March 29, 2002

Comentario

El Plan del Presidente Fortalece a la Pequeña Empresa y Estimula la Economía

Por Héctor V. Barreto
Administrador de la Agencia Federal Para el Desarrollo de la Pequeña Empresa

El Presidente Bush ha enfocado la atención en la pequeña empresa de los Estados Unidos y el papel importante que desempeña en la economía. En consideración a ese papel, el Presidente ha presentado una ambiciosa agenda para asegurar su crecimiento y vitalidad.

Al mismo tiempo que combatimos el terrorismo, el Presidente ha dedicado su atención a otro aspecto de nuestra seguridad nacional, nuestra economía, y específicamente, en los pequeños negocios.

Recientemente estuve con el Presidente cuando anunció su visión para crear un ambiente en el que los pequeños negocios puedan prosperar. Este plan les permitirá a los pequeños empresarios ofrecer mejores servicios a sus clientes y empleados; de esta manera más empresarios podrán realizar el sueño americano.

Con una reforma razonable a las regulaciones gubernamentales y al código fiscal, los pequeños negocios van a disfrutar de un proceso más sencillo. Los pequeños empresarios que he conocido a través del país me han expresado sus inquietudes. La agenda del Presidente se dirije a estas: Elevados impuestos, excesivos costos médicos y papeleo gubernamental.

Teniendo en cuenta que los 25 millones de pequeños negocios en el país son responsables por crear dos de cada tres nuevos empleos, los beneficios del plan para la economía son grandes. Pero también son grandes los retos que encaran los pequeños empresarios. En algunos casos el gobierno tiene la culpa. En otros, el gobierno simplemente no ha podido o querido reconocer que existe un problema y, por consiguiente, no ha estado en condiciones de ofrecer soluciones.

El Presidente, como yo, es un ex empresario y entiende las necesidades de los propietarios de pequeños negocios. La agenda para la pequeña empresa de la Administración reconoce estos retos y reforzará y estimulará el crecimiento de los pequeños negocios. Es una respuesta positiva que permitirá la creación de nuevos empleos, apoyará a los trabajadores e impulsará nuestra economía.

La reducción impositiva del presidente del año pasado ya está beneficiando a los pequeños negocios. El buen desempeño de esos negocios ha contribuído a un mejoramiento más rápido de la economía. Sin embargo, aún quedan más alivios fiscales por hacer y este plan los logra.

Los empresarios se beneficiarán porque podrán expandir sus negocios, contratar más empleados y proveer más productos. El Presidente hizo un llamado para que se haga permanente la eliminación del impuesto de sucesión o herencia. Muchos propietarios de pequeños negocios han expresado la injusticia de esta ley. En efecto, no sólo resulta en dobles impuestos, sino que muchas veces le impide al propietario traspasar su negocio a sus seres queridos.

Al igual que los impuestos, el cuidado de la salud es una preocupación importante. Los beneficios de atención médica continúan siendo muy costosos para empresas pequeñas, lo que deja a muchos empleados sin seguro médico. Esta Administración quiere darles a esos pequeños empresarios opciones de atención médica mejores y más accesibles tanto para sus empleados como para ellos mismos.

También reconozco las cargas que imponen las regulaciones y el papeleo gubernamental a los pequeños negocios. La SBA tomará la iniciativa en educar a otras agencias gubernamentales y cooperará con ellas para derribar barreras reguladoras provenientes de Washington que obstaculizan el éxito de los pequeños negocios.

La agenda del Presidente fortalecerá nuestras oficinas de defensoría y las hará más efectivas. Igualmente, las reformas al proceso de otorgamiento de contratos gubernamentales simplificarían y mejorarían las oportunidades para los pequeños negocios.

Finalmente, como aseguró el Presidente, la SBA, que es el principal recurso de la pequeña empresa, continuará proporcionándoles a esos negocios la información que necesitan para tener éxito.

Esta Administración tienen un record de éxito en lo que se refiere a los pequeños negocios. Las históricas reducciones impositivas del año pasado no sólo resultaron en una gran asistencia para la pequeña empresa, sino que lograron su mayor objetivo de impulsar la economía y mantener a más personas trabajando. ¿Puede alguien dudar de que las iniciativas y el liderazgo del presidente Bush nos han ayudado y mantenido funcionando el motor de nuestra economía?

Definitivamente, los pequeños negocios quieren lo mismo que quieren todos los negocios: más negocio. Podemos seguir construyendo sobre la base de nuestros éxitos y demostrarles a los pequeños empresarios que apreciamos su ardua labor, su dedicación y su capacidad de recuperación. Reformas adecuadas pueden hacerles la vida y el trabajo más fáciles si seguimos el liderazgo del Presidente y convertimos esta agenda razonable en realidad.

Si lo hacemos, será otra victoria para los Estados Unidos y para los pequeños negocios de nuestro país.

Return to the Frontpage