March 24, 2006

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

Aprendiendo a ganar

Confesemos dos cosas: una, es que cuando lanzamos el boicot a la Cervecería Miller hace unos días, en la Plaza Federal de Chicago, enfrente de 300,000 inmigrantes que protestaban en contra de la infame iniciativa de ley HR4437, lo hicimos como una cuestión fácil, una actividad más después de la marcha. La segunda, es que cuando la Millar llamó al Comité Chicago Anti HR4437 cuatro días después y dijo que quería sentarse a discutir las condiciones para levantar el boicot, nadie en el Comité tenía una idea exacta de qué pedirle.

La explicación sencilla es que nunca pensamos que una corporación como la Miller, la segunda cervecera más grande del mundo, nos fuera siquiera a pelar. Estamos acostumbrados a lanzar boicots a los que luego no les damos seguimiento, o que son imposibles de medir en su efectividad. O boicots eternos, como el de las uvas de California y el del Chicago Tribune, que leemos en Internet para no comprar el periódico.

Se requirieron varias reuniones urgentes de miembros y no miembros del Subcomité del Boicot para empezar a poner las cosas claras. Además, al colarse a un par de medios de comunicación que había discusiones con la Miller, las ideas llovieron por docenas, desde las geniales hasta las descabelladas. Alguien sugirió por ahí que para congraciarse con nosotros, la Miller pagara por los trasplantes de órganos de todos los niños indocumentados, que por ley federal no pueden recibirlos como donativos y los tienen que pagar.

Otro más proponía que la Miller entregara un millón de dólares a cada una de las organizaciones que forman el Comité Chicago. Hay 77 en la lista regular, más otra veintena que han ido a una u otra reunión. Se argumentaba que Miller tenía el dinero, porque tiene un contrato de 100 millones de dólares con Univisión, para publicidad por tres años que incluye la Copa Mundial de Fútbol de este año. Uno más proponía que la Miller nos diera alguna zona para distribución, como le hizo la Budwaiser con cierto dirigente afro-americano hace algunos años.

Pero hubo propuestas más sensatas, y la atención no se desvió: el boicot tenía un propósito político, no económico. No íbamos detrás de los dólares, sino por la derrota de la HR4437.

¿Hacer leña del árbol caído?

Nuestra primera victoria fue que este boicot si funcionó. La Miller recibió docenas de e-mails como uno que decía: “Subject: Hola a quien corresponda. Por favor dejen de mandarme promosiones o todo lo que tenga que ber con la cerveza miller por que no quiro sabes de nada que tenga que ber con esa serveza ni promosiones ya que ellos los duenos apoyan la lay hr4437 la que castigaria A TODOS LOS IMIGRANTES O IN-LEGALES es por eso que no quiero sabes de esa cerveza ni sus publisidades esto se lo are saber a todos mis amigos que bisitan sus cluds bueno grasias y paren de mandarme esas publisidadaes”. (que conste que es el original, con todo y faltas de ortografía).

En solamente dos horas, el Comité Chicago y la Miller se pusieron de acuerdo. Básicamente, los inmigrantes requirieron el apoyo político de la Cervecera, y lo lograron. Nehl Horton, Vicepresidente de Comunicaciones y Asuntos Gubernamentales de Miller, declaró que la “Miller Brewing Company se opone a cualquier legislación que trate injustamente y busque reducir la inmigración”. Recordó que la Miller fue fundada por un inmigrante alemán hace 151 años, y que “apoyamos el libre movimiento de la gente, el trabajo, las mercancías y los servicios en una economía global, con protección especial a los individuos y sus familias”.

También se comprometieron a ayudar a cabildear con varios miembros del Senado, clave en las decisiones sobre inmigración; a publicar en inglés y español su declaración contra la HR4437 y en favor de “una reforma inmigratoria apropiada que proteja los derechos de los indocumentados”.

Por último, se comprometieron a un plan a largo plazo para trabajar con las organizaciones reales de inmigrantes, con un enfoque especial en la ayuda por medio de becas a los estudiantes indocumentados.

Eso queríamos y lo conseguimos. Hay que aprender a ganar. Ya podemos tomar Miller, y en unos días anunciaremos quien sigue.

Contacto Jorge Mújica Muria at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage