June 29, 2001

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Yhamel Catacora

Previendo el Asma en el hogar

"Como un pez sin agua", es la expresión que comúnmente utilizamos para describir simbólicamente lo mal que nos sentimos en la peor situación, frase que describe también la textual agonía que se padece al sufrir un ataque asmático. Ojalá las similitudes no fueran tan extremas, pero el retirar al pez de su ambiente, en poco tiempo pueden perder la vida, de la misma forma que un ataque de asma puede acabar con la vida de una persona si no es socorrida a tiempo.

El asma causa dificultad para respirar ya que las vías respiratorias bloquean el paso del aire y los pulmones reciben menos ventilación de lo normal. Lo que causa un "ataque de asma" durante el cual se presentan tos, sensación de ahogo y respiración con silbido. El asma puede presentarse como una sensación molesta o puede convertirse en una enfermedad mortal al cesar la respiración completamente.

Aproximádamente 17 millo-nes de personas sufren de Asma en los Estados Unidos, y es la principal causa para desarrollar otras enfermedades crónicas en la niñez.

Pero a pesar de ser una de las enfermedades más comu-nes, generalmente se tiende a desadvertir todo lo que se puede hacer para disminuir los efectos desencadenantes de un ataque asmático.

Al exponernos a los exteriores, a las calles, es muy poco lo que podemos hacer para prevenir el entrar en contacto con todo tipo de impurezas y contaminantes del ambiente. No obstante, especialmente si somos dueños de casa, tomamos control del aire que respiramos al cruzar el umbral de nuestro hogar. Al sufrir de asma o al convivir con alguien que sufre asma, la calidad del aire que respiramos debe ser una prioridad.

La Agencia para la Protección del Medio Ambiente, o EPA, por sus siglas en inglés sugiere particularmente prestar atención a los cinco elementos, dentro de la casa, que pueden desencadenar un ataque de asma; el humo de segunda mano, las mascotas, los ácaros de polvo, las cucarachas y el moho.

Encantados con la gracia de los peluches, pasamos por alto que los materiales de su composición podrían desencadenar un ataque.  Los ácaros de polvo pueden haberse acumulado en ellos, así como en los colchones e inclusive en las sábanas. Una buena jabonada en agua tibia, a estas últimas, una vez por semana, puede evitar que los ácaros se acumulen. De igual manera, existen cubrecamas o cobertores de almohadas impermeables a los alérgenos.

Pero junto con los peluches, para prevenir los ataques, deben también salir de la habitación las mascotas de verdad.  La EPA también indica que el pelaje, la costras de su piel, la orina o cualquier fluído animal, pueden también desencadenar un ataque. Tal vez sea una decisión difícil, pero si es necesario, debe inclusive considerarse el buscar un nuevo hogar para nuestras mascotas.

El moho acumulado en los lugares más húmedos del hogar son otro aspecto que velar para prevenir los ataques. Esto se puede evitar manteniendo los lugares más propensos a acumularse de moho, limpios. Asimismo debe controlarse el estado de filtros del aire acondicionado, de los refrigeradores y evitar que se acumule la humedad, utilizando un ventilador o simplemente abriendo la ventana, cuando se utiliza el lavaplatos, la cocina o a la hora de tomar el baño.

Una meticulosa limpieza del hogar, el asegurarse que las bolsas de basura están cerradas apropiadamente, y que los alimentos no están a la intemperie, alejarán a las cucarachas u otras pestes, que podrían contaminar el ambiente y provocar un ataque de asma.

Y si una mascota inofensiva puede ser un peligroso factor desencadenante, con mayor razón es el humo de un cigarrillo, o de una pipa, en interiores. Tal vez no sea el pedido más cálido que les brindes a tus invitados que fuman, pero solo la inconsciencia podrá negarse a aceptar que el cigarrillo es nocivo para la salud, tanto para el fumador como para quien se exponga al humo de segunda mano. Evita fumar en tu hogar y prohíbe que otros lo hagan.

El asma es una enfermedad incurable pero ha sido evidente que con el simple hecho de modificar algunos hábitos, se puede prevenir que se desencadene la enfermedad. La prevención podría comenzar con una consulta al médico de cabecera quien podría proveer un plan para controlar el asma lo que podría hacer posible el llevar una vida activa y saludable.

No puedes dejar que tus seres más queridos, tus hijos tal vez, agonicen como un pez sin agua, por lo tanto es importante que sepas cómo prevenir esta enfermedad. Llama hoy gratis y en español a la línea nacional de recursos hispanos al 1-800-473-3003.

  Regresar a la Portada