March 8, 2002

Perspectiva

Día Internacional de la Mujer Bitacora de Absurdos

Por Claudia Hernandez

A través de los tiempos el hombre y la mujer han combatido en perenne lucha, la famosa lucha por la igualdad de derechos. Como toda batalla comienza con un ideal y pretendiendo un fin, sin embargo y como la historia lo ha demostrado, en un sinnúmero de ocasiones, suelen olvidarse las buenas intenciones en el transcurso de dicha batalla, ya que los protagonistas se ven seducidos por su propia naturaleza sensual secundando los principios, en los cuales se basó el ideal que generó su tan "justificada" lucha por una degeneración de intenciones e intereses resultando así las aberraciones humanas que hemos vivido desde el principio de la historia del hombre hasta nuestros días.

Debido a esto y precisamente en lo que se refiere y simboliza esta última línea del párrafo anterior, significa cuan retrograda es nuestra tan aclamada civilización, tal vez muchas personas encuentren un sabor amargo en mis líneas pero más que amargura, lo que embarga mis letras es la profunda tristeza que me inspira el hombre del siglo XXI tan airoso, altivo y tan vacío; tan abierto, tan culto y tan moralista; tan experto, tan vívido y tan neofito.

Por tales reflexiones surge en mí ésta inquietud por cuestionar ésta tan vieja y trillada lucha de los sexos. ¿Realmente buscan igualdad? ¿Es la razón su base? ¿O mero ímpetu? ¿Debe siquiera existir dicha lucha por el reconocimiento específico de hombre y mujeres individualmente? Se que muchos lectores en este punto deben juzgar por retrograda a la autora de estas líneas; sin embargo, clamo voluntad para comprender mi argumento.

El fin que persigo con tremenda demagogia, es el siguiente: considero absurdo que el hombre y la mujer sigan alimentando esta tan estúpida rivalidad recíproca ya que esto significa que no hemos entendido que en lugar de vivir perdiendo el tiempo podríamos aprender a vivir de manera menos vulgar y mundana como hasta hoy en día lo hemos hecho. Comprendiendo y ubicándonos temporal y espacialmente como miembros indispensables de un Cosmos que genera energía a través de la armonía y que por lo tanto el hombre y la mujer no son ni mejores ni peores sólo somos eslabones de un ciclo vital que necesita de ambos para que todo lo que nos rodea exista.

No obstante, la máquina social y sobre todo los seres que manejan el poder en el mundo continuan alimentando este tipo de absurdos, ya que resulta conveniente que el homber siga perdiendo el tiempo relacionado el día con el bien y a la noche con el mal; a la paloma con la paz y en todo lo que pretenda a esos símbolos que dicho sistema ha inventado para mantener desviada y dormida a la razón.

Así pués, seremos testigos de otra celebración más del Día Internacional de la Mujer, que en lo personal más que una fiesta considero podría ser una prueba más de la irracionalidad. Sin embargo, no soy sino solo una voz y admiro a quienes luchan con voluntad por un ideal, pero el mundo necesita que el ideal no surja del corazón o del higado, sino del corazón, el higado y el cerebro al mismo tiempo. Para así comenzar la armonía de proceder con pensamientos analizados, sentidos y hechos a la vez. Y así comenzar a ser.

Regresar a la Portada