March 4, 2005

El Rey Sin Castillo

Por Pastor Luis García

Caminando hacia la cruz de Jesús en nuestro recorrido por el Padre Nuestro, es inevitable llegar a un lugar extraño, diferente, místico para algunos, que se llama el reino de Dios. Este lugar en el cual no se tiene una estructura visible, físicamente hablando, pero que ha resultado ser la esperanza y meta para muchos y la locura para otros.

Jesús oró, «Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad como en el cielo así también en la tierra». En su camino a la cruz, Jesús anduvo por un camino que pocos se habían atrevido. Él se atrevió a ser diferente, a ser distinto, a ser único. Y es que a pesar de que al igual que en el tiempo de Jesús nosotros vivimos en una sociedad que se dice cristiana, que se dice que sabe de Dios, al igual que Jesús el querer vivir “como Dios manda” nos convierte en diferentes y el ser diferente suena a equivocado, a extraño, a raro.

Jesús enseñaba que hay que amar a nuestros enemigos, así es en el reino de Dios. Jesús decía que hay que pedir a Dios que bendiga a nuestros enemigos, así es en el reino de Dios. Jesús decía que no debemos preocuparnos de hacer tesoros en la tierra sino en el cielo. Así son los habitantes del reino de Dios.

Mientras que el rítmo de la sociedad nos encierra cada día más en “mis necesidades” y “mis derechos”, Jesús nos habla de que es mejor dar que recibir, ya que así es en el reino de Dios. Unos religiosos le preguntaron a Jesús cuándo iba a llegar el reino de Dios definitivamente a la tierra. Jesús les dijo “el reino de Dios ya está entre ustedes” (Lc. 17:23), refiriéndose a él mismo.

Jesús mostró cómo es, cómo vive, cómo piensa y cómo actua un ciudadano de ese reino. El ser ciudadanos del reino de Dios no nos transporta a un lugar místico o de fantasía, sino más bien nos hace darnos cuenta que, en medio de una corriente centrada en el “yo”, podemos mantener una relación con la sociedad de manera de poder construir el “nosotros”.

“Venga a nosotros tu reino y sea hecha tu voluntad”, otra vez, no son tan solo deseos sino son una invitación a que esto suceda y entonces tendremos que decidir cúal va a ser nuestro rol para que así sea. Nuestra llegada a Jerusalén se va acercando y entonces nos enfrentaremos a la pasión del hijo de Dios y a un Jesús resucitado. Y mientras tanto ¿cómo me estoy preparando para ese encuentro?

Luis A. García es Pastor en The First United Methodist Church de Chula Vista localizada en el 915 Paseo Ranchero. La Iglesia ofrece en Español: Domingo: Culto Dominical (11:15 a.m.); Lunes: Reunión femenil (6 p.m.); Miercoles: Estudio de la Biblia (6:20 p.m.); Viernes: Reunión de Oración (6 p.m.). Para más información llame (619) 656-2525, Ext. 102. o visite www.fumccv.org.

Return to the Frontpage