March 4, 2005

La Lucha Final Por el Voto en el Extranjero

Los mexicanos residentes en el extranjero están a sólo un paso de lograr el tan ansiado derecho a votar en las elecciones presidenciales del 2006.

Por Eduardo Stanley
Pacific News Service

El martes 22 de febrero, la Cámara de Diputados de México aprobó por 391 votos contra cinco y 22 abstenciones, el derecho al voto en el extranjero. Si el Senado también aprueba la propuesta durante la presente sesión, los mexicanos que residen en el extranjero podrán votar en las próximas elecciones presidenciales del 2006.

Sin duda,la votación del 22 de febrero fué histórica. Años de presiones y cabildeo, discusiones y negociaciones podrían por fin concluir satisfactoriamente para quienes buscan participar de la vida política del país que dejaron, en su mayoría, contra su voluntad. Se estima que en Estados Unidos viven unos 10 millones de mexicanos quienes se desplazaron “al norte” en busca de trabajo.

La decisión de los diputados mexicanos fué recibida con gran satisfacción por aquellos comprometidos en esta reivindicación.  

“Celebremos y felicitémonos las personas, los grupos, los clubes, las federaciones, las organizaciones, los frentes cívicos, y movimientos de migrantes que hicimos posible este adelanto sin precedente”, escribió desde México un emocionado Primitivo Rodríguez Oceguera, de la Coalición por los Derechos Políticos de los Mexicanos en el Extranjero.

El caracter plural del comentario de Rodríguez refleja con gran honestidad la cantidad de personas involucradas en este proceso.

“Este triunfo honra la memoria de quienes iniciaron la lucha por la dignidad y derechos del pueblo mexicano en la diáspora después de la guerra contra Estados Unidos en el siglo XIX y su conclusión en los Tratados de Guadalupe Hidalgo, de 1848”.

El movimiento en favor del derecho al voto tuvo diferentes etapas. En el año 1988 tomó particular fuerza después de un aparente fraude electoral a cargo del Partido de la Revolución Institucional (PRI), quien gobernaba desde 1929, contra el popular Cuahutemoc Cárdenas, candidato entonces del Frente Democrático Nacional predecesor del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Finalmente, el PRI fué derrotado en el año 2000 por Vicente Fox Quesada, candidato del Partido de Acción Nacional (PAN).

El triunfo del PAN se debió en parte a cambios en la ciudadanía mexicana, favoreciendo una lenta pero consistente apertura democrática en el país azteca. Poco a poco se pasó de un régimen unipartidista a uno más abierto y plural.

También cambió la percepción sobre los migrantes. Tradicionalmente considerados “traidores” por salir del país en busca de trabajo, hoy existe una comprensión más realista del fenómeno de la migración y sus orígenes. Precisamente, el concepto de “traidores” era generado por el mismo régimen que forzaba la salida masiva de trabajadores por falta de oportunidades en sus propias tierras.

Muchos migrantes no olvidaron ni su tierra ni esas humillaciones. Se organizaron y buscaron alternativas políticas. El derecho al voto en el extranjero, que decenas de países implementan, se convirtió en una reivindicación fundamental.

”Estamos contentos pero tenemos que ser cautos”, dijo Nayamín Martínez, de Fresno, activista de los derchos de los mexicanos en el extranjero. “Ahora hay que cabildear al Senado, porque hasta que sea ley no podemos declarar victoria total”. Martínez considera que el Senado podría establecer cambios a la propuesta, obligando a una nueva discusión por parte de los diputados, lo que haría imposible votar en el 2006.

La propuesta aprobada fué presentada por el PRI, apoyada por el PRD, derrotando a la propuesta del presidente Fox. La diferencia entre ambas es que la primera acepta que se otorguen credenciales de elector en el extranjero y también que los candidatos realicen cam-pañas fuera de México. Estos dos puntos posiblemente generen fuertes discusiones en el Senado.

Activistas y organizaciones de mexicanos en Estados Unidos volverán a México a cabildear al Senado. También hay preparativos en el Valle Central, donde la población ha seguido con interés estos eventos gracias a la prensa en español. “Pensamos recaudar fondos para enviar otra vez a un representante para cabildear”, dijo Leonel Flores, de la Campaña Nacional por el Voto Ausente. “Ojalá que estos cabilderos trabajen conjuntamente”.

Según Flores, la propuesta aprobada por los diputados es amplia. La de Fox exigiría que los interesados viajen a México para obtener su credencial de elector, algo imposible para quienes carecen de residencia legal o debido al costo del viaje.

”El presidente Fox hizo declaraciones de apoyo después del voto de los diputados, pero internamente los representantes del PAN buscan limitar la propuesta, insisten en su propuesta, no podemos confiarnos”, comentó Flores, quien agregó que algunos cabilderos también hacen lo mismo. “Vamos a denunciarlos porque aunque dicen que nos apoyan, en realidad buscan limitar la propuesta”.

Después de más de 100 años, la lucha final es a todo o nada.

Return to the Frontpage