May 9, 2003

Variaciones místicas:

Interpretación estética del pintor Cubano Luis Garzón

Por Mariana Martinez

Llego al café por mi tan conocido.

Luz tenue con tabaco y en las paredes cuadros: figuras que bailan, tocan, sienten mientras la acuarela tan verde se les escurre a la vida y la tinta obscura es, una mancha en la razón de los indisolubles.

De fondo a todo esto, el son, unos tambores y un hombre negro y alto cuya mano es culpable de esta pintura que se mueve, e invita a moverse. Luis Juan Garzón Masabó (Mayo 16, 1963) es Cubano, nacido en San Luis (Santiago) que empezó a dibujar desde chico estudiando en la Escuela Provincial de Artes Plásticas en su natal Santiago, antes de seguir sus estudios en el ISA (Instituto Superior de Arte) ubicado en su amada Habana. Al salir de la escuela en 1989 trabaja como diseñador e ilustrador de la Editorial Oriente por casi diez años, antes de ser el director de diseño en la Editorial Científico-Técnica, también en la Habana.


Luis Juan Garzón

A partir de 1999 fue curador encargado del complejo de galerías El reino de este mundo de la Biblioteca Nacional, hasta que en el 2002 sale de su patria y llega a Tijuana “hasta donde lo trajo el amor” como dice él, casado ahora con una tijuanense.

Durante su labor como artista ha participado en más de sesenta exposiciones colectivas y personales dentro y fuera de su Cuba natal, en su trabajo se ve una labor integradora de la plástica que habla de la esencia conceptual y sintetizadora de su quehacer creador.

A escasos ocho meses de su llegada a Tijuana realiza su primera exposición individual titulada Variaciones místicas, un trabajo realizado en la nostalgia de lo que no esta aquí, pero también como una reafirmación de lo que sigue estando en la piel de Garzón.

El habla de una Cuba nacida de la tradición española, huaracha y africana, que mezclada con el clima del caribe resulta en una mezcla única de baile, magia y tradiciones.

Variaciones Místicas es entonces lo que queda de cada una de las costumbres milenarias sintetizadas en la cultura añorada de Garzón. Este trabajo tiene una doble función: Por un lado ser el refugio en que Garzón se exorciza la ausencia y por otro, una manera muy personal de difundir la “cubanidad” que es, por medio de la pintura, de dar a conocer de lo que está hecho.

Garzón sintetiza a la ciudad de Tijuana como un espacio cosmopolita, de mucho movimiento en el que nadie “llega para quedarse”, en su percepción, Tijuana es un escenario constante de combates de rutina, en donde todo pasa rápidamente a ser parte del contexto, su trabajo espera ser parte de esa mezcla.

Mientras las personas van recorriendo la exposición se pone una mesa con plátanos fritos, fruta picada, chicharrón, y de tomar, ron con miel o agua de coco. Los tambores siguen tocando pero se diluyen para dar paso a unos acordes de trova, pacíficos, cercanos pero de Cuba, reconocibles a todos, algunos incluso, tararean los recuerdos.

Variaciones Místicas está llena de referencias a sus raíces de cultura africana.

Se desborda en Orichas y colores que son símbolo y recuerdo, que aparecen aquí como escenas de otra parte evocando placeres y sensaciones diversas que nos recuerdan al sueño.

Para decir, es lo que dice, Garzón se vale de la acuarela, la tinta o el temperamento porque le gustan los medios espontáneos, pero también se confiesa preciosista –defecto de ilustrador minucioso- que de vez en cuando busca al óleo para contar historias al lienzo y compartirla con su nuevo y caótico contexto, que es Tijuana.

Variaciones Místicas.
Exposición de pintura del Cubano Luis Garzón
Abierta al público desde el 30 de Abril del 2003
En El Lugar del Nopal: Callejón 5 de Mayo # 1328. Tijuana. (664) 685 12 64.

Return to the Frontpage