June 25 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Beverly Lyles; Traducida al Español por Karina Hurley

Muchas Hispanas aún no conocen la Anticoncepción de Emergencia

La Anticoncepción de Emergencia o AE podría ser considerado el producto de planificación familiar femenino más importante desde la introducción de la píldora anticonceptiva, hace ya más de treinta años. Actualmente, las mujeres que experimenten cualquier falla en el uso de productos anticonceptivos, pueden prevenir un embarazo no deseado mediante el consumo de este producto, dentro de las 72 horas posteriores al acto sexual. La AE también protege a las víctimas de violación del trauma adicional del embarazo. Y para quienes simplemente “se dejaron llevar por el momento”, la AE también funciona.

Se trata de una dosis concentrada de píldoras anticonceptivas comunes que puede prevenir un embarazo. Si se consume dentro de las 72 horas posteriores al acto sexual sin protección, la AE puede evitar un embarazo ya sea impidiendo la liberación de los óvulos o su fertilización. A diferencia de la RU-486, también conocida como la píldora del aborto francesa, la anticoncepción de emergencia funciona únicamente si la mujer aún no está embarazada. De acuerdo a investigadores del Instituto Alan Guttmacher, la AE ayuda a prevenir 72 mil abortos cada año en los Estados Unidos.

En el 2002, las mujeres Hispanas presentaron el índice más alto de embarazos no planeados en los Estados Unidos. E incluso hoy en día, demasiadas mujeres Latinas continúan ignorando la existencia de la AE, o, en todo caso, no poseen información adecuada sobre su uso y función. En un estudio publicado por Perspectivas de Planificación Familiar en Julio del 2003, por ejemplo, 371 mujeres de bajos ingresos en etapa postparto, en su mayoría Hispanas, fueron encuestadas en un hospital público de San Francisco para determinar sus niveles de conocimiento e interés respecto a la anticoncepción de emergencia. Los investigadores encontraron que entre el grupo de mujeres Latinas en alto riesgo de embarazos no deseados, sólo el 36% había escuchado hablar sobre la AE, tan sólo un 19% podía nombrar o describir las píldoras de AE y sólo el 7% conocía el período de tiempo dentro del cual el uso de este método es efectivo. Sin embargo, investigadores han encontrado que entre el grupo de mujeres que conocían la AE, provenientes de embarazos anteriores, han expresado una mayor voluntad a utilizar este método.

Dentro del ambiente actual de cuidados de salud en los Estados Unidos, las mujeres Hispanas enfrentan grandes obstáculos respecto a obtener información, o peor aún,  obtener una receta médica para la obtención de la AE. En primer lugar, la mayoría de información de AE está disponible en los medios de comunicación de habla inglesa. Segundo, existe una escasez de proveedores de salud bilingües. En consecuencia, los que hablan únicamente Español se en-cuentran en desventaja de recibir información sobre la AE. Tercero, cerca del 50% de las mujeres Hispanas carecen de seguro médico, por lo cual carecen de médicos personales. Para estas mujeres sin seguro médico, obtener los servicios necesarios por parte de un médico para la obtención de la AE, es también un problema. Los investigadores también encontraron que la mayoría de los médicos no están disponibles sin previa cita, lo cual también puede representar un obstáculo para las mujeres que necesiten la anticoncepción de emergencia. Las mujeres Hispanas deben tomar el control de su propio destino y comenzar a exigir información sobre la AE, pedirle a sus congresistas un mayor acceso a su uso sin necesidad de receta médica y una mayor disponibilidad en las farmacias ubicadas en sus comunidades.

Todas las mujeres deben tener en mente que la anti-concepción de emergencia es tan sólo eso — un producto anticonceptivo para emergencias. No se debe pensar en la AE como un método regular de planificación familiar por obvias razones. El consumo de altas dosis de pastillas anticonceptivas no es saludable para el cuerpo. Entre otras cosas, su costo también prohíbe su uso como método regular de planificación familiar. Pagar entre 20 y 40 dólares para la obtención de la AE es razonable una o dos veces; hacerlo entre cuatro y ocho veces al mes, resulta simplemente ilógico.

Claro que, toda mujer que celebre la existencia de la AE, debe saber que no se trata de un método de protección de barrera, por lo tanto no previene el virus del VIH y las infecciones de transmisión sexual (ITS).

En el peligroso clima sexual de hoy en día, es importante que las mujeres tengan en mente que un embarazo no deseado es tan sólo uno de los traumas que potencialmente pueden ocurrir como consecuencia del acto sexual sin protección. Existen muchos otros.

Para más información sobre la Anticoncepción de Emergencia, gratis, en Español y de manera totalmente confidencial, llama a tu Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage