June 28 2002

Comentario

AB 982 Mejorará el Acceso al Cuidado Médico Para la Comunidad Latina

Por James Santiago Grisolía, MD

Soy neurólogo, pero una vez me llamaron para ver un señor por sus ronchas. Tenía él una larga historia de epilepsia tratada en México, pero desde cruzar a los Estados Unidos no tenía medicina. Debido a eso, llegó en Urgencias con varias convulsiones. El médico de Urgencias le dio una fuerte dósis de Dilantin, un anticonvulsivo. Posteriormente me llamaron para cambiar su régimen cuando se le presentód fiebre, ronchas y comezón en el cuerpo entero.

Noté en su expediente de Urgencias que les había dicho que tenía alergia a Epamin, que es la formulación Mexicana de Dilantin. ¿Pór qué le había dado una medicina a la que ya tuvo alergia? Porque el médico Anglo de Urgencias no sabía que Epamin y Dilantin son los mismos.

Esta complicación potencialmente fatal es solamente un ejemplar. Malas comunicaciones en cuidado de la salud resultan de problemas de idioma, también problemas de malentendidos culturales. Estos problemas resultan de diferencias concretas en el número de complicaciones y la longevidad de los Latinos y Negros en U.S.A . según un estudio reciente del Instituto de Medicina de los Estados Unidos.

El Censo Nacional del 2000 indica que un 40% de los Californianos hablamos un idioma no inglés en casa. Hogares Latinos son la mayoría o la pluralidad en muchas zonas. En un estado con aproximadamente 100,000 médicos, se estima la necesidad de hasta 50,000 médicos de habla hispana en los próximos años.

Para mejorar este déficit de médicos bilingües, la CMA (Associación Californiana de Médicos) y su sección estudiantil trabajan con Marco Firebaugh, Miembro de la Asamblea Califor-niana, ya un campeón comprobado de las necesidades sanitarias de la comunidad Latina, para crear AB 982. Esta legislación goza de fondos contribuídos del MBC (la entidad estatal de regulación de los médicos) para entrenar estudiantes Californianos de medicina y dentición en español. Luego, son traídos para trabajar en comunidades de escasos recursos médicos, y por eso son pagados parte de sus deberes de su educación médica o dental.

Este programa es especialmente positivo en un momento cuando las aseguranzas médicas están pagando muy mal en California. Aparte de que algunos médicos mayores están saliendo para trabajar en otros estados, los médicos jóvenes no quieren empezar sus prácticas aquí por no poder pagar sus préstamos de la escuela. Con AB 982, se protege nuestra inversión en el entrenamiento de estos estudiantes de medicina, y aseguramos que más se quedarán aquí para atender a las comunidades Latinas.

AB 982 tiene apoyo tanto de Republicanos como de Demócratas, pero necesitará apoyo de la comunidad para pasar el Senado y ser firmado por Governador Davis. Aunque no soluciona completamente los multiples problemas del acceso a cuidado médico de la comunidad Latina, será un ingrediente indispensable en la solución de la crisis.

Letters to the Editor Return to the Frontpage