March 3, 2006

Las parejas inactivas sexualmente no son felices

“El silencio es el ruido más fuerte,
quizá el más fuerte de todos”
.

Miles Davis

Por: Doctora Luz

El tema de la sexualidad dentro de la pareja es tan amplio, tan extenso, que tomaría mucho más que un espacio en una revista o periódico para explicarlo. El que una pareja no tenga relaciones sexuales es un claro indicador de que existen problemas dentro del matrimonio. Son muchas y variadas las razones por las que esto sucede; pueden ser daños emocionales por experiencias negativas en la niñez, problemas de salud, la influencia cultural (clichés), aspectos religiosos, y otras más comunes como discordias, problemas sin resolver, algún suceso en el pasado que no se perdona o bien, el no saber comunicarse todo esto entre las parejas.

Muchos de los comportamientos sexuales de un adulto tienen que ver con la vida que vivió en la infancia desde las pláticas, consejos, tabú que escucho de los adultos, de sus padres y amigos. Las buenas o malas experiencias que vivió con otros de su edad (o con un adulto); todo esto —cuando llegas a la etapa adulta—, crea el rechazo, coraje, asco, indiferencia, diferentes tipos de disfunciones sexuales o el deseo de tener una relación sexual satisfactoria donde se vive el placer sin culpas.

Médicamente hablando pueden existir problemas sexuales entre tu pareja y tú y éstos están relacionados con la salud. Es importante reconocer que tienes un problema sexual y que esto no te hace sentir menos. No te culpes, ni culpes a tu pareja. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es consultar a un médico con conocimientos en el área de sexualidad y, posteriormente, acudir a un sexólogo.

En el hombre, el problema más común es el no tener erección. Las estadísticas de los Estados Unidos calculan que entre 10 a 20 millones de hombres en sus 40 años de edad lo padecen y con los años se ha ido incrementando. Otra dificultad sexual en el hombre es la eyaculación prematura, donde la mayoría del tiempo —sin desearlo— eyacula con un mínimo de estimulación antes o durante la penetración, creando problemas en la pareja.

En la mujer existen dificultades de excitación, dificultad para tener un orgasmo, dolor antes, durante o después del coito, y dificultad donde la mujer experimenta espasmos involuntarios de los músculos localizados en el área vaginal que afectan a la penetración.

Afortunadamente, existen soluciones para casi todos los problemas mencionados que atañen a hombres y mujeres, como: visitar al médico especializado: endocrinólogo, urólogo, ginecólogo, neurólogo. El médico puede encontrar si los problemas son orgánicos o psicológicos; por ejemplo, si son causados por una infección, por un desbalance hormonal, mala circulación, daños vasculares, enfermedades como la diabetes, prostatitis, alcoholismo, drogadicción, cirugías con consecuencias o algún medicamento que el paciente esté tomando y en unos casos, el ciclismo o el exceso de deporte.

Existen tratamientos dentro de la medicina para ayudarle a usted o a su pareja para tener una mejor relación sexual: Tratamientos hormonales, medicamentos (viagra) cremas, inyecciones, implantes… También cuentan con el equipo necesario (vaginal photoplethysmography) para hacerle estudios que detectan la temperatura del movimiento sanguíneo, o un instrumento llamado biothesiometer que se usa para detectar la sensibilidad del clítoris.

Otros problemas sexuales que no tienen nada que ver con el asunto médico (orgánico) o con la niñez, son los problemas entre la pareja o personales; el poco conocimiento que tiene usted con su pareja, la depresión, dietas, baja estima, bebé recién nacido, coraje a la pareja, percepción negativa de su cuerpo, diferentes creencias sobre el sexo entre la pareja, juegos de poder y control, estrés, cansancio, etc.

La educación sexual es muy importante (sexólogo) porque al tomar clases o terapias privadas le ayudará a entender de dónde provienen sus problemas sexuales y cómo gozar su relación intima con su pareja.

Una indicación de satisfacción sexual es estar sexualmente activos en un estado mental sano donde tú percibes que tu pareja se siente sexual-mente satisfecho(a), tanto de la cantidad de veces que tengan relaciones como los juegos y momentos que comparten en la recámara. La esencia de una sana y muy buena relación es el sentir que pueden hablar libremente, y expresar lo que sienten y lo que quieren de su pareja; qué partes le gusta que le acaricie, la clase de juegos que le hacen sentir más cómodo(a), etc. Con la comunicación se aclaran muchas discordias y se van trabajando otras; aprendes a conocer más de tu pareja, el coraje y resentimiento desaparecen y surge el deseo de hacer más y más cosas por la otra persona, los detalles, las sorpresas agradables, decirle más seguido lo importante que es para ti, el desear su compañía, la mejor manera para empezar y mantener una buena comunicación con tu pareja, y si te cuesta trabajo, busca ayuda profesional. Y así verás cuán hermosa es esa parte de la vida que te estás perdiendo.

Se pueden comunicar con la Doctora Luz María Villanueva González, PhD, (619) 434-7779.

Return to the Frontpage