March 28, 2003

Recuperar la nacionalidad mexicana : hasta el último día

Por Emmanuelle Le Texier

El día 20 de Marzo fue el último día tanto para los migrantes mexicanos que adoptaron la ciudadanía de los EEUU o de otros países antes de 1998 como para los niños nacidos en “el exterior” de padres mexicanos de recuperar la nacionalidad mexicana. Antes de la “Ley de la Doble Nacionalidad o de No Pérdida de la Nacionalidad Mexicana” aprobada por el Congreso mexicano el 12 de diciembre de 1996 y en vigor desde el 20 de marzo de 1998, todos los nacionales mexicanos perdían automáticamente su nacionalidad de origen al naturalizarse.

El paso de la Ley de Doble Nacionalidad es el resultado de dos factores. Por una parte, el gobierno mexicano reaccionó frente a nuevas leyes migratorias restrictivas en los EEUU. Asi, la Propuesta 187 en California y la ley federal de reforma del acceso a servicios sociales en 1996 empujaron a las autoridades mexicanas a extender su protección a todos sus connacionales. Por otra parte, varios grupos de migrantes abogaron para que el gobierno mexicano expresara su reconocimiento del valor de la contribución de los migrantes a la nación mexicana.


Aspecto del Exterior del Consulado General de México.

El cambio del gobierno mexicano con respecto a sus connacionales en el exterior es notable desde fines de los 1980. En 1988, Salinas de Gortari crea “Impacto 2000: Programa de atención a las comunidades mexicanas en el extranjero”, que se transforma en la Dirección General de las Comunidades Mexicanas en el Exterior en 1990. Se reconoce que los migrantes tienen un peso mayor en la economía del país (más de 10 billones de remesas en 2002) ; podrían formar un grupo que apoye los intereses de México en los EE.UU. , mantienen lazos fuertes con México. La segunda etapa del cambio de atención hacia la comunidad mexicana en el exterior se da durante el sexenio de Ernesto Zedillo. Con el Programa de Desarrollo Nacional, Zedillo anuncia que “la nación mexicana se extiende más allá del territorio delimitado por fronteras”.

La inclusión de la migración mexicana dentro de la nación constituye una ruptura mayor en la historia del gobierno mexicano respecto a los que muchas veces se nombraban traidores. El gobierno de Vicente Fox y la creación del Instituto Mexicano en el Exterior, liderado por Cándido Morales, están inaugurando un tercer momento en esta relación. Aunque los primeros pasos del IME dieron lugar a mucha polémica, el éxito de la matrícula consular y el apoyo implícito a leyes que permitan otorgar licencias de conducir a personas sin estatuto legal forman dos ejemplos de la nueva dimensión que toma la migración mexicana.

Con la ley de doble nacionalidad, los beneficios que puedan volver a tener los Mexicanos son más que simbólicos. Pueden volver a ser dueños de tierras y propiedades sin las restricciones que se les impone a los extranjeros. Les da la posibilidad de ser dueños de negocios. Tienen derecho a obtener un pasaporte mexicano para viajar, lo que representa una ventaja todavía más relevante hoy en día. José, de Los Angeles, subraya que “en estos tiempos de guerra y de tensiones entre los EEUU y el resto del mundo, para viajar en el extranjero, se me hace más propio con el pasaporte mexicano. México no apoya la guerra, y me siento más tranquilo al decir que soy Mexicano que Americano, aunque soy los dos”. En San Diego, el número de personas que recuperaron la nacionalidad mexicana fue aumentando: en 1998 se recibieron 106 solicitudes de declaración de nacionalidad ; en 1999 se recibieron 955; en el 2000 –765; 2001 – 629; 2002 – 960; al día 27 de febrero 534.

Dos factores pueden explicar por qué en cinco años, el número de Mexicanos que recuperaron la nacionalidad mexicana no fue muy importante. Primero, muchos conservaron y usaron su pasaporte mexicano, aún siendo naturalizados. Segundo, muchos expresan que su vínculo a México como mandar remesas, viajar al país, informarse, mantener el idioma y las tradiciones mexicanas valen más que un documento de nacionalidad. Tercero, la doble nacionalidad no confiere el derecho al voto en las elecciones mexicanas. El intéres del gobierno mexicano hacia la comunidad mexicana es aún selectivo. Se concentra en estrechar los lazos económicos y culturales con los migrantes. Pero no les confiere más poder político. La promesa de Fox no se ha cumplido. Se sigue negando el derecho al voto a los connacionales por una razón principal. Al contar que hay más de 10 millones de electores mexicanos potenciales en los EE.UU.- y con que voten entre el 5% y el 10% de ellos en las elecciones mexicanas - se podrían cambiar los resultados de las elecciones presidenciales en una contienda competitiva. Y nadie se atreve a prever a quien estos electores le darán su preferencia…

Por información: Reclamar la nacionalidad mexicana no afecta su estatuto de ciudadano americano. Si el Congreso no extiende la fecha limite para recuperar la nacionalidad mexicana desde los consulados, se podrá realizar en México con acta de nacimiento de México y pasaporte o acta de naturalización de los EEUU.

Return to the Frontpage