June 16, 2000


Ojos Bailadores

Por Oyamel González

Está pasando una escoba con falda.
Ahí vienen sus hermanas perdidas dos minutos después, no faltaba más.

 

Observándolo, analizando los traseros de las hipopotamas caminando despacio, como si tuvieran todo el tiempo del mundo, hacia una alberca de lodo después de comer,

me doy cuenta que no me ha estado escuchando.

Otro minuto pasa y mi indecisión se desaparece en cuanto sus ojos bailadores se mueven de un cha-cha-cha a un strip-tease.

Casualmente le paso las infinitas gracias de todo el café por ofrecerse a pagar todas las cuentas.

Por último, le digo tristmente que, "No te molestes en llamarme porque me voy a vivir a Alaska. Adios"

Regrese a la Portada