June 21 2002

Comentario

Sr. Bush, Derrumbe La Muralla

Por José R. Uzal

Los Estados Unidos no pueden seguir dándose el lujo de usar la inmigración como un tema para manipular la opinión publica. Nuestra nación debe establecer una política migratoria basada en nuestras necesidades y no en el color de los ojos de los inmigrantes o como reacción a la demagogia de candidatos presidenciales.

Para poner el tema migratorio en perspectiva, Estados Unidos tiene que considerar a Canadá y México de una forma diferente al resto del mundo. El Acuerdo de Libre Mercado en Norte América (NAFTA) fue aprobado por el Congreso de Estados Unidos en Noviembre de 1993 y entró en efecto en Enero 1, 1994. NAFTA se diseño como la base de un futuro Mercado Común de Norte América. La intención original era la de hacer las fronteras entre los tres países lo más inconspicuas posible creando el área de libre comercio mayor del mundo. Canadá llegó a tener frontera libre con Estados Unidos pero a México le construímos una muralla. Tres años después de que el muro de Berlín fuera derrumbado por el peso de la libertad. La retórica xenofóbica de los candidatos presidenciales durante el período electoral en 1996 causó que Estados Unidos levantara otro muro.

El problema migratorio con México es un problema de percepción y no de realidad. Es una falacia que sale a relucir cada vez que la economía nacional entra en un periodo de contracción o durante las elecciones presidenciales. El resto del tiempo los Mexicanos y Guatemaltecos nos ayudan a tener un sector agrícola que alimenta al mundo, a mantener la inflación bajo control y a completar todos los trabajos manuales que la clase pudiente y educada no quieren hacer o tienen tiempo de hacer.

De acuerdo a cifras de la Fundación de Ley Migratoria de América, menos de un millón de inmigrantes arriban a Estados Unidos anualmente. De estos 700,000 son inmigrantes legales con residencia permanente. Otros 150,000 entran legalmente como refugiados huyendo de persecuciones políticas. Los inmigrantes documentados constituyen el 1% de la población y contrario a al opinión publica no cruzan las fronteras con Canadá y México... La falacia de que todos los ilegales son mexicanos fue destruída el 11 de Septiembre. La realidad es que 6 de cada 10 ilegales entran a Estados Unidos legalmente y se quedan después que la visa caduca. El Instituto Urbano corrobora esta cifras “solo cuatro de cada 10 indocumentados entran por la frontera sur,” y añade los siguientes datos: “de cada 100 indocumentados solo el 39% son Mexicanos pero son el 90% de los arrestados y consumen el 85% de los recursos disponibles para combatir este problema.”

Presidente Bush, los Estados Unidos tiene que dejar de establecer su política migratoria basándose solamente en lo que ocurre en la frontera con México.

El control estricto de la frontera con México no ha podido detener la inmigración ilegal pero ha causado abusos de derechos humanos, muertes y confusión. La administración esta cortejando al voto hispano y como parte de este esfuerzo ha creado un Plan de Acción para la frontera de US-México. El primer paso debería ser el crear una Comisión Bicameral y Bi-partidista para estudiar e implementar la destrucción de la odiosa muralla y la creación de un verdadero Mercado Común Norteamericano.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Return to the Frontpage