June 9, 2000


Reflexión

El Voto Razonado

Por Paco Zavala

En ésta época convulsiva, en la que el peso pierde valor ante el dólar; con un brote guerrillero de proporciones en reserva; de marchas de protesta por todos lados; de inconformidad estudiantil; de protestas de mentores; de huelgas; de incendios intencionales y accidentales por doquier; de movimientos delictivos desproporcionados, etc, etc, etc.

Anexamos a todos estos elementos la efervescencia política que se vive actualmente, en la que se combinan las luchas promocionales y publicitarias; en las que se mezclan dimes y diretes de los contendientes; en la que los lavadores exhiben algunas ropitas limpias y sucias de los actores; en la que todo fluye menos una claridad y transparencia que el pueblo desea y exige con exigua voz pero, que exige; en la que tal parece que enturbiando la panorámica existente los ánimos se calmarán y se podrá llegar a un final feliz, creo que esto está muy lejos de acontecer; ojalá y los pitonizos que se dedican a estos menesteres no se equivoquen y suceda lo que tanto se desea: una verdadera paz social; salpicada de ausencia de pobreza; mucho, pero muchísimo trabajo; con servicios médicos para el conglomerado que más lo requiere; con una seguridad absoluta que permita transitar con páz y felicidad familiar; con enfoques de diversión que conlleven a una estabilidad emocional; que la sonrisa y la carcajada sonora afluyan en toda su extensión y miles de cosas más que deseamos, para que este México nuestro, al que amamos, algunos de dientes para afuera, pero lo amamos, asegún los díceres.

Aflora en todo este laberinto de ideas, acciones, conceptos, elementos y circunstancias la consabida pregunta: ¿Qué pasará?, ¿por quién va Ud. a votar?

En muchos casos no existe una respuesta clara, segura. No, existe la duda, ¡por quién ó por cual votaré!, lo ignoro, no lo sé.

¿Porqué? pués, porque no estoy muy enterado; porque siempre pasa lo mismo.

No, en ésta ocasión hay necesidad de meditar profundamente, con el fin de evitar un trastorno que se pueda lamentar por mucho tiempo ó por toda la vida. Hay que pensar con responsabilidad y saber a ¿quién? y ¿porqué? se emitirá el sufragio.

¿Comentario? Regrese a la Portada