March 14, 2003

La Nominación de Miguel Estrada Al Poder Judicial Sufre Sonora Derrota en el Senado

Washington, DC - En el primer desafío concertado a las políticas del Presidente Bush en el Congreso, los senadores demócratas lograron el jueves que continúe el debate sobre la confirmación de Miguel Estrada a la segunda corte más importante del país, evitando así su confirmación.


José Roberto Suárez, Catedrático de Derecho, St. Mary¹s University, califica a Estrada con una “F”

En una votación especial, 55 republicanos votaron a favor del fin de los debates sobre la confirmación, mientras que 44 demócratas lo hicieron en contra. La mayoría republicana necesitaba 60 votos para acabar con la oposición demócrata (una maniobra llamada en inglés “fillibuster”).

Estrada, nacido en Honduras hace 41 años, ha sido nominado a ocupar un puesto en la Corte de Circuito Federal del Distrito de Columbia, un tribunal de enorme influencia en derechos civiles, protección medioambiental y temas laborales. Sólo la Corte Suprema le supera en el sistema judicial del país.

Los demócratas temen que Estrada -quien se ha negado a explicar sus posiciones sobre temas cruciales para este puesto que sería de por vida- resulte ser un ideólogo ultra-conservador que ayudaría al eliminar décadas de mejoras sociales y laborales que benefician sobre todo a las minorías.

Asimismo, la Casa Blanca se ha negado a revelar documentos que darían a conocer las opiniones de Estrada, miembro de algunos de los grupos legales más conservadores del país, comola Federalist Society, a la cual también pertenecen dos de los miembros más derechistas de la Corte Suprema, William Rehnquist y Antonin Scalia.

“Simplemente lo que pedimos al Sr. Estrada es que llenara su solicitud de empleo de por vida tal y como lo han hecho todos sus predecesores”, dijo el Senador Tom Daschle, líder de la minoría demócrata del Senado, al finalizar la votación.

Pero los republicanos, quienes ya intentaron lograr la confirmación de Estrada en una ocasión, prometieron que no se rendirán.

“Si hace falta”, dijo el Senador Bill Frist, líder a la mayoría republicana, “convocaremos a votaciones especiales una y otra vez. Que quede claro: la mayoría presionará para lograr que se vote sobre la nominación hasta que Miguel Estrada sea confirmado”.

Parte del triunfo demócrata se debe a la abrumadora oposición a Estrada por parte de los grupos hispanos del país. Al menos 17 organizaciones nacionales formaron una coalición opuesta a Estrada, incluyendo al Comité Congresional Hispano, MALDEF, United Farm Workers of America y el Puerto Rican Legal Defense and Educational Fund.

El miércoles, la coalición, bajo el lema de “¡Viva la Fillibuster!”, celebró una conferencia de prensa en el Capitolio en el que varios congresistas y líderes hispanos explicaron su oposición a un candidato, que según ellos, se niega a revelar sus “preocupantes” opiniones judiciales.

“Lo que le pedimos al Sr. Estrada es que nos ofrezca a nosotros, los congresistas hispanos, el mismo trato que dio a la Casa Blanca”, dijo la Representante Nidia Velázquez (D-NY). “El le dio a la Casa Blanca todo tipo de explicaciones para ser nominado. Ahora nosotros queremos oír esas explicaciones”.

“Como catedrático, yo espero de mis estudiantes que hagan su tarea”, explicó José Roberto Suárez, catedrático de la Escuela de Derecho de la St. Mary’s University. “Y el Sr. Estrada no ha hecho su tarea, así que se merece una F”.

La oposición a Estrada ha crecido en todo el país, incluyendo grupos no hispanos, como el Sierra Club, NAACP, AFL-CIO, el Congressional Black Caucus, la Conferencia de Liderazgo de Derechos Civiles, NAACP y Planned Parenthood.

Return to the Frontpage