May 2, 2003

El Cinco de Mayo:

Cenicienta del Calendario Cívico Mexicano y Fiesta Nacional para la Comunidad Chicana de los Estados Unidos

Mtro. Raúl Rodríguez González

Desde chico he considerado el 5 de Mayo como el patito feo del calendario cívico y escolar. El 16 y 20 eran y siguen siendo los que rifan. Son días de rigor desfile y por supuesto de suspensión de clases para regocijo de alumnos, y por qué no para algunos de nosotros del gremio magisterial. En cambio, el 5 de Mayo ha ocupado el asiento trasero o ser deidad menor del panteón cívico. Pero allende a la frontera, el Cinco en Estados Unidos no ha sido tratado o considerado como Cenicienta y mucho menos como un “ugly duckling”, o sea patito feo. Al contrario, y más aún en los últimos 15 años, los Méxicoamericanos o chicanos y recientemente otros hispánico americanos e incluyendo angloamericanos, se han incorporado en convertir al Cinco en todo un espectáculo que rivaliza el día de San Patricio, ícono irlandés y “meta” irlandés en Estados Unidos.

Tal vez haya una explicación, pero sin titubear sustento que no hay una justificación de por qué nosotros los mexicanos le hemos dado tal trato al hito poblano. El 16 y el 20 son puntos históricos considerados seminales y parteaguas de nuestra memoria colectiva nacional. El Cinco aunque no es considerado por algunos de poseer tal rango o relevancia, sostengo que debemos desafiar y erradicar su menosprecio y relegado valor histórico frente a los gemelos de arriba; y reconsiderarlo como un eslabón crítico e ícono de la larga y accidentada travesía de nuestra identidad que ahora ostentamos. Por lo tanto, como historiador ofrezco al lector datos y comentarios en defensa del Cinco:

I. RICO TRANSFONDO HISTÓRICO

De la misma manera que el 16 y el 20 son explicados con un rico y variado trasfondo histórico de teorías, hipótesis, causas, procesos, etc., también el Cinco posee tal constitución explicativa. Por lo tanto, someto a consideración la siguiente lista (no exhaustiva) de temas o tópicos en torno a nuestro hito poblano:

1. Crónica bancarrota del Gobierno central desde 1821.

2. Un Gobierno central débil e inestable políticamente, y por ende un regionalismo y cacicazgo vigoroso.

3. Desarticulación en comunicaciones y transportación (exacerbando así el regionalismo y su reflejo caciquil).

4. Vulnerabilidad a invasiones extranjera.

5. Rivalidad ideológica (liberales vs. conservadores).

6. Conflicto Estado e Iglesia.

7. Militarismo endémico.

8. Falta de identidad nacional.

9. Ambiciones imperialistas de Francia (Napoleón III emulando a su tío).

10. Conflictos intraeuropeos dentro y fuera del continente viejo.

11. La Revolución Industrial.

12. La lucha fraternal y regionalista de Estados Unidos (la Guerra Civil 1861-1865).

13. El espectro de la Doctrina Monroe versus Europa.

II. CARÁCTER PSICOLÓGICO

Después de la derrota mexicana (no tanto la victoria americana) de la Guerra del 47, el país experimentó un trauma físico (mutilación territorial y pérdida de vida y propiedad) y psicológico por ser la tercera vez que la nación ha sido invadida por una potencia extranjera. Al principio de la Intervención Francesa, 1861-1867, (cuarta invasión extranjera) y la segunda francesa, México logra una victoria inicial, inesperada y contundente (el Cinco de Mayo). Aunque transitoria la victoria, representó y representa el empuje necesario hacia la cristalización de una identidad nacional. Identidad que con tanta imperancia necesitaba México ante los frecuentes desafíos del exterior y también (lo más trágico) del interior que aprovechaban de la ausencia de un orden estable que impedía una cohesión nacional. La derrota final de los franceses y sus aliados, los conservadores mexicanos, representa la plataforma de donde dos héroes decimonónicos e íconos de la victoria liberal, Benito Juárez y Porfirio Díaz Mori, edifican el Estado moderno mexicano.

III . CARÁCTER TRANSFRONTERIZO

Es notorio que el Cinco de mayo se festeja con mayor efervescencia y “escándalo” en Estados Unidos entre los mexicanoamericanos o chicanos que en nuestra propia tierra. Las raíces de este fenómeno se remontan al siglo pasado cuando las comunidades mexicanas celebraban tanto el 16 y el Cinco, pero con particular entusiasmo el último desde fines de la década de los 1870’s. ¿Por qué? Las siguientes razones nos pueden ayudar:

1. Lo reciente del hecho (unos 15 años) comparado con el 16 (casi 80 años).

2. Durante la Intervención Francesa (1861-1867), la mayoría de la población chicana era simpatizante a la causa liberal o juarista, y de manera particular el estado de California. Materializándose su apoyo con el envío de fondos y voluntarios que cruzaron la Línea y se incorporaron a la guerrilla mexicana.

3. La mayoría de los mexicanos que constituyeron la primera gran ola de emigración a los Estados unidos (1880-1900) fueron de simpatía liberal o pro juarista. Éstos se sumaron a los ya méxicoamericanos de celebrar los días festivos del 16 y Cinco lo cual aumentó el número de celebrantes y el concomitante ruido y bola. Tanto la prensa mexicanoamericana y las asociaciones cívicas y laborales promovían estas festividades patrióticas. Desde 1876, las referencias hemerográficas registran festejos con desfiles, carros alegóricos, fandangos, corridas de caballos, peleas de gallo, antojitos y discursos políticos repletos de fervor patrio en las principales ciudades de California: San Francisco, Los Ángeles y San Diego.

4. Recientemente el Cinco ha desbordado los barrios méxicoamericanos e invadir los espacios angloamericanos y compitiendo con el día de San Patricio (marzo 17). Pero para los americanos no es importante si el Cinco se confunde con el 16, lo importante es consumir los bienes y servicios del “Cinco de Mayo Special.”

5. A partir de 1921, el Gobierno mexicano se dedicó a exportar “Nacionalismo Mexicano” a través de sus consulados. De tal manera se fomentaba y organizaba de manera directa y sistemática los siameses cívicos del 16 y Cinco.

COMENTARIOS FINALES

Pero ¿Qué ha ocasionado el reciente crescendo festivo (en los últimos 15 ó 20 años) entre la misma población mexicana y gran número del resto de los hispanoamericanos y a los propios “anglos”? En otras palabras, ¿Cómo se explica la actual tacobellización en torno al Cinco de Mayo? O sea el enfrentamiento entre el consumismo/marketing versus historia cívica e identidad. Propongo como posible auxilio lo siguente:

A) Aumento demográfico de la población mexicana e hispanoamericana en general.

B) Como consecuencia de lo anterior, aumento en el mercado hispanoamericano; pero lo más crítico y trascendente es el aumento de empresarios hispanoamericanos que controlan más medios masivos de comunicación para promover (vender/market) exponencialmente el Cinco.

C) Aceptación y adopción por la población americana (anglo) del Cinco como una celebración nacional sin importar el trasfondo histórico y su implicación de identidad mexicana, mexicoamericana e hispanoamericana.

¿Y nosotros los mexicanos qué?

Sencillo. Es necesario llegar a la feliz conclusión de nuestra analogía infantil de la Cinicienta. No hay que esperar el príncipe con la zapatilla. Hay que buscarlo. El desconocimiento, insensibilidad y festejo de nuestra memoria colectiva nacional es cada día más apremiante; y por tanto es necesario buscar al dicho príncipe azul, el historiador (profesor o investigador), y exigirle el cumplimiento de su vocación.

Mtro. Raúl Rodríguez González, Historiador mexicano y residente de Tijuana desde 1951 Profesor y Director de la Biblioteca y Centro de Información Luis Fimbres Moreno Cetys Universidad, Campus Tijuana. Comentarios aceptados: rraúl@tij.cetys.mx o rraul427880@hotmail.com. (1999 revisado y corregido 2003 para La Prensa).

Return to the Frontpage