June 23, 2000


La Enfermedad HIB - Sigue Siendo Una Amenaza Grave Para los Niños Afroamericanos e Hispanos

La haemophilus influenzae tipo b, también conocida como HIB, sigue siendo un problema de salud grave para los bebés y niños pequeños dentro de ciertos grupos de la población porque la Hib continúa circulando y porque dichos grupos no hacen uso debido de las vacunas. En todo el mundo, la Hib es la causa principal de la meningitis bacteriana, una enfermedad que contribuye a que ocurran mundialmente tantas como 600,000 muertes al año entre niños menores de cinco años. La meningitis bacteriana puede causar atraso mental, pérdida auditiva, ceguera parcial, discapacidad de aprendizaje, anomalía en las habilidades motoras, convulsiones y en los casos más graves puede causar la muerte de los niños.

En la última década, la introducción de la vacuna Hib ha ocasionado que los casos que ocurren en los Estados Unidos hayan disminuído el 99%, una cifra impresionante. Sin embargo, la circulación e incidencia general de la enfermedad Hib sigue siendo mayor entre los afroamericanos, hispanos e indios norteamericanos que entre ningún otro grupo étnico o racial. Se ha visto que la incidencia de la meningitis Hib continúa siendo de dos a cuatro veces mayor entre los niños afroamericanos que entre los niños blancos. Además, la incidencia de la enfermedad con características invasoras generalizadas es cuatro veces mayor en afroamericanos que en blancos y también se ha visto que es mayor entre los hispanos.

A pesar de que la enfermedad Hib puede causar la muerte, hacer que un niño no pueda hablar, caminar o desempeñar sus actividades diarias por si solo, puede ser prevenida y por último, eliminada. Los niños que pertenecen a estos grupos de alto riesgo tienen que ser vacunados.

Para ayudar en este empeño, la Sección de Pediatría de la National Medical Association (NMA-Asociación Médica Nacional) y el National Council of La Raza (NCLR-Consejo Nacional de La Raza) se han unido en un esfuerzo educativo en curso sobre la salud pública para lograr que se lleven a cabo inmunizaciones completas y oportunas con la meta de eliminar la enfermedad Hib, en particular, entre estas poblaciones de alto riesgo. Los padres y los profesionales de la salud, son la clave para eliminar la Hib al asegurarse que todos los niños pequeños reciben la serie de vacunas Hib de acuerdo con el programa recomendado. Hable con su profesional de la salud si no está seguro que su hijo ha sido vacunado. Todos debemos poner de nuestra parte.

Regrese a la Portada