March 18, 2005

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

Querer y no Poder

Habrá quien diga que aquí parecemos disco rayado o que ya de plano nos faltan las palabras, pero hay que decirlo otra vez: no nos sorprende.

Esta vez no nos sorprende el resultado de la encuesta del Pew Hispanic Center, de que no solamente la mayoría, sino la absolutísima mayoría de los mexicanos en el exterior quisieran, si pudieran, votar en las elecciones de su país.

Según la encuesta del Pew entre mexicanos que fueron a los consulados de Chicago, Dallas, Atlanta, Los Ángeles, Raleigh, Fresno y Nueva York a hacer algún trámite consular, el 87 por ciento, casi nueve de cada diez, dijeron que sí votarían en las elecciones mexicanas. La única diferencia, mínima realmente, es por edad. Entre los jovenazos de 18 a 29 años, “solamente” votaría el 85 por ciento.

Poder y no Querer

Vamos a ver. En las elecciones presidenciales del 2000, 21 millones 181,119 ciudadanos mexicanos registrados en el padrón (es decir ciudadanos ya registrados para votar), decidieron no hacerlo. No hablamos de ciudadanos mayores de 18 años, sino que entre quienes ya tenían credencial del IFE, un 36.03 se abstuvo de votar. Solamente votó un 63.97 por ciento.

Tres años después, el número de abstencionistas subió escandalosamente, a 37 millones 742,225 ciudadanos registrados, es decir, al 58.32 por ciento.

De nuevo, solamente votó un 41.68 por ciento de quienes ya estaban registrados y tenían credencial de elector.

Yéndonos pa’tras, en 1997 dejaron de ir a las urnas a “expresar su voluntad mediante el voto”, la friolera de 22 millones 88,745 ciudadanos, el 42.31 por ciento del padrón electoral. Notable excepción fue la participación de electores en el Distrito Federal, que subió hasta el 67.16 por ciento, es decir, solamente una minoría de 32.84 por ciento de electores, uno de cada tres, se abstuvo de votar.

Analizando la participación electoral desde 1991 hasta 2003, al elector mexicano en México le están valiendo sorbete las elecciones. El punto más alto durante estos 14 años fue 1994, cuando votaron el 77.16 por ciento de los mexicanos registrados en el padrón. El peor punto fueron las elecciones de 2003, cuando solamente votaron poco más de 4 de cada diez.

No Querer y no Querer

¿Y qué pasa cuando nueve de cada diez mexicanos sin padrón electoral, y la mayoría sin credencial para hacerlo (solamente cuatro de cada diez mexicanos en Estados Unidos dice tener credencial del IFE), dicen que sí, que les interesa y que irían a las urnas y votarían en las elecciones mexicanas?

Tampoco nos sorprende. La respuesta es no. No urnas, no casillas, no padrón electoral, no credenciales del IFE, no nada de nada.

Para argumentar que los que sí queremos no votemos, el encargado de organizar las elecciones, Luís Carlos Ugalde Ramírez, Consejero Presidente del IFE, dice que habría “implicaciones no deseables técnicamente”, “lagunas que podrían vulnerar el principio constitucional de certeza”, y “dificultades en el proceso de insaculación”.

Ese 90 por ciento de mexicanos en el exterior que sí quieren votar “solamente” podrían hacerlo, recalca Ugalde, si se garantizan los principios constitucionales de “certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad”, para que entonces nuestro voto no vaya a “vulnerar el principio jurídico de equidad”, de igualdad en el voto.

Es decir, que la igualdad en el voto “solamente” se garantiza si no votamos. Es decir, que nuestro voto sería “implicación no deseable técnicamente”, y “podría vulnerar el principio constitucional de certeza”. Con lo de las “dificultades para insacular” ni nos metemos para que no suene a albur.

Dicho de otra forma, nuestro voto pondría en riesgo la democracia, la transparencia, la equidad, la ley, la Constitución y sus garantías, y en general, el modo de vida del que disfrutan México y sus electores.

Ni hablar. La única garantía para que no haya riesgo es que los que en México pueden, no voten; los que sí quieren en el exterior no voten; y los que podrían darnos el voto, sigan sin querer que votemos.

Contacto Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage