June 9, 2000


SDG&E Devolverá $390 Millones a Sus Usuarios

En un acto sin precedente, los usuarios de San Diego Gas & Electric (SDG&E) recibirá este verano un dividendo en efectivo por 390 millones de dólares, como resultado del éxito alcanzado por la empresa en su transición a un mercado competitivo, según lo dispuesto en el plan estatal para la reestructuración de la industria eléctrica en California. En promedio, el usuario residencial de SDG&E recibirá $260, mientras que los pequeños comerciantes obtendrán un promedio de $870 cada uno.

De acuerdo con lo aprobado por la Comisión de Servicios Públicos de California esta mañana, los usuarios de SDG&E recibirán su cheque durante el ciclo de facturación del mes de agosto, cuando el consumo de energía eléctrica se acercará a su máximo durante el año.

"Este dividendo de $390 millones, que se concede por única vez a favor de nuestros usuarios, es el resultado de nuestros esfuerzos para convertir en realidad la visión de los legisladores y autoridades de California al instituir en este estado la competencia en el suministro de energía", explicó Edwin A. Guiles, presidente de SDG&E. "Con mayor celeridad de lo que se esperaba, hemos podido abrir el mercado de energía a nuestros usuarios en San Diego y el sur del condado de Orange".

Una singular serie de circunstancias, inducida por la reestructuración de la industria eléctrica en California, ha hecho posible el otorgamiento de este dividendo. Como parte del proceso, en diciembre de 1997, las empresas de servicios públicos de propiedad privada emitieron obligaciones —llamados "bonos de reducción de tarifas"— con el fin de refinanciar sus deudas por concepto de bienes amortizados y así reducir en un 10 por ciento las tarifas para sus usuarios residenciales y del pequeño comercio. Las autoridades y legisladores estatales habían proyectado un período de cuatro años, que concluiría en abril de 2002, para la recuperación de los gastos de transición de las empresas de servicios públicos. Sin embargo, SDG&E pudo recuperar estos gastos en julio del año pasado —con dos años y medio de anticipación —como resultado de la venta de sus dos plantas termoeléctricas en San Diego a precios por encima de su valor nominal, así como mediante una ágil estrategia en la compra de energía en beneficio directo de sus usuarios. Ya que los gastos fueron recuperados mucho antes de lo esperado, SDG&E se encuentra ahora en la posibilidad de devolver $390 millones a sus clientes.

Una vez devuelto el dinero excedente, los consumidores seguirán disfrutando de ahorros aproximádamente un 10 por ciento sobre sus tarifas eléctricas "básicas" —es decir, la parte en su factura que cubre el suministro de energía a su hogar o negocio— en comparación con las tarifas que prevalecían antes de la reestructuración de la industria en 1997. Las facturas de los usuarios seguirán incluyendo una partida correspondiente a la liquidación de los bonos durante su vigencia de ocho años, ya que los bonos no pueden rescatarse antes de su vencimiento.

"En lugar de hacer el papel del banco con el dinero de nuestros usuarios, nos complace poder devolvérselo rápidamente", agrega el señor Guiles. "Ellos sabrán qué hacer con su dinero durante los próximos ocho años, ya sea invertirlo o disponer de él como mejor les parezca".

Desde 1998, el cargo por la energía eléctrica en sí, que representa una tercera parte o más del saldo total de la factura mensual de los usuarios, ha variado según la oferta y demanda en el mercado competitivo de California. Ya no es determinado por SDG&E. Las fluctuaciones en los precios de los energéticos deben resultar en una facturación menor para los usuarios durante los templados inviernos de San Diego, pero mayor en el verano. Los usuarios que conserven energía, instalen aislamiento adecuado en el hogar y restrinjan su consumo de energía durante los cálidos meses de verano lograrán los mayores ahorros, al mismo tiempo que ayudarán al estado a satisfacer las necesidades de energía durante los períodos de mayor demanda.

Regrese a la Portada