March 4, 2005

La Asociación Nacional de Actores Gana Otra Contienda

Por: Paco Zavala

La Asociación Nacional de Actores desde su fundación en noviembre de 1934, ha vivido incontables malos entendidos entre sus dirigentes y los agremiados, la inconformidad siempre ha estado presente en sus días de vida y no ha podido consolidar una vida plena y progresista, lo cual se debe en gran medida al temperamento de los actores.

A esto podemos aunar los enormes gastos médicos de los artistas, que algunos no aceptan la atención médica de instituciones públicas y estos gastos los absorbe la propia organización, con un costo altísimo que siempre la tiene al borde de la quiebra.

Desde la desaparición del Charro Cantor, Jorge Alberto Negrete Moreno, de nombre artístico Jorge Negrete, quien fue dirigente nacional, la Asociación Nacional de Actores, ha vivido una existencia tormentosa sorteando conflicto tras conflicto.

Jorge Negrete, cuando fue Secretario General de la ANDA, si hemos de atender a las crónicas existentes, tuvo serios problemas sindicales en su gestión administrativa sobre todo con el mimo Mario Moreno “Cantinflas” y con la bellísima actríz tabasqueña Leticia Palma; algunos actores y gentes ajenas al gremio hasta aseguran que los problemas que se suscitaron entre ellos, influyeron para apurar la muerte del dirigente y actor-cantante, Jorge Ne-grete.

Los actores, pertenecen a un género humano “sui generis”, por eso se presentan estos conflictos en forma continua y muchas de las veces sin fundamento que sustente y corrobore el acto.

Los conflictos internos que vive frecuentemente ésta importantísima Asociación Nacional de Actores, distraen tiempo y recursos, de sus dirigentes, además de crear zozobra y desconcierto en el gremio.

El último conflicto del que tenemos información se inició en el año 2002, como parte del descontento e inconformidad que se generó con motivo de las elecciones que se realizaron en el mes de marzo de ese año, para elegir a los miembros que ocuparían los puestos de dirigentes en el Comité Ejecutivo Nacional, por el periodo 2002-2006.. mismos que en la actualidad cumplen cabalmente con sus funciones.

Ernesto Gómez Crúz, secundado por la veterana actríz Evangelina Elizondo y otro grupo de actores, fue el principal promotor de una impugnación presentada ante la autoridad competente, en la que alega que las elecciones, tal y como lo marcan los estatutos de la ANDA no se ajustaron a sus mandamientos por lo tanto adolecieron de una serie de abusos y errores improcedentes que desde su punto de vista anularían las citadas elecciones.

Pero, la realidad sobre de este asunto no fue como lo planteó Ernesto Gómez Crúz, en todo lo que alegó y los documentos que presentó para sustentar su descontento, la autoridad competente les dio “palo” o dicho de manera más racional, la autoridad que conoció del caso no aceptó las pretenciones de Gómez Crúz.

Bueno, el caprichito de Gómez Crúz, le costó dinero a la propia Asociación Nacional de Actores; pero el erario público también se vió afectado, porque las autoridades que atendieron el caso no las pagó él, se pagaron sus emolumentos de lo que se recauda por impuestos, derechos y demás,. Creo que ésto no debe suceder con gentes civilizadas y responsables de sus derechos, deberes y obligaciones.

El asunto estaba tan cal-deado que ya hasta tenían un nuevo Comité Ejecutivo Nacional que encabezaban los actores, Raúl de Anda, Rogelio Guerra y Erik del Castillo, pero con ésta resolución de la autoridad competente, todo se arregló y el CEN, que encabeza Juan Imperio, Secretario General, la Diputada Federal Lilia Aragón, Secretaria de Interior y Exterior, Guillermo Capetillo, Secretario de Trabajo y Conflictos, Blanca Sánchez, Secretaria del Tesoro y Admón., Lourdes Pellegrino, Secretaria. de Previsión Social, Hilda Aguirre, Secretaria de Actas y Acuerdos y Andrea Coto, Secretaria. de Estadística y Organización, terminará y cumplirá su periodo que finaliza el próximo año 2006, salvo otra situación que acontezca ajena a los deseos de la familia artística.

Todo éste conflicto terminó el pasado mes de enero. La ANDA, para que sus agremiados se enterarán del curso que siguió este conflicto, publicó una Edición Especial de su órgano interno de información “Voz del Actor”.

Ojalá, que el trabajo que tanto ha costado formar y mantener a ésta agrupación a la vanguardia de otras, no se vaya al “traste” y que los actores se vean como lo que son, “hermanos” en sus ideales.

Return to the Frontpage