June 20, 2003

Comentario

Propiedad de la Vivienda: El Camino a la Prosperidad

Mel Martinez
Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos

Cuando Carlos y Jane Arias inmigraron desde Perú a los Estados Unidos, trajeron el sueño de poseer. Pero eso parecía destinado a estar fuera de su alcance.

Esa familia no hablaba inglés. No tenían antecedentes de crédito en este país. E incluso si hubieran reunido las condiciones para recibir una hipoteca, tenían poco dinero para el pago inicial y los gastos de cierre.

Pero, con la ayuda de un programa de educación para compradores de vivienda, financiado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD, por sus siglas en inglés), la familia Arias pudo avanzar en el proceso de lograr crédito y negociar una hipoteca.

A los 18 meses de llegar a este país, ya no eran más nuevos inmigrantes con pocas esperanzas de jamás ser dueños de su propio hogar: Carlos y Jane eran propietarios orgullosos de su vivienda.

El presidente Bush está comprometido a ayudar a más familias a que descubran por si mismas –tal como lo hizo la familia Arias– la seguridad y el sentimiento de orgullo que acompaña el ser propietario de vivienda. El Presidente impuso en todo el Gobierno una acción para lograr que la propiedad de la vivienda sea una opción accesible para cada familia que la busque. Por segundo año consecutivo proclamó a junio como el Mes Nacional de la Vivienda Propia e instruyó a HUD para que lleve el mensaje de la vivienda propia a todas las comunidades de la nación.

El omnibús “Expreso de la Vivienda Propia” de HUD está transmitiendo ese mensaje, viajando en junio por el país, poniéndose en contacto con las familias con recursos que puedan acercarlos a la vivienda de sus sueños. Además, cada una de las oficinas regionales y locales de HUD está destacando el mensaje de la vivienda propia durante el mes mediante ferias y otros eventos informativos.

La propiedad de la vivienda crea inversionistas en la comunidad que tienden a participar en caridades e iglesias. Inspira responsabilidad cívica. Ofrece a los niños un medio estable de vida que influye sus desarrollos personales de muchas maneras positivas y que pueden registrarse.

Y para la gran mayoría de las viviendas, la vivienda propia sirve como un motor para la movilidad social y la ruta hacia la prosperidad. El año pasado la población dedicó (80.000 millones de dólares) de la riqueza que habían acumulado en sus viviendas para realizar inversiones en educación, bienes de consumo y negocios nuevos.

La propiedad de la vivienda es más que un símbolo del Sueño Americano, es la base de nuestro estilo de vida.

Sin embargo, muchas familias encuentran el camino hacia la propiedad de vivienda bloqueado por barreras persistentes y difíciles:

 Las familias de ingresos bajos que podrían afrontar la cuota hipotecaria mensual, a menudo no pueden reunir el dinero necesario para el pago inicial. Enfrentar los costos iniciales para la compra de la vivienda es la barrera más a menudo citada por las personas cuando se les pregunta sobre los obstáculos para comprar una vivienda.

 Para quienes no han pasado por el proceso de adquirir una vivienda, el trámite puede ser un laberinto confuso de palabras no usuales e información no confiable. Esto es especialmente cierto para los inmigrantes y otros para los cuales el inglés es un segundo idioma.

 En algunas partes de los Estados Unidos la familia trabajadora promedio puede tener dificultades para encontrar una vivienda dentro del precio que puede pagar.

 Algunas familias no pueden obtener una hipoteca que puedan pagar debido a que no tienen antecedentes de crédito o sus antecedentes de crédito no son buenos. Otros compradores potenciales de vivienda tienen problemas para encontrar opciones de finan-ciamiento que se ajusten a su presupuesto.

La Administración Bush está eliminando esas barreras ofreciendo nuevos instrumentos y recursos para los propietarios de vivienda del mañana.

Por ejemplo, la Iniciativa para el Pago Inicial del Sueño Americano (American Dream Down Payment Iniciative), para la cual el presidente Bush ha destinado 200 millones de dólares en el 2004, ayudará a hacer una realidad la propiedad de viviendas anualmente a 40.000 familias con recursos ajustados.

Otro programa ambicioso de HUD brindará educación en materia de vivienda a 500.000 propietarios por primera vez, el año que viene, Ayudar a las familias a aprender acerca de los préstamos y servicios disponibles y como identificar y evitar a los prestamistas inescrupulosos es crítico para el aumento de la propiedad de la vivienda.

El Gobierno está aumentando los fondos para los programas de subsidios que las comunidades pueden usar para construir viviendas accesibles para familias de ingresos bajos. Un crédito impositivo propuesto ayudará a la construcción de viviendas en áreas donde escasean.

Y HUD está realizando reformas fundamentales en el proceso de compra de viviendas para que sea más simple y menos costoso para los consumidores.

El gobierno del presidente Bush, mientras que mantiene la creencia de que la propiedad de la vivienda beneficia a toda familia, está particularmente centrado en el aliento a la propiedad de vivienda entre las minorías.

Hoy en día una cantidad record de habitantes posee su vivienda, sin embargo se mantiene una brecha entre las tasas de propietarios de minorías y las de los no minoritarios. Las familias africano-americanas, hispanas y asiático americanas, con un margen significativo, tienen menor porcentaje de propietarios de viviendas.

El presidente Bush anunció hace un año un plan decidido para cerrar esa brecha y crear 5,5 millones de nuevos propietarios de viviendas de minorías para el año 2010. Planteó El Desafío para América de la Vivienda Propia (America’s Home Ownership Challenge), a las industrias de bienes raíces, financiación de hipotecas y de construcción de viviendas y les pidió que se unan al Gobierno en su compro-miso para incrementar las tasas de propiedad de vivienda entre las minorías.

HUD respondió poniendo en vigencia el “Programa para la Sociedad para el Sueño Americano (Blueprint for the American Dream Partnership), una colaboración sin precedentes que está creando nuevas oportunidades para la propiedad de la vivienda uniendo los recursos del gobierno federal con los del sector privado.

El gobierno del Presidente Bush no estará satisfecho hasta que se supere la brecha de propiedad de viviendas para las minorías.

El caso de la familia Arias y su éxito en concretar el Sueño Americano, brinda ins-piración a cada familia que busca su propio hogar. Con la ayuda de los programas apoyados por HUD, familias en todo el país, que en un momento no consideraron la adquisición de una vivienda como una opción, están viviendo ahora experiencias similares.

El camino hacia la prosperidad comienza con el hogar propio. Para aquellos dispuestos a iniciar esa jornada, HUD y sus socios están listos para señalarles el rumbo.

Para saber más, visite HUD online en www.hud.gov o espanol.hud.gov

Return to the Frontpage