March 24, 2006

El arte de la colaboración

Art Rivas encontró mentes similares en “Walkout”

Por Jose Daniel Bort

El trabajo de un artista plástico es generalmente introspectivo. Partiendo de la propia experiencia, el creador es capaz de expresar a través de la representación (o imitación, si le preguntas a los griegos) en dos o tres dimensiones.

Esta ha sido la vía normal para Art Rivas en su desarrollo como escultor en metal, su técnica favorita. Pero un proceso completamente diferente le llegó a las manos cuando fue invitado a participar dentro del proceso de la película para televisión “Walk out”.

“Desde pequeño siempre dibujaba, pero nunca lo había hecho seriamente en mi trabajo. Generalmente me gustaba trabajar el metal con mis propias intenciones. Figuras parecidas a lo que se conoce aquí como el Día de los muertos eran principalmente mi punto focal. Así que cuando me acerque a Carlos Barboza, el diseñador de la producción de la película, no estaba seguro cual iba a ser la reacción”, dijo Rivas, explicando su relación con la película Walkout.

Basada en los acontecimientos que sellaron los derechos sociales de los Chicanos durante el año 1968, la película necesitaba la confección de unos murales que reflejaran convincentemente el espíritu de los tiempos. Afortunadamente para Rivas, la propuesta que tenía en mente concordaba exactamente con lo que tenía pensado Barboza y Moctesuma Esparza, el productor de la película.

“Yo diría que mi principal influencia fue el trabajo de Siqueiros (David Alfaro, muralista mexicano), pero también me inspiré en posters y cubiertas de álbumes de la época, como Grateful Dead. La técnica que pensé podía funcionar era a dos colores opuestos, como esos trabajos con el negativo y su positivo. Cuando le presenté mis primeros sketches ellos me dieron el trabajo de inmediato, eran exactamente las mismas inspiraciones que ellos estaban buscando”, dijo Rivas.

El proceso

El artista, con tan solo 39 años, no vivió la época de primera mano. Pero el productor Moctesuma Esparza si, inclusive fue uno de los “13 de East LA”, que fueron encarcelados por organizar a los estudiantes y luego convertidos en los héroes de la historia. Esparza buscaba sobre todo legitimidad en el trabajo pictórico, que buscaba inmortalizar a las figuras mas influyentes de aquel tiempo.

“El trabajo incluía figuras de César Chávez, El Che Guevara, Frida Kahlo y Pancho Villa como figuras reconocidas, pero también teníamos la idea de complementarlos con figuras representativas de la lucha, como por ejemplo un Guerrero Azteca. La idea era fusionar las imágenes entre ellos mismos”, dijo Rivas.

Es aquí donde los problemas empezaron a surgir. Rivas, acostumbrado a responder a su propia inspiración, tuvo que adaptarse a la influencia de un número de personas involucradas a la producción. Rivas tuvo que cambiar parte del plan que ya había puesto en marcha para consistir con el resto de los creadores en la película.

“Con esta experiencia aprendí lo que hacer y lo que no de trabajar con Hollywood. Tienes que esperar a que todo el mundo este de acuerdo con respecto al diseño antes de ponerte a realizar ningún trabajo, lo cual es radicalmente diferente a lo que yo estoy acostumbrado”, expreso Rivas.

Sin embargo, el creador no puede llamar la experiencia negativa. “Al contrario, aprendí muchísimo de la experiencia ya que era simplemente una forma diferente de trabajar. De hecho, mi trabajo se nutrió con la interacción de las personas envueltas. Creo que soy un mejor creador gracias a la experiencia”, dijo Rivas.

La experiencia le ha dejado un gran sabor en la boca a Art, el cual está listo para repetir vía el “gato en la Kitch” Cultural Center, en su nativo Oxnard. “Hace algún tiempo doné una escultura de una pirámide con dos serpientes que le gustó mucho a Javier Gómez, el encargado del centro, y el decidió comisionarme un mural parecido al que realicé para la película. Estoy en la fase de preparación y empezaré a hacerlo entre abril y mayo, y creo que me llevará aproximadamente un mes en hacerlo”, declaró Art.

El mural tendrá la misma inspiración de su trabajo anterior, pero Rivas se asegurará de incluir una presencia que a su juicio ha sido olvidada en el panteón de figuras prominentes chicanas. “Voy a incluir a Jack Nava, quien era uno de los organizadores de los trabajadores que trabajó conjuntamente con César Chávez. El era una figura vital dentro del movimiento y creo que la historia ha sido un poco injusta en relación a su legado. Yo quiero remediar eso”, aseveró el creador.

Return to the Frontpage