March 25, 2005

Semblanza:

El Invaluable Legado de Don Benito Juárez García “El Benemérito de las Américas” a los Mexicanos

Por: Paco Zavala

Todos los mexicanos nos sentimos orgullosos de contar con la existencia de un prócer en nuestra historia de la talla universal del Lic. Don Benito Juárez García, “El Benemérito de las Américas”, nacido un 21 de marzo de 1806, en éstas hermosas, pródigas y maravillosas tierras. Para la prosapia del suscrito es un mexicano de estatura universal sin discusión.

Pero, ¿Por qué? Siempre que se habla de Don Benito Juárez, se habla del indígena mexicano, porque para orgullo de la raza mexicana, Don Benito, provenía de la etnia indígena zapoteca, auténtica y absoluta. Nuestros conciudadanos mexicanos están mezclados con otras razas, ninguna superior a la raza indígena, sobre todo hoy que sabemos por medio del “genoma humano” que todos somos iguales, que no existen las razas superiores, ni razas inferiores.

El mexicano practica la discriminación en muchas dimensiones; todas deplorables, muy marcadamente por la diferencia de razas, sobre todo los que tienen mezcla con las razas europeas o norteamericanas, porque a las razas asiáticas muchos les hacen el feo. La discriminación, se practica también por la posición económica, por la marca del auto o el estado físico del mismo, por las diferencias entre los grupos religiosos, los partidos políticos, por las diferencias físicas, del barrio o de la ciudad de la que se provenga o en la que se viva; Don Benito Juárez, también sufrió éste flagelo.

El 21 de marzo de 1806, en el pueblito de San Pablo Guelatao (hoy Guelatao de Juárez) del estado mexicano de Oaxaca, nace quien posteriormente se convertiría en uno de los más grandes próceres mexicanos, Don Benito Juárez García, hijo de indígenas zapotecos, a los tres años de edad quedó huérfano. Este hecho habla por sí mismo de su lucha constante por sobrevivir y prevalecer en la sociedad de aquellos tiempos en que las diferencias eran muchas más que ahora. Durante el transcurso de su niñez habla únicamente la lengua zapoteca.

Don Benito Juárez, vivió una infancia en contacto permanente con la naturaleza, por la zona en la que nació y creció, poblada de bosques, ríos, el gorjear de los pájaros, los diferentes sonidos provenientes de la selva; sobre todo en aquellos tiempos en que todo era virgen y el medio de transporte era a “lomo de mula o al trote del caballo”, no existía el radio, la TV., la computadora, el cine, automóvil, ferrocarril o avión, la comunicación se daba por medio del correo, a caballo o a pie, por medio también de la prensa escrita que ya existía o usando mensajeros propios.

Con su hermana Josefa, vivió en la ciudad de Oaxaca, en la Casa de Don Antonio Maza. Realizó estudios en el Seminario de Santa Crúz, único plantel secundario que existía en aquellos tiempos en Oaxaca. Posteriormente estudió Derecho en el Instituto de Ciencias y Artes, recibiéndose de Abogado.

Se sabe que Don Benito Juárez, a temprana edad había leído todos los libros que existían en la biblioteca de sus protectores. Una anécdota de sus tiempos cuenta que en el salón de clases el siempre se sentaba en la parte de atrás y en la obscuridad del salón, por el color moreno de su piel, el brillo de sus ojos sobresalía, pero siempre era el alumno que levantaba la mano para contestar las preguntas que hacía el maestro, sus conocimientos eran bastos, completos y profundos.

Su carrera en el servicio público y como político, se inició al ser nombrado Regidor en el Ayuntamiento de Oaxaca en 1831 y diputado local en 1833. Durante sus principios como abogado se dedicó a la defensa de las comunidades indígenas. Juárez, en su continua lucha, resulta electo diputado federal al ser derrocado de la presidencia el General Paredes Arrillaga y a él le correspondió aprobar el préstamo que Gómez Farías, solicitó al clero católico, para financiar la guerra contra EE.UU. en 1847.

En 1847, al ser gobernador de su estado, durante su gestión, ejecutó obras públicas y procuró el equilibrio económico; reconstruyó el Palacio de Gobierno del estado, fundó escuelas normales, levantó una carta geográfica del estado, reorganizó la Guardia Nacional y entregó el tesoro con excedentes.

Al retomar el General Santa Ana el poder, muchos liberales fueron desterrados, dentro de los que se contó a Don Benito Juárez, quien se desterró a Nueva Orleans en los EE.UU., lugar en el que sin descuidar su vida política, desempeñó varios oficios para sobrevivir; mientras en México se firmaba el Plan de Ayutla, el que desconocíó al General Santa Ana como Presidente.

Al caer Santa Ana del poder de la presidencia, lo asume Juan Alvarez y nombra a Juárez, Ministro de Justicia e Institución Pública (1855). Expide la Ley Sobre Administración de Justicia y Orgánica de los Tribunales de la Nación, del Distrito y Territorios (La Ley Juárez), con la que fueron abolidos los fueros de militares y del clero por encima de otras personas.

Juárez, promulgó en su estado la Constitución Política de 1857 y posteriormente fue elegido Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; esto sucede durante el gobierno de Comonfort, pero al desconocer éste la Constitución de 1857, y dar un golpe de estado, encarcela a diversos ciudadanos dentro de los que se cuenta a Don Benito Juárez, este evento da inicio al movimiento de la Guerra de Reforma.

Juárez al ser liberado el 11 de enero de 1858, asume la presidencia en Guanajuato. En junio de 1859, con el apoyo de los liberales, expide las Leyes de Reforma, las que declaraban la independencia del estado de la iglesia; la Ley sobre matrimonio civil y sobre registro civil, la de panteones y cementerios y el traslado de los bienes de la iglesia a la nación.

Don Benito Juárez, continúa con su carrera política, ya en la presidencia de la república, derrota a Maximiliano de Hapsburgo, lo fusila, terminando así, un vergonzoso capítulo de la historia de México. Dicen que cuando Maximiliano yacía muerto, Don Benito Juárez se acerca y dice: Este hombre era muy feo.

Es proclamado “Benemérito de las Américas” por su defensa de las libertades humanas, las que culminan con la pronunciación de su celebre frase: “Entre los individuos, como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la Paz”

Don Benito Juárez, muere el 18 de julio de 1872. El pasado 21 de marzo se cumplieron 199 años del natalicio de éste ilustre mexicano, Don Benito Juárez García.

El Lic. Don Benito Juárez García, es un mexicano ejemplar, liberal, masón y republicano. Dejó plenamente demostrado que cuando hay coraje, decisión y deseos de hacer las cosas, éstas se hacen. Pese a su humilde advenimiento, supo sortear y superar todas las viscisitudes a las que se enfrentó, salir airoso de ellas. Jamás cejó en su empeño hasta conseguir lo que deseó para bien de México y de los mexicanos.

Su desempeño fue brillante y pese a los tormentosos tiempos que vivió en su época, dejó huella imborrable en los anales de la historia.

Su vida es digno ejemplo a seguir para todas las gene-raciones posteriores a sus tiempos.

Return to the Frontpage