto es un compromiso que todos debíamos de contraer para que nuestro pueblo perciba un alivio y así de esta forma atenuar el dolor y la angustia de tantas mujeres que por el solo hecho de gozar de una divina bendición que es la maternidad sufran y esten ausentes de la percepción del gozo y de la felicidad.

Pero, ¿A quién se le ocurrió celebrar este día tan significativo para todo el mundo? Bueno, la autora de esta gloriosa idea originalmente en los EE.UU fue la Srita. Ana Jarvis a principios del siglo pasado y se designó al segundo domingo de cada año como el día designado para celebrar el “Día de las Madres”.

En México, el origen del Día de las Madres, de acuerdo con crónica de Carmen G. Basurto la señora Urania Velasco de Morales, presidente de la Asociación de ex-alumnos del “Instituto Normal México”, de Puebla, Puebla, decía que en una iglesia evangélica de la ciudad de Oaxaca, se homenajeaba a las madrecitas desde antes del año de 1922.

Ahora bien, correspondió al diario “Excelsior” tomar la iniciativa para celebrar a las madrecitas a nivel nacional de acuerdo con la siguiente crónica:

Corría un 10 de mayo del año de 1922, cuando el diario de la vida nacional “Excelsior” lanzó la iniciativa de instituir a este día para celebrar en todo México como “Día de la Madre” y la inciativa fue aceptada y aprobada. Esta gran idea la tuvo el distinguido periodista y hombre de letras don Rafael Alducín, que exaltó las virtudes que adornan a la mujer mexicana, la que orgullosamente porta el dulce nombre de “Madre”.

Desde esta fecha el pueblo mexicano se volca en agasajos y homenajes para otorgar un justo reconocimiento a todas las madres mexicanas, sean estas jóvenes, adultas, ancianas, ricas o pobres y también a las madres que han emprendido el viaje sin retorno, se les homenajea ofreciéndoles misas, rosarios o depositando ramos de flores en sus tumbas.

Para su conocimiento en aquel tiempo se adoptó que los hombres llevaran prendido en la solapa y las mujeres en el vestido, como símbolo de amor filial, un clavel blanco para el que tuviese viva a su mamacita y un clavel rojo para el que ya no la tuviera. ¡Que hermosa idea! Sería bueno retomarla.

En la ciudad de Tijuana se programan una serie de eventos para conmemorar esta insigne fecha. Los centros escolares en todos los niveles están organizando y llevando a efecto una serie de eventos, el nivel oficial también lo está haciendo, las tiendas se encuentran muy visitadas por los compradores, las florerías hacen su “agosto”, las familias organizan fiestas, comidas, carnes asadas, en fin, la pachanga será larga porque algunas familias celebrarán este día en los dos países y además para beneplácito, este hermoso día cae en fin de semana para celebrarlo en los dos países.

Hoy día, son diversas y multifacéticas las formas en que a la madre se le rinde tributo y pleitesía, acto muy merecido. Muchas Felicidades a todas las Madrecitas en este su día.

A las madres desde tiempos inmemoriales se les ha brindado tributo aún sin estar establecido un día oficial de celebración. Para muestra incluímos dos poesías del Siglo XIX.

Un Soneto a la madre.

Madre.

De los recuerdos de tu herencia triste
solo conservo, ¡oh madre!, tu rosario,
sus cuentas me parecen el calvario
que en tu vida de penas recorriste.

Donde los dedos al rezar pusiste,
como quien reza a Dios ante el santuario
en mis horas de enfermo solitario
voy poniendo los besos que me diste.

Sus cristales prismáticos y oscuros,
collar de cuentas y de besos puros,
me forman al dormir, circulo bello.

Y de mi humilde lecho entre el abrigo
me parece que duernes tu conmigo
con los brazos echados a mi cuello.

Salvador Rueda
(1857-1934)

Un poema a la madre

Corazón de Madre

—¡ Te daré rico tesoro,
de mi eterno amor en prenda,
más pide mayor ofrenda
que los diamantes y el oro!

— Pues darás cuanto me cuadre,
cumplido mi anhelo sea;

¡ Quiero de amor en presea
el corazón de tu madre!

Ebrio de insana pasión
se acerca trémulo al lecho
y arranca del santo pecho
de su madre el corazón.

Más ya en el umbral sombrío
de su amada cruel, cayó,
y aquel corazón gritó:

— ¿ Te has hecho daño, hijo mío?

Joaquín María Bartrina

( 1850-1880)

Return to the Frontpage