March 21, 2003

Comienza la Guerra, Misiles Tomahawk Caen Sobre Baghdad

Estados Unidos lanzó la madrugada del 20 de marzo alrededor de 40 misiles Tomahawk hacia Baghdad, y sobrevoló esa ciudad con ultra-modernos aviones F117A a la caza de Saddam Hussein y otros líderes iraquíes, en un ataque selectivo que no es todavía la gran ofensiva que se espera en las próximas horas.


Las tropas de E.U. están en espera con trajes protectores contra armas biologicas y nucleares en un refugio en una base del desierto de Kuwait. CTK

Después de este primer ataque, imágenes de diversas cadenas de televisión mostraron calles desiertas de Baghdad, sin daños visibles a la población civil. Se calcula que los misiles norteamericanos destruyeron oficinas gubernamentales, instalaciones militares y una refinería de petróleo que abastece a Baghdad, aparentemente para hacer más difícil la resistencia de las tropas de Hussein en la capital.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dijo a la nación que había comenzado el ataque y que no se conformaría “con menos que con la victoria” de sus tropas frente al régimen iraquí para “librarnos de una amenaza” y “liberar al pueblo iraquí”.

Indicó además que Hussein estaba usando a “ancianos, mujeres y niños como escudos humanos” en lo que él considera es “la última atrocidad” del dirigente iraquí.

Bush dijo también que la campaña militar podría ser más larga y difícil de lo que muchos piensan, y aseguró que Estados Unidos y Gran Bretaña contaban con el apoyo de 35 naciones.

En una lista de países que apoyan el ataque, divulgada previamente por el Departamento norteamericano de Estado, aparecen cinco naciones latinoamericanas: El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá y Colombia. También están muchas repúblicas ex soviéticas y ex países comunistas como la República Checa y Polonia. Japón respaldará a Washington luego de la guerra, ya que su constitución le impide participar en actos bélicos fuera de su territorio. Italia no enviará tropas pero permitirá el uso de su espacio aéreo a Estados Unidos.

Por su parte, Hussein pronunció un patriótico discurso por televisión horas después del primer ataque, acusando a Bush de “criminal” y alentando a su pueblo a resistir hasta “derrotar a los agresores”.

Medios de comunicación señalaron que Bush habría recibido un informe de la CIA durante la noche del 19 de marzo, en el que se señalaba que existía la posibilidad de eliminar a Hussein y al liderazgo iraquí, con un ataque selectivo como el ocurrido. Esto ayudaría a que Washington y Londres ganaran la confianza del pueblo de Irak, al tratar de descabezar a la dirección del régimen para hacer la guerra más corta, con un mínimo de víctimas civiles. Por ello, el mandatario norteamericano dio luz verde a esta primera ofensiva.

Medios europeos y la cadena norteamericana CNN especularon respecto a la posibilidad de que el discurso de Hussein hubiese sido grabado antes del ataque, y de que inclusive la figura que apareció en televisión fuese uno de sus muchos dobles.

Otros expertos señalaron que era improbable que fuese un doble, ya que la voz era la de Hussein. Pero no descartaron tampoco que el discurso hubiese sido grabado antes del ataque.

Mientras tanto, en las primeras horas del 20 de marzo, China y Rusia pidieron el cese inmediato del ataque y el regreso de Estados Unidos y Gran Bretaña al Consejo de Seguridad de la ONU.

Return to the Frontpage