May 4, 2001

Encienda Una Vela
Mons. Jim Lisante
Director, The Christophers

Un Gran Placer Conocerlos

No nos debe sorprender que a veces las fiestas de fin de año provoquen emociones extremas en el ser humano. Nos entusiasmamos con expectativas, pero luego nos desilusionamos cuando vemos que esas expectativas tienen muy pocas posibilidades.

Me acuerdo de una noche en la universidad, cuando esas mismas emociones me hicieron pensar en el por qué de la vida. Y después de una reunión navideña con amigos, fui a mi departamento y prendí el televisor. Estaban dando la película "It's a Wonderful Life (La vida es maravillosa), la vi por primera vez y me quedé fascinado. Dirigida por Frank Capra, la película destaca la importancia que una vida puede tener en la vida de los demás. Luego, años más tarde, a través de mi amistad con Kapra, me enteré de que la película reflejaba su propia visión de las cosas. Me dijo, "la película muestra que nadie es en realidad un fracaso, que la vida de una persona toca la vida de tantas otras". Y agregó, "si uno de pronto deja de existir, el vacío que queda detrás es enorme".

Tal parece que Frank Capra y el Padre James Keller, fundador de The Christophers, sabían muy bien del valor y la maravilla de la vida humana. Desde sus comienzos en 1945, The Christophers aún proclama el mensaje que el mundo tanto necesita: que cada persona cuenta, que no hay nadie en el mundo exactamente como usted, y que usted puede marcar la diferencia para bien de todos.

Hoy, a través de esta columna, es mi privilegio iniciar mis funciones como Director de The Christophers.

Permítanme contarles un poco de mí. Nací en Brooklyn, Nueva York, soy sacerdote de la diócesis de Rockville Centre en Long Island, Nueva York, y fui ordenado hace 20 años. Llegar a decidirme por el sacerdocio me llevó cierto tiempo, pero es una decisión que nunca he lamentado. Como dijo el padre jesuita John Powell, el sacerdocio es una forma maravillosa de "ser plenamente humano y lleno de vida". Por más de una década fui director diocesano de la oficina de apoyo a la familia, donde se trata una gran variedad de temas —incluyendo preparación matrimonial, adopción, temas provida, apoyo a quienes están de duelo. Hace poco tiempo fui el animador del programa televisivo Personally Speaking (Hablando Personalmente) para la Conferencia Católica de Estados Unidos. He escrito tres libros, además de una columna sobre la familia. Y también ha sido mi gran satisfacción servir como sacerdote de parroquia —en la actualidad como cura párroco.

Vengo de una familia que siempre me ha apoyado con cariño y comprensión, y mis padres son mis grandes amigos. Mis hermanas Patti y Joan están casadas y en total tienen cinco niños. Ha sido una gran bendición para mi ser parte de la vida de mis sobrinos y sobrinas. Y también, ver a mis padres luchando contra el cáncer, con valentía y una fe a toda prueba, fue para mí un desafio y una inspiración. En cada momento de mi vida en familia, la presencia de Dios se ha hecho sentir.

La amistad ha sido también una bendición muy especial y estoy muy agradecido. Hace poco perdí a un gran amigo que tuve durante 30 años, el Padre Joe Lukaszewski, cuya presencia en mi vida fue evidencia de la importancia de cada uno en la vida de los demás.

Me complace profundamente comunicarme con todos ustedes, a través de la columna Encienda una vela. Así como las palabras de mis antecesores —del Padre Keller al Mons. Tom McSweeney, quien regresó a su diócesis en Erie, Pennsilvania— espero que mis palabras también puedan ofrecerles algo valioso para reflexionar. Recordando siempre que "es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad".

Para obtener una copia gratis de ECOS Cristóforos S-218 "Viviendo la fe", escriba a The Christophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regresar a la Portada