June 17, 2005

El Voto de los Mexicanos en el Exterior: Cuestión de Congruencia

Resolvamos hoy, los problemas del mañana

Por: Luis Manuel de la Teja

A 10 días que comience el periodo extraordinario de sesiones del Congreso Federal, en el que se resolverá el dictamen del Voto de los Mexicanos en el Exterior, turnado por el Senado de la República, es tiempo que aflore la congruencia entre los diferentes actores, políticos, y lideres de comunidades mexicanas en el Exterior para respaldar esta reforma que aunque insuficiente en su alcance posibilitaría el voto a 4 millones de mexicanos en los Estados Unidos.

Es cierto que esta reforma dejaría fuera de las elecciones del 2006 a 17 millones de mexicanos que residen en los EU que no cuentan con credencial para votar, razón que argumenta el frente de Mexicanos Ausentes de Al Rojas, para descalificar la reforma, argumentando que es inaceptable por no reconocer los derechos plenos de los mexicanos en el exterior.

Así como no existe una sociedad mexicana homogénea, así tampoco existe una comunidad mexicana en los EU. Existen tres clasificaciones: Los que cumplen un ciclo temporal laboral, que serán los que en su mayoría votaran porque regresan a su lugar de origen. Los residentes permanentes que viven en los EU, pero que cuentan con casa en México. Y finalmente los México-americanos que prácticamente están preocu-pados más por sus derechos en los EU.

Ciertamente todas las fuerzas políticas coinciden en que progresivamente esta reforma considerara a todos los mexicanos, sin distinción. Sin embargo aun no hay una política del Estado mexicano que oriente su participación colectiva más allá del envió de remesas y del programa 3 x 1 que por su éxito, ahora será 4 x 1, con la participación del Banco Interamericano de Desarrollo que respaldará este programa social de desarrollo sustentable.

Congruencia es lo que se espera de los actores políticos y sociales para la aprobación de este derecho que siente las bases para perfeccionarlo en lo sucesivo. Actitudes como las de la organización por el Voto Ausente de Al Rojas solo perjudican el proceso de aprobación. Aunque es insuficiente, crea una base, un precedente de sujeto político real activo.

Ciertamente México está en proceso de democratización, los partidos políticos como bien lo dijera el embajador de México en Europa, Porfirio Muñoz Ledo son herederos de un régimen autoritarista. Aparentemente se aprecia mayor compromiso del gobierno mexicano para con sus migrantes.

Prueba de ello es la reciente aprobación del fideicomiso para los exbraceros, cuyo fondo es de 298.5 millones de pesos que serán distribuidos a partir del mes de julio cuando la comisión técnica que se instale para este fin determine el monto que recibirá cada trabajador que compruebe que laboro en los Estados Unidos de América bajo este convenio de trabajadores braceros.

Con esta reivindicación social, se ha acuñado una nueva nomenclatura que implica su inclusión en la comunidad política: de ser bracero, paso a ser migrante, ahora se le denomina mexicano en el Exterior.

Esta denominación implica su reconocimiento como parte de la comunidad política de la que es miembro.

Avanzar en las reformas al Código Federal de Procedimientos Electorales para este periodo extraordinario, abrirá el umbral de 12 años de marginación política en la que han permanecido los mexicanos en el Exterior. Es tiempo de congruencia y de elemental justicia social.

Return to the Frontpage