March 11, 2005

Desnudos en la Abundancia

Por Pastor Luis García

Mi cuñada no estaba conforme con los vestidos que se probó para salir esa noche. Con evidente ironía mi hermano le dice “Tienes el closet lleno de nada para ponerte”. Es muy fácil para los seres humanos pasar de la necesidad a la indiferencia.

El Señor Jesús nos enseñó el Padre Nuestro y dijo, “El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”. En nuestro recorrido por esta oración, preparándonos a nuestro encuentro con Jesús en Jerusalén. En esta oración el pan representa muchas cosas, entre ellas el pan que comemos, pero también todas aquellas cosas que consideramos básicas para el desarrollo normal de los individuos. Comida, hogar y estudios, por ejemplo, son cosas que por siempre hemos considerado básicas para nuestro desarrollo como individuos y como sociedad.

Poco a poco las necesidades básicas se han convertido en exigencias ya que ahora “debo” tener tal o cual cosa para poder sentirme bien. Hemos justificado estas exigencias con la excusa de que “me lo merezco por que soy más inteligente o porque tengo más fuerza para obtenerlo”. Y las exigencias se han convertido en adicciones a la necesidad (no básica sino obsesiva) de tener más y acumular más recursos de los que verdaderamente necesitamos para sentirnos en una falsa paz.

Uno de los problemas que vienen después de los desastres naturales en el mundo es el que hacer con las toneladas de ropa donada que quedan en las bodegas por no tener medios para transportarlos a donde se necesitan. Viéndolo desde varios ángulos, loable la bondad de la gente, por otro lado parece que algunos de nosotros tenemos mucho mas de lo que realmente necesitamos.

La frugalidad es una virtud que se practica poco. La Biblia nos estimula a trabajar y a disfrutar de los frutos de nuestro trabajo. Ahí leemos, “El obrero es digno de su salario”. En estos tiempos el tener trabajo es una bendición. Y quizás partiendo desde ahí, la oración nos invita a reconsiderar que todo, incluso lo básico, proviene de Dios. Por lo tanto, en lo básico como en lo abundante debemos pedir que no falte y debemos administrarlo como un regalo divino. Esto nos invita a disfrutar de esta bendición y nos llama a una responsabilidad superior que es el compartir con el que no tiene en lo mucho o en lo poco.

En el camino a Jerusalén, ¿Con qué nos estamos vistiendo? ¿Cómo nos presentaremos ante Jesús Resucitado? ¿Con ropas que cubren nuestra indiferencia al pobre y nuestras propias inseguridades? O con la valentía de decirle, “Señor, sea hecha tu voluntad. Has de mí como Tú quieras.”

Luis A. García es Pastor en The First United Methodist Church de Chula Vista localizada en el 915 Paseo Ranchero. La Iglesia ofrece en Español: Domingo: Culto Dominical (11:15 a.m.); Lunes: Reunión femenil (6 p.m.); Miercoles: Estudio de la Biblia (6:20 p.m.); Vier-nes: Reunión de Oración (6 p.m.). Para más información llame (619) 656-2525, Ext. 102. o visite www.fumccv.org.

Return to the Frontpage