June 24, 2005

Crónica:

Tres Noches, Tres Conciertos, Tres Historias y Más

Por: Paco Zavala

Hemos llegado ya casi a la cintura del año, a la mitad, faltan aún unos días, pero eso que importa, acaba de transcurrir el día más largo del año y cuantos sucesos han acontecido en éste medio año, muchos, pero.....el show debe proseguir sin parar, si acaso algo lo detiene, éste continuará hasta terminar para cada quien.

En estos últimos días han acontecido en la ciudad que pronto cumplirá un aniversario más de existencia, muchos acontecimientos vinculados con el quehacer artístico, musical y cultural, dentro de ésta cobertura mencionaremos los últimos tres conciertos musicales.

En un ambiente pletórico, en el que prevaleció la alegría contagiosa de la asistencia, el pasado viernes 17 de junio se presentó en su Temporada Verano 2005, un inolvidable Segundo Concierto Mozart Binacional 2005, con la Orquesta de Cámara Mainly Mozart, dirigida magistralmente por el maestro David Atherton, con la participación de extraordinarios músicos como lo son: William Preucil (violín) y Ronald Thomas (cello). En ésta noche se interpretó el siguiente repertorio: de W. A. Mozart su Sinfonía No. 28 en Do K. 200, dividida en cuatro movimientos: Allegro Spintoso, Andante, Menuetto-Allegreto y Presto. De Saint-Saens, su Concierto para Violoncello No. 1, en La Menor, Op.33; un intermedio y continúa con W.A. Mozart, Adagio en MI, K. 261 y finaliza con la Serenata de Brahms No. 2, en La. Op.16, dividida en cinco movimientos: Allegro moderato, Scherzo Vivace, Adagio Non Troppo, Quasi Menuetto y Rondó Allegro. La asistencia que se dió cita en éste evento que se realizó en la Sala de Espectáculos promovido por el propio Cecut y la Promotora de las Bellas Artes, A.C., se fue a casita muy complacida.

La Orquesta Sinfónica Juvenil presentó el Concierto “Te Mueve la Música” bajo la dirección artística y musical del maestro Pavel Getman, el pasado sábado 18 de junio en la Sala de Espectáculos, el programa de éste concierto estuvo compuesto por “Tierra de Temporal” de Pablo Moncayo, Vals de Arturo Márquez, Obertura de la Opera “Ruslan y Ludmila” de Mijail Glinka, Verano Porteño de Astor Piazzola, con arreglo de Alberto Nuñez Palacio, Danzón No. 2 de Arturo Márquez y varios temas del Fantasma de la Opera de Andrew Lloyd Webber. En éste magno concierto intervino La Sinfónica Juvenil de Tijuana, reforzada con integrantes de la Orquesta Juvenil de Mexicali, integrantes del Centro de Estudios Musicales de Ensenada, un invitado de San Diego en el Bajo Eléctrico y un Baterista invitado, todos bajo la dirección del maestro Pavel Getman.

En el cierre de la temporada 2004-2005, La Orquesta de Baja California, presentó el pasado jueves 23 de junio su gran “Noche de Gala Española”, desarrollando un programa de homenaje al gran músico español don Manuel de Falla, interpretando tres de sus más aclamadas, importantes y conocidas obras: “Noche en los Jardines de España”, “El Amor Brujo” y “El Sombrero de Tres Picos”, bajo la conducción de su Director Musical Principal el maestro Angel Romero, acompañando como solista el maestro pianista Roberto Hidalgo. Este evento también se desarrolló en la Sala de Espectáculos del Cecut, el centro cultural y artístico al que confluyen los eventos de mayor relevancia en la ciudad.

Estos tres conciertos se desarrollaron en un ambiente pleno de alegría, musicalidad y de relevancia para la ciudad de Tijuana, concediéndole una importancia a la vida artística, musical y cultural comparable con las grandes urbes.

Tijuana es una ciudad plácida y segura, la inseguridad de la que tanto se torna y se habla, se da únicamente en personas que observan una conducta dudosa, que tienen una manera de vivir fuera de la ley, que no se ajustan a los principios y valores morales o que por una imperiosa necesidad tienen que desplazarse a deshoras de la noche por lugares y sitios obscuros e inhóspitos, hecho que sí sucede. En Tijuana hay gethos de pobreza como en tantas ciudades y aquí es donde suceden hechos de sangre, robos y latrocinios; creo que la gente de buen vivir, no debe preocuparse, únicamente desplazarse cuando tenga que hacerlo, sobre todo por la noche, con las precauciones debidas.

Return to the Frontpage