June 15, 2001

El Lenguaje No Debe Ser Barrera a Mejores Servicios de Salud

Los Intérpretes Son un Eslabón Crítico Entre los Doctores y Pacientes Que No Hablan Inglés

Por la Dra. Elena Rios

WASHINGTON, D.C. - En la medida en que la nación se vuelve más diversa y multilingüe, así también debe volverse nuestro enfoque hacia la salud. Esta necesidad se vio dramáticamente ilustrada hace poco cuando una mujer de 23 años dió a luz en el descanso de una escalera en un restaurante del centro de Bethesda, Maryland, mientras buscaba ayuda.

Había ayuda para ella. Si la mujer hablara inglés, (es de América Central o Sur), habría tenido conocimiento de los servicios de salud. Pero ni ella ni su hijo disponían de ese lujo.

Con el aumento en 58 por ciento de la población hispana en la última década, la necesidad de ayudar a todos los americanos a que sean miembros productivos de la sociedad y a que realicen el sueño americano es aún más urgente.

La nación no puede cumplir con esta necesidad al pasar por alto los que no hablan inglés. De lo contrario, deberíamos abrazarlos y ayudarles con intérpretes y lecturas en sus propios idiomas hasta que puedan funcionar bien en inglés.

Pero legislación introducida este año por el representante republicano de Arizona, Bob Stump, revocaría la orden del presidente Clinton que dirige a las agencias a que se aseguren de que los que no hablan inglés tengan acceso equitativo a los servicios federales.

Como una organización que representa a médicos hispanos por todo el país, la Asociación Nacional Hispana de Medicina cree que esta legislación es de corto alcance y poco inclusiva, por decir lo mejor.

La legislación contradice la esencia misma del Título VI del Acta de Derechos Civiles de 1964, que prohibe que los que reciben asistencia federal discriminen en base a la raza, el color o el origen nacional. Las cortes han determinado que tal prohibición incluye la discriminación por el lenguaje o la capacidad de hablar inglés.

Sería un error costoso y de perpectiva trunca eliminar la Guía de política sobre la proficiencia limitada del inglés de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos Estadounidense, emitida el 30 de agosto de 2000. Esta política realzará la capacidad de acceso de los pacientes de proficiencia limitada del inglés a programas con fondos federales que son críticos en la mejora de la calidad de los servicios de salud para todos los americanos - y así recortar los costos totales para el sistema de salud.

Para acceder al sistema de salud, primero es necesario comunicarse con los médicos. De otra forma, si no se entienden los pacientes y los doctores, nuestro sistema de salud sería igual a la medicina veterinaria. Esto no es aceptable.

Los intérpretes son un eslabón crítico en la cadena de servicios de salud. Previenen el intercambio de información errónea entre doctores y pacientes - desde la descripción correcta de una enfermedad por parte del paciente hasta las instrucciones capaces de salvarle la vida que imparte el médico. Con los intérpretes, los pacientes pueden hablar francamente. No se sienten avergonzados ni tímidos al describir su enfermedad como se sienten cuando está presente un miembro de la familia.

Durante la última conferencia de la Asociación Nacional Hispana de Medicina, 700 personas oyeron a los presidentes de varias asociaciones médicas mientras discutieron sus perspectivas sobre el suministro de intérpretes y materiales traducidos. Las asociaciones incluyeron a la Asociación Médica Americana, la Academia Americana de Pediatría, la Academia Americana de Médicos de Familia, el Colegio Americano de Médicos, la Sociedad General de Medicina Interna y la Asociación Nacional Médica y la Asociación de Médicos Indígenas Norteamericanos. Varios de los líderes dijeron que les preocupaba que la política del Departamento de Salud y Servicios Humanos se volviera una carga económica a los proveedores de servicios de salud y por ende desincentivara la provisión de servicios de salud a pacientes de Medicaid.

Después de oir a estos grupos, la Asociación Nacional Hispana de Medicina apeló al Secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Tommy Thompson. Pensamos reunirnos con Thompson para hablar de las políticas de reembolso que existen hoy en el gobierno federal con el propósito de servicios lingüísticos. Las políticas de reembolso deben ser expandidos y realzados públicamente.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos también debe comenzar a recolectar informaciones sobre el número de personas que hablan idiomas que no sean inglés para determinar cuánta necesidad existe para el reembolso de servicios lingüísticos. A partir de estas informaciones, el gobierno debería reorientar los fondos para financiar nuevos programas de servicios lingüísticos para abarcar esta necesidad creciente.

Además, grupos de apoyo a los inmigrantes se reunieron con oficiales de la Casa Blanca recientemente. Aunque salieron de la reunión sin saber lo que podría hacer el presidente Bush referente al tema, un vocero de la Casa Blanca luego fue citado diciendo que no había planes de revocación de la orden.

No nos engañemos. Nos estamos volviendo cada vez más una sociedad multilingüe. El español está prosperando en este país. Univisión, la cadena televisiva en español número uno en los Estados Unidos es también la quinta cadena a nivel nacional. Para el año 2007 se proyecta que el chino será el idioma número uno del Internet.

Algunas comunidades ya se están preparando para una sociedad multicultural. Oakland, California, donde se oye hablar con frecuencia el español y el chino, aprobó hace poco una orden que requerirá que los departamentos municipales que tratan con el público ofrezcan traductores y materiales traducidos. Se cree que ésta es la primera orden del estilo en California - y quizás en toda la nación - que asigna por mandato la contratación de personal bilingüe en las agencias de gobierno. San Francisco está considerando implementar un mandato similar.

No es prudente pasar por alto lo que está ocurriendo en nuestro país. La Asociación Nacional Hispana de Medicina quiere trabajar con la nueva administración para que las diferencias lingüísticas no sean más una barrera a los servicios de salud y para que todos los americanos tengan mejor salud.

La Doctora Elena Ríos es presidenta de la Asociación Nacional Hispana de Medicina que representa a médicos hispanos en todo el país. La misión de esta organización es de mejorar los servicios de salud para los hispanos y los subatendidos de los Estados Unidos. Los que deseen correponder con la Doctora Ríos pueden dirigirse a NHMA, 1411 K Street, N.W., Suite 200, Washington, D.C. 20005.

Regresar a la Portada