May 6, 2005

Campamentos de Primavera en el Parque Morelos de Tijuana

Por: Paco Zavala

Siempre es muy saludable de vez en cuando entrar en contacto con la naturaleza por razones obvias de salud, engrasando el cuerpo por medio del ejercicio, para adquirir una buena condición física y prolongar la vigencia vital de nuestros diversos órganos y de nuestro cuerpo en general.

En un recorrido que hicimos por las espaciosas instalaciones del Parque Morelos, uno de los más grandes y portentosos “pulmones” de los tijuanenses, nos encontramos con la grata sorpresa de que éste parque ha sido mejorado en algunos aspectos, en otros continúa igual o no luce bien.

Distribuídas las instalaciones del Parque Morelos en un gran espacio de terreno, cuenta en la actualidad con diversas instalaciones, a continuación haremos una crónica de nuestro recorrido.

Invitados por la maestra de tercer año “A”, Nelcy Olea Beltrán, de la Escuela “Valentín Gómez Farías” a realizar un paseo por el Parque Morelos, para conmemorar el día del niño, nos apersonamos con nuestra maleta repleta de sandwiches, frutas, gaseosas, papel sanitario, toallitas húmedas, carpas y los menesteres necesarios para éste tipo de eventos. La partida a éste estupendo paseo fue en las afueras de la escuela.

Ya nos esperaba un moderno autobús que cuenta con servicio sanitario y varias televisiones para que los pasajeros disfruten de una buena película o programa. Al tomar asiento inició la proyección de la película “Shrek”; los niños expresaron su alegría con gritos de júbilo y contento. El recorrido de Playas de Tijuana al parque se realizó sin contratiempo alguno.

Ya en el parque una guapa edecán, nos prestó el servicio del recorrido guiado, explicando paso por paso las áreas que ibamos visitando.

Iniciamos el recorrido por el zoológico en el sitio de los loros o cotorros, gallinas y gallos; enseguida nos acercamos al lago artificial en el que nadan y se pasean gansos y patos de diversas razas; casi en el centro existe una fuente de aguas frescas y cristalinas, las que impulsadas forman un hermoso chorro que se desplaza a unos metros sobre el nivel del agua; continuamos con la visita a la jaula de un fiero y hermoso tigre; visitamos la jaula de los coyotes, de los pavos reales, faisanes, águilas y gallinitas de guinea; continuamos visitando el sitio en el que se encuentran los lagartos y las víboras. En ésta sección de nuestro paseo terminamos con la visita al sitio en donde se encuentra la hermosa estampa de una leona; tal parece que es mansita porque de regreso vimos como la acariciaba su cuidador.

De aquí tomamos un des-canso en el que aprovechamos para lonchar y continuar con nuestro camino en el que visitamos “La Granjita”; éste sitio en una especie de teatrito en el cual los niños y los adultos tuvieron contacto directo con los animales que se nos exhibieron; al presentarlos permitieron que cada uno de los niños los acariciaran; también les dimos de comer en la mano a los chivos amaestrados que se encuentran en el parque.

Nos fuimos a hacer un recorrido en “El trenecito”. Para llegar a la estación tuvimos que cruzar el lago por un puente colgante, ¡Qué emoción!, algunos niños sorprendidos por vivir ésta aventura. Al tomar el puente se tiene la sensación de que se viaja en un barco, pues se mecía ligeramente en vaivén; abordamos el trenecito y dimos una vuelta por una buena extensión de terreno del parque que los niños disfrutaron en mucho, nos regresamos por el mismo puente colgante, al espacio en donde se encuentran instalados juegos como resbaladillas, columpios y todos los laberintos que implican ésta serie de juegos; los niños disfrutaron mucho la estancia en ésta sección del parque.

Algunos niños disfrutaron de un área en la que se encuentra una sección de arte y en la que están instalados muchos caballetes de pintor ya listos con dibujos delineados para que el niño los coloreé, mismos que por una pequeña aportación econó-mica los niños pueden dar salida a sus inquietudes artísticas pintando, y así lo hicieron.

Tomamos un reposo, se jugó a la pelota, se conversó, en fín se disfrutó de un espléndido y maravilloso día. Retornamos al mismo camión para regresar a la escuela en la que al llegar cada quien se despidió y se fue a su casita, un poco cansados pero felices.

Pudimos ver a muchos grupos de niños, familias, disfrutar de la estancia en el Parque Morelos, algunos tendidos en el pasto disfrutando de la sombra de los árboles y comiendo bocadillos, otros instalados en los kioskos; también los había jugando en las diversas áreas de juego, caminando por las calzadas, en fín gozando de un buen tiempo.

En el parque también se localizan juegos mecánicos, un teatro, un teatro Guiñol, albercas con toboganes, kioscos para organizar alguna celebración, servicio de baños, algunos puestos en los que se venden gaseosas, galletas, pizzas, tortas. En el lago se rentan lanchas y todo lo ne-cesario para realizar un divertido y ameno día de campo.

En nuestra percepción visual de éste hermoso parque, vimos mucho movimiento tanto comercial como de visitantes, sobre todo de chiquillos que saltan, retozan y gritan, dando salida a toda esa energía que llevan dentro. Se nota que los tijuanenses aman la vida al aire libre y visitan el parque.

Conversando con los dueños de los puestos y con los trabajadores, dicen que con el nuevo gobierno hubo recorte de personal, lo que ha causado algunas complicaciones para dar un servicio adecuado al visitante. Pero hoy día ya no hay que pagar cuota de acceso a las instalaciones, únicamente hay que dar una reducida cooperación por el uso del trenecito, del estacionamiento y por otros servicios.

Uno de los empleados del parque expresó su preocupación por la visita de vándalos que a lo único que asisten es a causar destrozos y a grafitear las instalaciones. Debe de haber más vigilancia, cosa que percibimos casi nula.

El Parque Morelos ahí está, esperando al visitante, hay que animarse y visitarlo con la familia ¡Hay que disfrutarlo!, porque es uno de los espacios de diversión más baratos que existen en Tijuana y que se puede compartir con la familia.

Return to the Frontpage