March 14, 2003

¿Nuevo programa Brasero?

Por: Mariana Martinez

Domingo 9 de Marzo.

Un pick-up perseguido por la patrulla fronteriza y la patrulla de caminos, se voltea a la altura de la salida Lake Jenny de la carretera interestatal 8, dirección oeste.

Muere el conductor, identificado como Esteban Nieto Caballo, de 44 años, proveniente de Nayarit y alguien más que aún no ha sido identificado.

18 personas heridas, entre ellas mujeres y un niño de ocho años; son todos trasladados a diferentes hospitales del Condado, donde además de recibir atención médica, son contactados por personal del Consulado Mexicano.

Una vez más, esto es el fin de una persecución de la Patrulla Fronteriza, iniciada en un camino de terracería hacía la carretera interestatal 8, a la que se sumaron elementos de la Patrulla de Caminos. Después de 45 minutos de persecución, las auto-ridades decidieron lanzar los spikes, logrando que el conductor perdiera control del vehículo, provocando la volcadura.

Los trágicos hechos de este domingo se agregan al incidente del 9 de Enero en el que murieron tres personas, y el 12 de febrero en el que otra persona también falleció, todos en circunstancias similares, en las que se usan spikes para detener los autos.

Seis muertos y más de treinta heridos es el saldo actual de la patrulla fronteriza en lo que va del año.

Lunes 10 de Marzo.

60 personas que intentaron cruzar ilegalmente la frontera, fueron rescatadas alrededor del mediodía en el poblado de La Rumorosa.

Durante los últimos días se han registrado en la zona vientos de casi 50 kilómetros por hora, temperaturas bajo cero acompañadas de lluvias y nevadas por lo que integrantes del grupo Beta de Tecate y Mexicali salieron en busca de los migrantes que pudieran quedar extraviados.

La mayoría de los rescatados tiene lesiones causadas por el frío y el duro terreno que tuvieron que recorrer.

Mientras la batalla con la muerte y la miseria sigue en esta frontera, ciudadanos activistas de los derechos de los indocumentados y empresarios mexicanos lanzan una propuesta ante el gobierno del estado de California, en Sacramento: Un plan piloto de legalización migratoria de campesinos, obreros y empleados originarios de México.

Según los impulsores de esta propuesta, 70% de la industria, los servicios y la agricultura del estado de California está constituída por pequeñas compañías, que necesitan estabilidad y permanencia en su mano de obra, algo muy difícil de cumplir con los trabajadores, cuya estancia en el país es ilegal, y por tanto, precaria.

Señalan que los primeros interesados en legalizar a sus trabajadores son (o deberían ser) los empresarios, que invierten tiempo y dinero en la capacitación del personal y necesitan tener alguna garantía de su permanencia.

Las redadas organizadas por el INS en ciudades con alto índice de migración no sólo afectan a aquellos que serán deportados (muchas veces después de 10 o 15 años de vivir en esa ciudad) sino que paraliza los negocios que contaban con sus servicios y afecta la economía de los mismos.

La propuesta está también dirigida a evitar muertes de trabajadores indocumentados, al intentar cruzar la frontera o durante las persecuciones a alta velocidad que cada vez son más frecuentes.

De aprobarse un nuevo programa Brasero, se evitarían muchos de los riesgos que enfrentan los mexicanos al cruzar a Estados Unidos y las familias mexicanas no serían divididas, además, si su estancia en el país es legal, los trabajadores estarían menos expuestos a abusos, maltratos e injusticias.

Para ilustrar la viabilidad de la propuesta, Arnoldo Torres, ex-director ejecutivo de la Liga de Ciudadanos Americanos Latinos Unidos (LULAC) mencionó el caso de las redadas que llevó a cabo el INS en Las Vegas hace poco. Dichas redadas afectaron sobre todo a indocumentados mexicanos. Los dueños de los casinos fueron a protestar porque los dejaron sin trabajadores, por lo que las autoridades accedieron a sus peticiones de permisos.

De ser aprobada por el Congreso del estado, esta sería una manera de garantizar mano de obra al estado de California, algo crucial para la economía, sobre todo si se desata la guerra contra Irak, pero además, significa un lugar en la sociedad americana para muchos mexicanos, que durante décadas han estado contribuyendo a su economía.

Ser reconocido legalmente le daría mayor protección a los mexicanos, pero también abriría brecha en ese sentido para aquellos de otras nacionalidades, sobre todo en la urgente necesidad de mayor protección respecto a salario y seguridad en el trabajo.

Return to the Frontpage