June 25 2004

Pregunte a su Doctor sobre el BMI*

Por Deborah Gould, MD

(* Nota: “BMI” viene de “Body Mass Index” y son las siglas en inglés que se refieren al “Índice de Masa Corporal”, que en español sería “IMC”. Sin embargo, para evitar confusiones con su doctor nos referiremos a ello como “BMI”).

El BMI puede salvar la vida de su hijo/a. Pero ¿sabe lo que significa BMI? ¿Sabe usted el BMI de su hijo/a?

El BMI se refiere al Índice de Masa Corporal, una rápida medida para determinar si un individuo sufre de sobrepeso al evaluar la relación entre su peso y su estatura. Puede ser la medida más importante que le puede pedir que establezca a su pediatra. ¿Por qué? Porque la obesidad es ahora reconocida como uno de los 10 problemas más graves para niños en los Estados Unidos – 15% de todos los niños estadounidenses entre las edades de 6 a 19 están considerados hoy en día como con sobrepeso u obesos.

Considere esto: un adoles-cente obeso tiene casi un 80% de probabilidad de mantenerse obeso en la adultez. ¿Por qué es ésto importante? Es im-portante porque sabemos que el tener sobrepeso está relacionado a la diabetes, alta presión sanguínea, hígado graso, problemas en las articulaciones, y a la apnea del sueño - todas ellas son condiciones crónicas que pueden disminuir seriamente la calidad de vida. Quizás lo más doloroso de todo para un joven es el profundo dolor psicológico y los problemas de autoestima que son creados por ser “gordo” o “gorda”.

El BMI es a menudo un problema de familia. Hace poco vi a un niño de 11 años con problemas de sobrepeso en mi oficina, cuyo padre es muy obeso. Tristemente, el muchacho dijo que el único momento en que él se siente bien es cuando está comiendo. Finalmente logré hacer que la familia me confesara que la comida era un lazo común entre ellos. De lo que no hablaban era de la autoestima del niño.

Otra familia con dos niños gordos se la pasa comiendo en restaurantes que sirven comida de preparación rápida (comida “chatarra” o “fast-food”) por lo menos dos veces por semana, y comen muchas papas fritas o en hojuelas y toman mucha soda. ¡La madre se sorprendió al enterarse de que una lata de soda contiene 12 cucharaditas de azúcar! Ella nunca dejaría a sus niños simplemente comer 12 cucharaditas de azúcar. Después de una buena conversación sobre alimentos y nutrición, la mamá ahora está cocinando más comidas en casa, incluyendo vegetales y fruta. Cuando los visité por última vez, incluso la mamá había perdido peso.

¿Qué puede hacer?

§ Reconocer que puede haber un problema. Habla sobre ésto.

§ Pida información a su pediatra acerca del BMI.

§ Prenda la radio o el estéreo en vez de la TV cuando llegue a la casa.

§ Limite el tiempo de ver TV en general a un máximo de 2 horas por día.

§ Haga que los buenos hábitos alimenticios sean un esfuerzo familiar.

§ Tome agua en vez de soda.

§ Use leche de bajo contenido de grasa o sin grasa.

§ Coma más vegetales y frutas.

§ Coma sólo cuando tiene hambre, y coma despacio.

Elegir una forma de vida más sana es una decisión que cualquier persona puede tomar. Puedo ver que mis pacientes y sus familias toman pasos positivos hacia vidas más sanas en cada visita.

Le recomiendo que visite el sitio del internet de Kaiser Permanente para más información sobre la obesidad en www.kaiserpermanente.org. Pero para tomar el primer paso hacia lograr una vida sana para usted y sus niños – hable con su doctor.

La Dra. Deborah Gould es Jefa de Pediatría en el Centro Médico de Kaiser Permanente en Oakland, California.

Este “advertorial” (anuncio editorial) es el primero de una columna mensual para los medios étnicos de comunicación que son socios de NCM, escrito por los médicos de Kaiser Permanente basados en sus experiencias. Patrocinado por Kaiser Permanente y producido por NCM Infowire.

Return to the Frontpage