June 13, 2003

Alma Peregrina: Entrevista con Carlos Von Son

Por Mariana Martinez

Carlos Von Son es profesor de Estudios Latinoamericanos contemporáneos en la Universidad de San Marcos. Da clases de historia del arte, humanidades, literatura latinoamericana, cultura mexicana y de vez en cuando, de español.

Es, además, prolífico escritor de cuento, poesía, ensayo y obras de teatro. Miembro activo de la comunidad, Von Son forma parte del comité de organización para la celebración del día de muertos en Ocean Side y organizador del II encuentro Panamericano de Editoriales y literaturas alternativas, en la ciudad de Tijuana, ocasión en la que me concedió una entrevista.

Antes de empezar la deliciosa entrevista, se presenta a sí mismo diciendo: “Nací en la ciudad de México, desde muy joven me fui a vivir al estado de Michoacán, a Morelos, a Zihuatanejo y a Can Cun… a todas partes. Vivía yo en el estado de Morelos, en una parte muy bonita y tuve un accidente de cacería; un amigo se resbaló y se le disparó la escopeta y me lastimó la columna vertebral, y traté de regresar a la universidad y era una pesadilla: No había rampas, no había elevadores, las puertas muy angostas, de verás una pesadilla.

Mi hermano menor —el fotógrafo— vino a hacer un trabajo a California y regresó y me platicó de las rampas, de las universidades y del acceso. Y yo no tenía acceso a la educación porque para tenerla tendría que tener acceso a los edificios. Entonces con mucho dolor, porque mi país no me daba ese acceso, vendí todo, corrí el riesgo y llegué aquí en el 86.”

¿Fue difícil la adaptación de Morelos a California?

Siempre es difícil, adaptarte de rural a suburbano.

Los primeros años no podía salir de los Estados Unidos y extrañaba a mi familia, mi comida... pero, pues te adaptas y de cierta manera la distancia te hace apreciar mucho más... de todas maneras yo adoraba mi cultura.

Si, extraño mucho vivir en México, tal vez algún día regrese, no sé.

La distancia siempre te da una apreciación diferente, te da una distancia crítica pero también te da esta nostalgia que se vuelve como obsesión, porque es algo que perdiste y siempre quieres recuperar y eso es imposible, porque aunque uno regrese a México, ya no soy el mismo Mexicano, ya viví en el limbo entre ser norteamericano y Mexicano.

Uno siempre trata de recuperar lo irrecuperable a través de la escritura, y esa es la idea en Alma Peregrina; es el hombre saliendo de la computadora tratando de recuperar a la mujer que perdió, lo intenta por medio de la escritura y la recupera, mientras escribe pero esta creando otro momento que va a querer recuperar, pero la mujer no puede volver.

Eso me encanta de la vida.

¿Tu pasión desde el principio fueron las letras?

Fíjate que sí, estaba muy chico y hacía poemitas aquí y allá. Después con muchas influencias me decidí a estudiar agricultura porque me gustaba también mucho el campo. Dejé de escribir, me fui al campo, escribía muy poco, disfrutaba el campo, pero después tuve un accidente y como ya no podía trabajar en el campo pues, regresé a las letras.

¿Y como fue regresar?

Empecé con cuento y de repente me dieron ganas de escribir poesía y después vino el teatro y tengo varios cuentos que he estado publicando después de la colección de Qué de que y ahora estoy trabajando un libro de cuentos, pero tengo cuentos publicados en el Universo del Búho y en varios lados y después los voy a juntar y estoy escribiendo ahora al mismo tiempo teatro, cuento y novela.

Mi abuelo materno escribía poesía y si no hubiera sido por la guerra civil española… el tuvo que dejar España y sufrió mucho porque era un líder de los republicanos y el escribía mucha poesía y yo leía sus poemas desde muy chico y siempre me sentía poeta.

Ahora escribo más narración que poesía pero…

Escribí ya dos obras de teatro, y últimamente el teatro me está llamando tremendamente. Ahora estoy escribiendo una novela: mi primera novela. He escrito cuentos pero el teatro me está gustando muchísimo.

¿Y te has involucrado con la dirección u otros aspectos de la producción teatral?

Me gusta la dirección pero es demasiado trabajo. Como que uno tiene muchos preconceptos, ya está preconcebido lo que quieres y me gusta más que alguien que no sea yo la dirija, pero me gusta dirigir también, de todos modos me vinculo.

¿Y tienes directores “confiables” con los que has trabajado?

Dos nada más, ahorita que son más “amateur” pero me acaban de pedir en la ciudad de Oceanside que para el Día de los Muertos, que se hace una celebración muy grande en Oceanside me pidieron que escribiera una obra de teatro acerca de los muertos y la vamos a representar en el Brook´s Theater el primero de Noviembre.

El Día de Muertos es en cierta manera la nostalgia de nuestro país y una de las cosas de la que nos agarramos para mantener esa identidad de esas tradiciones. Ha cambiado mucho, y la gente ve la tradición del día de los muertos como algo que está degenerándose y se está norteamericanizando, pero yo pienso lo contrario; yo digo que adquiere nuevos elementos y es una renovación… para mi, bienvenida, es válido desarrollar una nueva manera de realizar el festival del día de los muertos, a mi me encanta.

¿Encuentras una temática recurrente en tu trabajo?

Me gusta mucho la sensualidad, me encanta la idea de la muerte, no verla como algo trágico, me gusta más bien visto, como un proceso, como un estado continuó de eternidad.

Yo creo que la muerte —quizás por la cultura mexicana— es algo que sigue saliendo.

Me encanta la sensualidad de la mujer, estoy feliz de haber nacido hombre y también las batallas de la vida diaria.

El boom de la literatura Chicana-Latina en EU ¿lo consideras beneficioso a largo plazo?

Es beneficioso cualquier medio que tengamos para expresar nuestras voces, está la música que está muy comercializada pero sin embargo está presente y es una manera de hacernos presentes. En literatura USA Latino está empezando a sonar de una manera muy fuerte, y después de estar oprimidos tantos años, vamos a tener que sufrir una serie de evoluciones y cambios y van a venir varios momentos literarios dentro de ese proceso.

Pero por algo tenemos que empezar, y sobre todo hacer conciencia; hablando de política y estando involucrado.

¿Mezclas una postura política en tus textos?

De política no he escrito mucho. Tengo un cuento que se llama La Casa Verde que es una casa en un parque que esta junto a una casa de gente muy rica, que es una metáfora de Estados Unidos y de México. Me gusta la política de una manera muy implícita, porque por ejemplo en mi cuento de Los que miran de México, escribo protesta, porque es terrible que el gobierno de México, cuando algo les pasa a los emigrantes que mueren atrapados en un trailer o que alguien los golpea, pegan el grito al cielo y dicen “¿Cómo es posible que le hagan todo esto a nuestros paisanos?” mientras ellos son la razón de que nos vengamos todos a vivir a Estados Unidos.

En mis cuentos hablo del cambio, del ajuste tremendo que hacen todos los emigran-tes, de todas las clases sociales, y de alguna manera todo eso esta ahí.

Me interesa mucho que a la mujer se le trate igual, en mis cuentos, en mi obra de teatro, veo ese tema de la política de la mujer, yo creo que tenemos que dejar atrás el feminismo, estoy de acuerdo con Rosina Conde que ahora el tema tiene que ser el humanismo y en que hombres y mujeres tenemos que trabajar juntos sin que uno esté dominando al otro, en una situación mas igualitaria.

En mi obra de Doña Criba… en realidad ahora que me pongo a pensar, hay mucho de política. Todo esto aparece en mis textos de una manera u otra.

Return to the Frontpage