March 18, 2005

Análisis:

Se empiezan a sentir los cambios en el gobierno municipal de Tijuana

Por: Paco Zavala

Fueron quince años de predominio político del partido blanquiazul en la ciudad de Tijuana, la ciudadanía ya comenzaba a aburrirse de que cada tres años en el proceso electoral se diera de lo mismo, pero como siempre se vive con la esperanza y no con la realidad, el cambió se dió, pero con un partido que ya se conocía cuales eran sus estrategias para ganar las elecciones y su perspectiva de gobierno.

Ahora, como se logrará el tan ansiado cambio, si ya casi se había olvidado cómo gobernaba el tricolor, los destellos que se reflejaron hace más de quince años empiezan a sentirse de nueva cuenta, con algunas acciones aparentemente beneficiosas, pero ¿cuál es el juego que se encuentra debajo del tapete?

Después de transcurridos más de tres meses y medio de que se renovó el gobierno en la ciudad de Tijuana, se han dado acciones que no han sido las más acertadas y la inconformidad en la población ya empieza a manifestarse.

El asunto correspondiente a la seguridad pública; aún no se ha dado. La violencia no ha sido controlada, menos erradicada; continúan a la orden del día los asaltos, asesinatos, robo de vehículos y robos a domicilio, digan lo que digan: que son ajustes entre narcos y sus carteles o entre pandillas, pero el problema prevalece, sin saber todavía cuando pueda ser controlado.

Se adquirieron cien patrullas y se aumentó el seguro de vida de los agentes policiacos y los salarios ¿cuándo?, esto es un asunto de urgente necesidad, que se mejoren los salarios de los trabajadores de seguridad pública, para que de ésta manera pueda evitarse la corrupción. Además de que hará falta una campaña de concientización entre la ciudadanía para evitar éste mal social, que perjudica y muchísimo a todos. También habrá que legislar, para aumentar la responsabilidad de los agentes encargados de estos menesteres y al momento de contratarlos habrá que investigarlos más a fondo (como dicen: hasta sacarles las tripas), para evitar la contratación de sinvergüenzas y delincuentes.

Los cambios y los ajustes en los mandos de gobierno no han sido los más acertados, porque los que somos tijuanenses o amamos profundamente éstas tierras los conocemos a todos y sabemos de que “pata cojean”, por lo tanto estamos seguros que con la gente con que cuenta el actual presidente municipal no “sacará al buey de la barranca”, tendrá muy pronto que hacer cambios sustanciales. Hay que tener muy presente que no todo es política en una comunidad tan cosmopolita, complicada y heterogénea. Siempre hay que buscar a los valores más destacados con más atributos, no importa sexo, credo o corriente política; que Tijuana no se convierta en una comunidad totalitaria y autocrática, los que presumen ser amigos a veces dejan de ser amigos, porque son ignorantes y aportan las más terribles y desafortunadas soluciones.

Los movimientos sociales ya empiezan a sentirse, por inconformidad.

Los ajustes de personal en la burocracia municipal no han sido justos ni acertados, los “lambe productos de gallina” del municipio ni son los más sabiondos, ni van a descubrir el hilo negro, con sombrerear al ejecutivo, que más que ejecutivo lo están convirtiendo en un verdadero cacique, no se van a remediar los males que aquejan a la población, ¿Por qué?, porque no todos son tijuanenses y carecen del arraigo que el amor al terruño trae como consecuencia.

El haber despedido a doscientos trabajadores que prestaban sus servicios en el DIF, no fue la medida más acertada que se tomó, ¿Por qué?, porque es muy fácil para el gobierno quitarle una bronca económica al erario y aventársela a la sociedad tijuanense, porque fue lo que sucedió, corrieron a doscientos trabajadores que son el sostén de doscientas familias, sin medir las consecuencias, al cabo que los señores ¿lambe productos de gallina?, lo tienen todo o al menos por el momento así sucede.

Este problema ya les reventó, ahora tendrán que recontratar o contratar a nuevos elementos para cubrir las necesidades en ésta institución. ¿Qué esto no será una cacería, pero de los más humildes?

De momento es lo que podemos comentar sobre los acontecimientos que suceden en Tijuana y ésta nota es una recopilación editada de comentarios de residentes tijuanenses.

Return to the Frontpage