March 11, 2005

México del Norte
Jorge Mújica Murias

Maras contra Milicias

Hace 126 años, en Tombstone Arizona, Wyatt Earp y sus hermanos Virgil y Morgan, acompañados de Doc Holliday, se enfrentaron a muerte con Ike y Billy Clanton, Frank y Tom McLaury y Billy Claiborne, en un establo conocido como el “O.K. Corral”.

A falta de historia, Estados Unidos hizo famosa la pelea del 26 de octubre de 1881, que los historiadores modernos califican como un caso de abuso de autoridad judicial, pues Earp había sido alguacil. Su compinche Doc Holliday era apostador profesional. Ambos fueron juzgados después de matar a los McLaury y a Billy Clanton.

En el mismo lugar este el primero de abril se enfrentarán otros dos grupos, ninguno muy del lado de la ley: en una esquina, la Mara Salvatrucha, y en el otro, la Milicia anti inmigrante.

Ebner Anivel Rivera Paz, líder de la Mara, mandó órdenes desde una cárcel federal, de que sus seguidores le den una lección, y no precisamente de historia, a los Minutemen, grupo de milicianos organizados por Jim Gilchrist, veterano de la guerra de Vietnam. Los Minutemen pretenden “vigilar” la frontera y “denunciar a las autoridades” a todos los indocumentados que encuentren desde esa fecha.

Los hijos de Reagan

Alguien bautizó por ahí a los Maras como “los hijos de Reagan”, porque nacieron por la política del ex presidente en América Central, particularmente en El Salvador. Son hijos de los salvadoreños refugiados en Estados Unidos a causa de la intervención gringa en la región durante la década de los ochentas.

Son una pandilla tamaño cártel, que entre otras cosas controla el tráfico de droga y de personas desde El Salvador hasta Canadá. En la frontera sur de México son el terror de los migrantes centroamericanos, a los que la Mara Salvatrucha les baja lo que les dejaron las autoridades mexicanas.

Su nombre viene de aquella vieja película de Kirk Douglas, Marabunta, acortado a “Mara” en El Salvador para indicar un grupo de personas que arrasan con todo a su paso. Se dicen durísimos, y corren rumores de que juegan al fútbol con las cabezas degolladas de sus enemigos, después de caparlos para alimentar a sus perros.

Los hijos del Klan

Aunque claman no ser un grupo racista, los organizadores y componentes de los Minuteman pertenecen a los mismos grupos radicales que trinan contra los impuestos federales y proponen “defender la patria de los invasores extranjeros”.

Según ellos, tienen casi 700 voluntarios para su operación en la frontera, a los cuales no invitan a portar armas pero les recuerdan que Arizona permite cargarlas.

Entre sus voluntarios, a los que cobrarán hasta 3,500 dólares por su aventura en la frontera, incluyen seis PhD’s, dos profesores de universidades estatales, “varias docenas” de oficiales de la ley, retirados y en activo, maestros, ingenieros, camioneros, albañiles, bomberos y personal de emergencias, geólogos, amas de casa, cinco médicos, siete abogados, dos contadores públicos, intendentes, sindicalistas, dos estudiantes de religión, pilotos de aviones y tres ex políticos estatales.

También cuentan con participantes de varias religiones, cuatro inválidos en silla de ruedas, y siete inmigrantes “legales” de seis países. Tienen ocho México-Americanos, cuatro armenios, 21 indios, un libanés y un ruso.

Su propósito, dicen, es “protestar contra la negativa del Congreso y del Presidente a proteger nuestras fronteras de los inmigrantes ilegales cuyos expedientes criminales no han sido chequeados por la embajada de Estados Unidos en sus países, y que por lo tanto crean un inminente peligro para todos los Americanos, y causan que se disuelva el derecho al voto de los ciudadanos de Estados Unidos”.

Y ahí esta el detalle. Los Maras no pelean por los migrantes, sino que están defendiendo sus rutas como polleros. Los Minuteman no quieren migrantes “no chequeados”. Como lo hemos dicho siempre, la solución simple es “chequearnos”, es decir, darle papeles y residencia a los indocumentados. Así, la amnistía para los indocumentados resolvería hasta broncas como el renacimiento del pleito del O.K. Corral.

Email: mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage