June 22, 2001

The Fast and The Furious - Emocionante Mundo de Carreras Callejeras de Autos Importados

Para Dominic Toretto (Vin Diesel) los carros son su mundo, y en el mundo de las calles, él es el rey. Durante el día prepara carros de carrera, instalándoles sistemas de velocidad computarizados que los hace volar, sin importar la marca o modelo. Por las noches, Dom se la pasa en las calles, compitiendo y retando a cualquiera que tenga el valor de enfrentársele, con apuestas que a veces llegan a $10,000.

Las carreras son un evento intenso. Mitad teatro callejero, mitad campo de batalla, todo intensificado por la adrenalina, la tensión sexual, y las altas velocidades. Multitudes se dan cita en calles por lo general desoladas para aclamar, abuchar, y sentirse parte del grupo. Dominic es el líder indiscutible de esta subcultura, paseándose entre ellos como una verdadera estrella de rock, entre los sonidos de los motores rugiendo, listos a probar sus límites.

Para Brian (Paul Walker) este ambiente es intoxicante y quiere probar sus límites hasta lo máximo. Aunque él piensa que está listo para competir en esta liga, los demás lo perciben como un novato. Intenta ganar la confianza y la aprobación de Dominic, compitiendo con su propio carro preparado. Luego de un peligroso encontronazo con Johnny Tran (Rick Yune), Dominic decide incluir a Brian en su círculo. Su hermana Mia, también ha decidido que le gusta lo que ve. El único problema es que nadie sabe que es un policía.

Brian es un policía encubierto que está investigando una serie de secuestros de camiones. La policía y el FBI están tratando de resolver el caso antes que los camioneros tomen la ley en sus manos. El dinero corre abundante en las carreras callejeras, y los policías saben que no todo es limpio. Ambos Dominic y Johnny son sospechosos de estos crímenes.

A la vez que la rivalidad entre los grupos de Dominic y Johnny se intensifica, los lazos entre Brian, Dom, y Mia se van estrechando. Brian se identifica fuertemente con Dom, y su atracción por Mia es imposible de ignorar. Pero sobre todo, es un policía, y la presión por parte de sus jefes de resolver los secuestros, es cada vez mayor. Brian se encuentra entre la espada y la pared y tiene que decidir con quien yace su lealtad que está dispuesto a llegar.

Universal Pictures presenta The Fast and the Furious, el primer largometraje que expone el emocionante mundo de carreras callejeras de carros importados. Dirigida por Rob Cohen y producida por Neal H. Moritz, quienes anteriormente colaboraron en The Skulls, y en The Rat Pack, The Fast and the Furious, cuenta con la participación de Paul Walker, Vin Diesel, Michelle Rodriguez, Jordana Brewster, Rick Yune, Chad Lindberg, Johnny Strong, Matt Schulze, Ja Rule, Ted Levine y algunos de los autos más extraordinarios del planeta.

"Es primitivo. Es preciso. Es un mundo aparte, con sus rituales, lenguaje, pruebas de fuego, héroes, villanos, y con un drama arrollador", dice Cohen, quien tuviera la oportunidad de tomar parte de esta subcultura, participando en varias carreras, tarde en las noches, regularmente en parques industriales en el área de Los Angeles. "Es un pasatiempo y un estilo de vida, deslumbrantemente multicultural, que se ha expandido desde Los Angeles por el mundo entero mediante revistas, computadoras, jerga y ese innato deseo humano de probar los límites".

The Fast and the Furious es una película de acción, centralizada en sus personajes. Le ofrece a la audiencia la oportunidad de sentirse en control de unos autos que simultáneamente se sienten muy familiares y extraordinarios. En el nuevo lenguaje se llaman, "rice comets", haciendo referencia a sus raíses Asiáticasautos sub-compactos, general-mente japoneses, algunas veces alemanes, los cuales son totalmente reconstruídos con precisión artística por sus delicados dueños, los cuales se gastan miles de dólares preparando los motores y la hojalatería antes de llevarlos a las calles a competir en carreras de medianoche, que algunas veces están al margen de la ley.

"Se ha escrito y dicho tanto sobre el lugar que ocupa el auto en el desarrollo de la cultura Americana", comenta Cohen. "El auto es un símbolo de libertad y movilidad. Hay un momento en la vida en el cual somos completamente dependientes de nuestros padres para movernos. Finalmente, al cumplir los 16, sacamos la licencia de conducir. Desde ese momento, eres libre. Y nunca se olvida, que el auto fue lo que te dió esa libertad".

Regresar a la Portada