March 26, 2004

Encuesta sondea opiniones de minorías en California acerca del sistema penitenciario de California, la ley “Three Strikes” y el trato de juveniles en el sistema judicial

SAN FRANCISCO – Los grupos étnicos de California quieren más programas alternativos de rehabilitación y más programas para tratar adicciones en el sistema penal como también desean que se use menos el encarcelamiento en las sentencias de las cortes criminales del estado, según una nueva encuesta de grupos minoritarios acerca de las políticas judiciales en California.

La encuesta en diversos idiomas demuestra que existe un vacío de fe en el sistema penal entre las poblaciones que más se ven afectadas por muchas de las políticas que han colocado al estado entre unos de los más estrictos del país en términos de las leyes que rigen en el sistema penal.

La encuesta hecha para NCM, con sede en San Francisco, por los encuestadores Bendixen & Associates de Miami, entrevistó a 1,854 californianos en 12 idiomas. Los grupos encuestados fueron latinos, asiáticos, afro-americanos, indios americanos, blancos no latinos y poblaciones provenientes del oriente medio. Entre 200 y 450 personas de cada grupo fueron entrevistadas por los encuestadores.

Por lo general, las respuestas demuestran un alto nivel de apoyo para políticas “alternativas” en las sentencias.

En todos los grupos en-cuestados, mayorías claras—representando entre el 83 y el 91 por ciento de los encuestados—opinaron que personas con problemas de adicción y los condenados por crímenes menores deberían ser enviados a programas de tratamiento y rehabilitación en vez de prisión. Mayorías de personas en todos los grupos también pensaron que el servicio comunitario es un castigo preferible para los crímenes menores.

En todos los grupos menos uno, la mayoría de las personas pensaron que los condenados, al terminar su sentencia, deberían ser permitidos acceder a préstamos para la educación brindados por el gobierno y que merecían mantener su derecho al voto.

Menos de la mitad, el 48 por ciento de los indios americanos encuestados opinaron que esto sería deseable.

Helena Huang, administradora de programa para la fundación JEHT, una nueva fundación nacional dedicada a promocionar políticas justas en los sistemas penales de la nación, dijo que el propósito de la encuesta era difundir opiniones que incluían a todos los sectores de la población, los caules no siempre son tomados en cuenta por encuestas hechas entre la población en general.

“Tantos asumen cosas problemáticas acerca de las opiniones de la gente de color cuando se trata de reformas para el sistema penal,” dice Huang.

Huang dice que California es muchas veces un estado líder para todo el país en términos de las políticas judiciales y penales. “Lo que piensan los californianos acerca de quien debe ir a prisión y como tratarlos tiene un impacto sobre las políticas en sistemas penales a través del país.”

La encuesta demuestra que hay opiniones diferentes entre los grupos minoritarios acerca de la ley denominada “Three Strikes law,” que obliga a los jueces dar a los condenados sentencias de 25 años hasta vida en cárcel cuando estos ya tienen dos convicciones previas por crímenes graves (felonies).

La mayoría de los grupos dieron opiniones mixtas sin una mayoría clara expresándose en contra o a favor de la ley “Three Strikes.” Las excepciones fueron el 76 por ciento de los afro-americanos que dijeron que se oponían a la ley y el 61 por ciento de los latinos que dijeron apoyar la ley Three Strikes.

Pero cuando se les informó que muchos de los condenados sentenciados bajo la ley Three Strikes habían cometido crímenes relativamente menores “como robarse un par de zapatillas o falsificar la firma en un cheque,” los asiáticos y los latinos cambiaron sus respuestas. Los latinos cambiaron de estar 61 por ciento a favor de la ley y el 64 por ciento pasaron a pronunciarse en contra de Three Strikes. Los asiáticos, entretanto, pasaron de estar el 48 por ciento a favor de la ley a estar 52 por ciento en contra.

La encuesta también demostró una contradicción entre como las comunidades ven a los policías en sus barrios y como ven al sistema penal en su totalidad.

Mayorías en todos los grupos encuestados—latinos, asiáticos, afro-americanos, indios americanos, blancos no-latinos y poblaciones provenientes del oriente medio—sienten que los policías que patrullan sus barrios están haciendo su trabajo de forma satisfactoria. Sin embargo, mayorías dentro de todos los grupos, empezando con el 52 por ciento de los asiáticos y el 88 por ciento de los afro americanos, también dijeron que el sistema penal favorece a los ricos y los poderosos.

Tres cuartos de los afro americanos y una proporción significante de latinos (el 48 por ciento) sienten que la policía abusa y detiene a la gente con piel más oscura o con acentos extranjeros más que a otros.

Las opiniones sobre la pena de muerte no fueron unifor-mes. La encuesta preguntó a los encuestados si estaban a favor de la pena de muerte para los quefueran encontrados culpable de un homicidio. Los afro americanos y los latinos mostraron tener los niveles más fuertes de rechazo hacia la pena de muerte. Entre los afro-americanos, el 55 por ciento opinaron que estaban en contra, y el 34 por ciento dijeron estar a favor en stos casos; entre latinos, el 47 por ciento dijeron que estaban en contra y el 41 por ciento estaban a favor.

Más o menos dos tercios de los indios americanos y los blancos no latinos, igual que los asiáticos y gente proveniente del oriente medio, dijeron que apoyaban la pena de muerte en estos casos.

Mientras el estado de California, hundido en problemas financieros, decide cuales servicios públicos cortar para ahorrar dinero, una mayoría de las personas en todos los grupos dijeron que en vez de cortar fondos para servicios sociales y educación, debería cortar dinero para las prisiones. En proporciones que variaron entre el 82 y el 98 por ciento, los encuestados en todos los grupos apoyaron la inversión de dinero en la educación de jóvenes en vez de la construcción de más prisiones.

Las respuestas sugirieron que muchos Californianos étnicos favorecen políticas y sentencias menos duras hacia los juveniles acusados de cometer crímenes. Cuando fueron preguntados si apoyaban la pena de muerte para juveniles de 16 y 17 años condenados por asesinatos, todos los grupos demostraron fuertes niveles de rechazo a la aplicación de esa sentencia: la oposición varió entre el 52 por ciento de blancos no latinos hasta el 74 por ciento de los latinos. A los encuestados también se les preguntó acerca de la Proposición 21 que fue aprobada por los votantes en el año 2000 y que permite a los acusados tan jóvenes como los de 16 años de edad a ser juzgados como adultos. Mayorías claras entre los afro americanos, latinos, poblaciones del oriente medio y proporciones significantes entre otros grupos demostraron oposición a la Proposición 21.

Para información más detallada acerca de como los sub-grupos asiáticos—chinos, Filipinos, coreanos, vietnameses, japoneses e indios asiáticos—respondieron a los resultados para las poblaciones del oriente medio —armenios, iraníes y varios países árabes— vaya al http://www.ncmonline.com/polls.

Return to the Frontpage