March 11, 2005

Comentario:

UCSD y Nuestra Frágil Red de Seguridad

Por Sandra Perez, MD and James Santiago Grisolía, MD

Nunca pensamos en nuestra propia salud hasta que está en peligro. Pero solo nos hace falta un choque automovilístico para obligarnos o a nuestras familias requerir servicios urgentes médicos. Y ahora, nuestra red de protección está en mucho peligro.

La Universidad de California en San Diego [UCSD] ha decidido cerrar su hospital universitario en el centro, moviendo las camas hacia La Jolla, donde ya hay suficientes hospitales. Al fondo, ningun hospital en San Diego recibe suficiente dinero para mantenerse abierto, tal que un 25% se han cerrado aquí y en todo el estado. Para protegerse, UCSD quiere consolidar todo en un hospital de 500 camas en La Jolla, citando preocupaciones de costes y calidad de servicios.

Aunque muchos hospitales locales cuidan a personas de escasos recursos, en los 60, UCSD empezó su facultad de medicina por medio de comprar el antiguo hospital del condado con la promesa de seguir cuidando a la gente pobre de San Diego. Actualmente, UCSD cuida un 36% de todos los enfermos de escasos recursos de San Diego que requieren hospitalización. Un 35% de sus pacientes viven en el sur del condado y otro 9% vienen de fuera del condado, principalmente de México.

UCSD intenta mantener sus clínicas ambulatorias y la sala de urgencias en el centro de la ciudad, pero hoy en día no es legal mantener una sala de urgencias que no tiene hospital al lado. Los líderes de UCSD esperan que pueden cambiar la ley, y que los pacientes del sur del condado podrán ir a La Jolla para hospitalizarse. Pero la realidad es que los pacientes pobres y sus familias no podrán ir tan lejos, y buscarán cuidado en otros hospitales más cercanos. Esto va a producir problemas fuertes en todos los otros hospitales y salas de urgencias del condado, sobre todo en el sur del condado donde hay muchas familias latinas que no tienen aseguranza médica.

La huída de UCSD dejará solamente un hospital de trauma para todo el condado sur de la carretera 8, una zona que produce 44% de los pacientes con traumas fuertes. El aumento de personas sin seguro médico pondrá en peligro a muchos otros hospitales. El hospital University Community Medical Center ya ha decidido cerrar su propia sala de urgencias dentro de unos pocos días. Mientras tanto, cuando la hija de Usted tenga apendicitis, o su cuñado presente un ataque al corazon, los tiempos de espera en todas las salas de urgencias que se queden abiertas se prolongarán por muchas horas.

Como una comunidad, debemos de insistir que UCSD se mantenga abierta en el centro de San Diego, para asegurar acceso a cuidado médico para los pobres, para los enfermos que necesitan cuidado urgente o de traumas importantes. Y esto quiere decir que los gobiernos del estado y del condado de San Diego deben de pagar más para el tratamiento de la gente de escasos recursos. Mientras UCSD soluciona sus problemas de un hospital viejo y los cambios actuales en la medicina, todos debemos de mantener la salud del pueblo como nuestra prioridad principal.

El Dr Perez es Pediatra en National City y Jefe de Personal-electo del Paradise Valley Hospital. El Dr Grisolia es un neurólogo en Hillcrest y Jefe de Personal-electo del Scripps-Mercy Hospital.

Letters to the Editor Return to the Frontpage