March 30, 2001

Plan Para Dejar de Fumar

Algunos fumadores piensan que dejar el cigarrillo será fácil; sin embargo, si usted es un fumador que ha tratado de dejar el hábito, sabe lo difícil que puede resultar esta tarea. El desarrollo de un plan ayudará a la mayoría de los fumadores a aumentar sus posibilidades de éxito en el emprendimiento. A continuación, se ofrecen algunas sugerencias útiles para superar el hábito de fumar.

Es importante tener en cuenta que la adicción al tabaco no es sólo física sino también psicológica. Cuando un fumador adicto no recibe la dosis acostumbrada de nicotina, sufre de síntomas de abstinencia, tales como irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse, coraje, frustración, ansiedad y, obviamente, deseos vehementes de fumar. Esa es la adicción física en acción. La adicción psicológica se manifiesta en los rituales de un fumador cuando consume tabaco. Muchos fumadores están acostumbrados a fumar un cigarrillo después de la cena o al tomar el café de la mañana. Otros tienden a fumar mientras toman un trago ó para hacer más soportable un momento estresante en su vida. También, existe otro grupo de fumadores que no fuma en la semana, pero lo hace en las reuniones sociales del fin de semana. Las estrategias para dejar de fumar deben apuntar tanto al aspecto físico como al psicológico, si han de tener un efecto perdurable.

En primer lugar, abordemos los aspectos físicos. Para quienes han intentado dejar el cigarrillo sin éxito, algunos expertos recomiendan que quienes fuman más de diez cigarrillos por día y desean dejar de hacerlo deben usar un producto para dejar de fumar aprobado por la Food & Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicinas). Esto se conoce como terapias de reemplazo de la nicotina y ayudar a aliviar algunos de los síntomas de abstinencia. Algunos estudios han indicado que estas terapias, que envían pequeñas dosis constantes de nicotina al torrente sanguíneo de un individuo, pueden duplicar las posibilidades de tener éxito para dejar el hábito. Se presentan en muchas formas, tales como parches de nicotina, goma de mascar, aerosol nasal o inhalador y pueden estar cubiertas por algunos seguros o MediCal. Los fumadores deben consultar con sus médicos a fin de determinar si cierto tipo de terapia es aconsejable para ellos.

Respecto del lado psicológico de la adicción al cigarillo, muchos tienen asociaciones mentales entre determinados tipos de actividades y el acto de fumar. Al realizar estas actividades, con frecuencia les surge el deseo de tener un cigarrillo. A continuación, se enumeran algunas sugerencias para ayudar a los fumadores a superar los aspectos psicológicos de la adicción al cigarrillo:

Fije un día para dejar de fumar y cúmplalo.

Haga desaparecer todos los ceniceros y cigarrillos de los lugares que usted frecuenta en su hogar,el trabajo y su auto.

Haga algo en lugar de fumar cuando esté tentado para hacerlo —vaya a caminar, beba un vaso con agua, haga ejercicio, respire profundamente, o háblele a un amigo.

Asegúrese de que sus amigos y familia estén enterados de que usted ha dejado de fumar para que sepan que no tienen que ofrecerle cigarrillos ni fumar en su presencia.

Recuérdese a usted mismo el beneficio que el no fumar será para usted y para su familia.

Deje de fumar junto con un amigo. Podrán apoyarse mutuamente en todo el proceso.

Use material de autoayuda (existe a disposición material probado por la Línea de Ayuda de Fumadores de California).

Sea fuerte y resista la tentación de volver a fumar.

Si, aún así, experimenta una recaída, no se desaliente. El dejar de fumar lleva mucha, pero muchísima práctica. Piense en aquellas cosas que le sirvieron de ayuda y repítalas.

Según los Centers for Disease Control (Centros de Control de Enfermedades), la mitad de todos los fumadores adultos han dejado de fumar. Estas son las buenas noticias. Las malas noticias son que los hombres de origen hispano en este país mueren de cáncer de pulmón a una tasa tres veces mayor que la registrada para las mujeres del mismo origen, aún cuando los hombres fuman a una tasa de sólo el doble de las mujeres, de acuerdo con la American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón). Resulta imperativo que los fumadores, especialmente los de sexo masculino y origen hispano, asuman seriamente el riesgo de fumar y traten de abandonar el hábito.

Si usted es un fumador, existen tres servicios gratuitos e informacióm para dejar de fumar disponible llamando a la Línea de Ayuda de Fumadores de California. Para recibir asistencia en español, comuníquese al 1-800-45-NO-FUME (1-800-456-6386), o en inglés al 1-800-NO-BUTTS (1-800-662-8887). Puede recibir asistencia para desarrollar un plan a fin de dejar de fumar, recibir asesoramiento telefónico o un paquete de autoayuda si desea dejar de fumar por usted mismo. También hay a disposición un servicio nuevo para dejar de fumar en español a través del Internet, en http://dejardefumar.ucsdf.edu

Regresar a la Portada