June 20, 2003

Más vale prevenir que lamentar

Inauguran la Ventanilla de Salud como parte de los servicios ofrecidos por El Consulado General de México en San Diego

Por Mariana Martinez

Todo aquel que salga de su país, sin importar sus circunstancias particulares, tiende a sentirse muy vulnerable; el aislamiento de no hablar el idioma, de pertenecer a otra raza y estar en un lugar que no conoce, que se traduce en desconfianza, miedo al rechazo y a la burla y el sentimiento de que no se tiene derechos fuera de su patria. Si a esto se le une la circunstancia de no estar en forma legal en ese país o en espera de una resolución sobre su permanencia en él, las cosas pueden ser mucho más graves.

Este aislamiento se traduce en falta de acceso a la educación, la cultura y sobre todo a la salud. El derecho a estar sano, considerado inalienable por la mayoría de los gobiernos y los programas que de ellos derivan, se enfrentan actualmente con una problemática singular: El movimiento masivo de grandes poblaciones de un lugar a otro. Este fuerte patrón migratorio, generalmente enfilado hacía el norte representa una problemática más compleja que la que puede ser atendida con programas de atención en el propio territorio, y requiere soluciones que tomen en cuenta estos patrones migratorios.


Roberto Tapia-Conyer, Sub-secretario de Salud en México.

Estados Unidos es uno de los países receptores de migrantes, en donde según estadísticas de El Centro de Investigación de Políticas Públicas de la Universidad de California (http://www.ucop.edu/cprc):

Actualmente viven en Estados Unidos 35 millones de latinos.

21 millones, es decir 60% de los latinos son de origen mexicano; 8.5 millones nacidos en México, 2 millones naturalizados 6.5 millones no ciudadanos.

11 millones de personas latinas viven actualmente en el estado de California, 8.5 millones son de origen mexicano, es decir 25% de la población total del estado, 44% del total nacional de Mexicanos vive en California, la mayoría concentrados en Los Ángeles.

Desde hace 13 años el gobierno de México ha buscado concretar acuerdos y crear programas de ayuda que mejoren la calidad de vida de los migrantes pero no es hasta últimamente que esto se está traduciendo en programas ya establecidos.

En cuestión de salud, el Consulado General de México en San Diego y en Los Ángeles iniciaron este miércoles 11 de junio (a pesar de que Los Ángeles lleva ya un mes operando) un programa piloto denominado Ventanilla de Salud, que implica la participación directa de nueve organismos, entre ellos, la Secretaría de Relaciones Exteriores, California Endowment, Education and Advocacy Consumer Center for Health y US-Mex Border Health Commission que juntos aportaron cerca de un millón de dólares de inversión, auspiciado en principio por la Fundación de California Endowment con una aportación de 746 mil dólares.

Dicho programa busca atender 70,000 personas este año, y llegar a 174,000 atendidos —sólo en el área de San Diego— al terminar el periodo de prueba, de dos años. De ser exitoso, se buscará que este programa se expanda a los 47 consulados mexicanos en Estados Unidos, empezando por ciudades con fuerte presencia migrante, tales como Chicago y Houston.

La Ventanilla de Salud

El programa de la Ventanilla de Salud fue presentado el pasado miércoles 11 de Junio con la presencia del Sr. Roberto Tapia-Conyer, sub-secretario de Salud (Mx); Sr. Cándido Morales, Director del Instituto de los Mexicanos en el Exterior; Sr. Michael Drake, vicepresidente de asuntos de salud de la Universidad de California y Cinthya Téllez vicepresidenta de la mesa directiva del California Endowment.

¿En qué consiste el programa de la Ventanilla de Salud?

La ventanilla de salud es pensada como un lugar dentro del consulado, al que los migrantes —de cualquier nacionalidad— pueden acercarse a recibir información sobre su acceso al sistema de salud de este país. Su objetivo es orientar a los mexicanos que residen en Estados Unidos sobre las oportunidades de acceder a servicios locales de salud y la prevención de algunas enfermedades comunes.

La idea es conocer y sistematizar en un directorio que instituciones son aptas para atender todo tipo de casos: personas residentes, legales, ilegales o con estatus migratorio en proceso y simplificar los pasos a tomar según cada situación.

Estas personas buscarán orientar a la comunidad latina en general sobre sus derechos de acceso a la salud; como obtener seguro médico o ayuda –en caso de ser candidato para ello– y dar a conocer los subsidios que da el gobierno federal y estatal a hospitales y clínicas para atender a la gente de bajos recursos, buscando sacar mejor provecho de los programas de salud ya implementados en este país.

Este programa puede crear incertidumbre entre la comunidad Californiana, porque algunos escépticos podrán cuestionar ¿Éste programa que facilita acceso al sistema de salud, no resultará en altos costos, terminando de derrumbar el sistema de salud de California? ¿Llamará a mayor número de personas a emigrar a este país?

Según explicó el Sr. Drake, vice-presidente de asuntos de salud de la Universidad de California, EU ha tenido una política de salud que él que denominó “sistema de enfermedad” en el que la mayoría de los recursos se enfocan para curar enfermedades avanzadas y no a la prevención; esto resulta mucho más costoso que una detección temprana de la misma dolencia, por lo que los nuevos programas —como la ventanilla de salud— hacen énfasis en reducir daño y costos al detectar y controlar enfermedades. Según sus cálculos, por cada dólar que se gasta en prevención, se gastan $3999 en tratamientos y ese desequilibrio tiene un alto precio para todos los contribuyentes.

Según cifras manejadas por El Centro de Investigación de Políticas Públicas de la Universidad de California, 91% de la fuerza laboral agrícola de California es nacida en México y la producción que generan el total de los trabajadores agrícolas en California es de 30, 000 millones de dólares anuales.

Solo un tercio de los trabajadores agrícolas en Estados Unidos tienen seguro médico.

Desde la raíz.

Según informó el Sr. Roberto Tapia-Conyer para atacar los graves problemas de salud, no sólo de la comunidad migrante, sino de los mexicanos en general, se ha estado otorgando información sobre la manera de mantenerse sano desde los once estados conocidos con mayor expulsión de migrantes hacía los Estados Unidos, agregándose información sobre sus derechos y el acceso a ayuda consular.

El servicio iniciado en México por el programa “vete sano, regresa sano” se extenderá a los consulados Mexicanos, a través de educadores que estarán hablando con la gente que va al Consulado a tramitar documentos como el pasaporte o la matrícula consular. Por lo tanto será una opción para atender las preguntas sobre diversas enfermedades y su oportuna prevención, como la vacu-nación, exámenes de VIH, cáncer, colesterol, alta presión y diabetes.

Esto se está volviendo de vital importancia considerando que se ve un crecimiento importante en los casos de VIH en comunidades rurales con alto índice de migrantes, donde las familias se ven separadas por largos periodos de tiempo y aumentando el riesgo de infidelidad y uso de prostitución, aumentando el riesgo de contraer enfermedades sexualmente transmisibles, incluyendo el VIH.

Esto aunado con las cifras de El Centro de Investigación de Políticas Públicas de la Universidad de California que dicen:

 1.2 millones de Mexicanos en Estados Unidos han sido diagnosticados con diabetes.

 En 1999 el 25% de los enfermos de SIDA de California eran latinos, 40% de origen Mexicano y de estos, 86% nacieron en México.

 17% de las latinas de California padece cáncer cérvi-couterino invasivo, (en la población femenina blanca no latina, la cifra es de 7.4%)

 La causa de muerte más importante entre los latinos son las enfermedades cardiovasculares.

 La tasa de nacimientos de niños de madres adolescentes es casi 4 veces mayor entre latinas que entre adolescentes blancas.

Este programa establecido por la Secretaría de salud denominado “vete sano regresa sano” es parte de una iniciativa de salud con un gasto inicial de 55 millones de pesos a los que se suman los $500,000 dólares que aporta el Consulado, de su presupuesto, para dar continuidad al proceso de cuidado de la salud de todos los mexicanos.

Además de lo anterior, cuidar la salud de los habitantes del estado de California es también un asunto de salud pública.

Return to the Frontpage