March 4, 2005

Demócratas del Congreso, Líderes Latinos: Privatizar el Seguro Social Tendría un Impacto Negativo en Familias Hispanas

Washington, D.C.- El Líder Demócrata del Senado, Harry Reid (D-NV) presentó hoy un informe producido por el Comité de Políticas Públicas del Senado, sobre el impacto que tendrá en las familias hispanas la propuesta Republicana de privatizar el Seguro Social. Al Senador Reid se unieron el Senador Jeff Bingaman (D-NM), el Senador Ken Salazar (D-CO), el Presidente del Caucus Demócrata en la Cámara de Representantes, Rep. Robert Menendez (NJ-13) y el Rep. Xavier Becerra (CA-31) así como líderes latinos que representan a la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (League of United Latin American Citizens, LULAC) y al Consejo Sindical para el Avance del Trabajador Latinoamericano  (Labor Council on Latin American Advancement, LCLAA).

Desde que el Presidente Roosevelt firmó el Acta del Seguro Social, este programa ha venido jugando un papel cada vez más importante en la comunidad hispana.  El informe resalta que los hispanos se benefician enormemente de los beneficios “progresivos” del sistema. Los hispanos tienen menos posibilidades de tener fuentes adicionales de ingresos de jubilación, por eso dependen más del Seguro Social. Los hispanos tienen una alta tasa de discapacidad y dependen más de los beneficios por discapacidad. Sin el Seguro Social, el 56% de los hispanos viviría en la pobreza.

“Todos los días, las noticias están llenas de informes sobre el debate del Seguro Social que se lleva a cabo aquí en Washington. Los artículos se enfocan en las cifras recientes y en  los nuevos estimados de éste o aquél centro de estudio,” dijo el Senador Reid.  “Pero lo que usualmente se pierde en el debate es el lado humano del Seguro Social.”

“Con los Republicanos amenazando debilitar el actual sistema de Seguro Social, esa estadística es la representación de cuán critico es este debate,” dijo Reid.

 “El Seguro Social podría considerarse el programa social más exitoso de la historia de nuestro país. Yo recuerdo que cuando era niño mi propia abuela recibía un ‘cheque de pensión para personas de tercera edad’, y el respeto propio y orgullo que ella sentía por no tener que depender de sus hijos para hacerse cargo de ella”, agregó Reid.

“Y en caso de que el trabajador sufra una lesión o muera, el Seguro Social brinda a la familia una red de seguridad. En tiempos de grandes necesidades, el Seguro Social asegura que un esposo o esposa no tenga que lidiar la perspectiva de pobreza al mismo tiempo que lidian con la pérdida de un ser querido,” dijo Reid.

El reporte señala que el plan del Presidente Bush para recortar los beneficios garantizados del seguro social perjudicaría a los ancianos hispanos, que viven más años durante su jubilación y por tanto reciben más en beneficios del Seguro Social por el beneficio garantizado para trabajadores y sus cónyuges.

El Sen. Jeff Bingaman dijo, “los hispanos de la tercera edad tienen dos veces más posibilidades que los no hispanos de vivir en la pobreza. Está claro que cualquier problema asociado con eliminar los beneficios garantizados y privatizar el Seguro Social podría tener un efecto particularmente dramático y devastador en la comunidad hispana. Sería un error permitir que esto suceda.

“Como Senador de Colorado,” dijo el Sen. Ken Salazar, “yo represento un estado muy diverso, que incluye una población hispana grande y en crecimiento.  Aunque la población hispana de Colorado trabaja duro y contribuye a todas las industrias de nuestro estado, como muchos estadounidenses, también luchan por mantener a nuestras familias, al mismo tiempo que ahorramos para el futuro. Sin embargo, como este reporte apunta, los hispanos en promedio ganan menos, y como frecuentemente trabajan en industrias y compañías que no ofrecen planes de pensión, dependen del Seguro Social como su única fuente para el retiro”.

Salazar concluyó que “si esperamos continuar construyendo en base a los éxitos de reformas anteriores y en el legado del Seguro Social, no podemos apresurarnos a implementar reformas que pondrán en peligro la seguridad en el retiro de nuestros ciudadanos más vulnerables”.

El Rep. Robert Menendez apuntó que “la propuesta del Presidente Bush no refleja nuestros valores.  Las familias hispanas valoramos la res-ponsabilidad de una generación a otra.  Queremos asegurarnos que cuidamos de nuestros padres y abuelos, pero también queremos ayudar a nuestros hijos a cumplir sus sueños. Con el plan del Presidente Bush, tendríamos que enfrentar el reto de tener que escoger entre cuidar de nuestros padres o dar un futuro sólido a nuestros hijos. Los hispanos son una parte creciente de la economía de los Estados Unidos, lo cual significa que también tendrán que llevar una mayor carga de la creciente deuda bajo la propuesta de privatización del Presidente”.

“Para las familias latinas, hay mucho más en juego con la propuesta de privatización del Seguro Social”, dijo el Rep. Xavier Becerra. “La privatización significa perder la tranquilidad que un ingreso seguro le da a una comunidad en la que para 3 de cada 4 individuos los beneficios que reciben del Seguro Social, representan la mitad o más de sus ingresos durante el retiro”.

Debido a que tienen ganancias más bajas a lo largo de su vida y tasas de discapacidad más altas, los hispanos como grupo tienden a recibir mayores bene-ficios con relación a los impuestos que pagan, comparado con los blancos. Pero el plan de Bush reduciría los beneficios para todas las personas de la tercera edad, aún para aquellos que eligen no invertir en una cuenta privatizada.

Los efectos dañinos el plan Republicano son, entre otros, el aumento de la deuda y un profundo recorte de beneficios, el cual traiciona el objetivo principal del programa creado hace 70 años.

  “Esa no es una buena política para los hispanos. Ni para ningún estadounidense,” concluyó el Líder Demócrata del Senado Harry Reid.

Return to the Frontpage