June 9, 2000


Historia del Primer Panteón en Tijuana

Por Paco Zavala

Ciudad de ensueño, puerto de ilusiones, llave de paso a la fortuna, villa pedregosa y poblada de cerros, eso es superficialmente. Algunas veces tratada hasta despectivamente y ofensivamente, así se trata a una extensión de árida, hermosa y bellísima tierra: Tijuana.

Conocemos, caminamos y criticamos con una facilidad que rebasa el asombro algunas veces a ésta cariñosa y amorosa población. Tijuana.

Se dice: ¡Que la policía!, ¡Que la inseguridad!, ¡Que la gente!, ¡Que sus calles!, etc. etc. Si, se tira el zarpaso y no sabemos cuales serán las consecuencias, de nuestro dicho; en fin que importa se exclama: Voy de paso.



Primer tumba en Tijuana, data de 1882 y pertenece a la Sra. Rita Warner de Garcia. De pie al lado izquierdo el Sr. José Eduwiges Villa, vigilante del panteón.

No, no, no, no, mi querida Tijuana es una ciudad con características "Sui generis" que no las tiene ninguna ciudad del mundo y además es una gran ciudad.

Populosa, cosmopolita, universal, invadida de una colección de hermosos colores, de bondadosas gentes avenidas de un sin fin de puntos del país y del mundo entero, de un sin fin de aromas y de expresiones artísticas y culturales que conforman un mosaico multicolor y variado.

Dentro de toda esta estructura, Tijuana tiene sus vestigios que hablan por si mismos; dentro de este contorno nos encontramos con sitios históricos, uno de ellos es: El Panteón Municipal No. 6 (antes de propiedad privada o particular); este es el más antiguo de la ciudad.

En una extensión de aproximádamente 40 x 70 metros cuadrados, en el Blvd. Benitez y Calle El Pedregal (casi enfrente a la Peni de T.J.) encontramos este sitio, bueno... y ¿por qué es tan importante este lugar?, pues porque aquí se encuentran las tumbas más antiguas de que se tenga memoria, veamos.



Vista de la tumba del Sr. Samuel Ames, data de 1918

Encontramos la tumba de Doña Rita Warner de García, en su lápida tiene la siguiente inscripción:

Rita Warner de García
Falleció en la Tifuana (sic)
el día 31 de Marzo AD 1882
a la edad de 47 años

Su epitafio en: Latin y en Inglés.

Esta es la tumba más antigua de Tijuana; por orden cronológico también encontramos la segunda tumba de aquellos años y pertenece al señor:

Samuel Ames
Falleció en el Rancho de
Tijuana, BC, México
27 - Enero de 1918
a la edad de 73 años

Esto quiere decir que tuvieron que pasar 36 años para que en la Tijuana de aquellos días se realizara un segundo sepelio partiendo de la primera fecha en 1882.

Este sitio lo encontramos enclavado en la colonia que se llama "Los Arenales". Guarda los restos de 970 tumbas, dentro de los que se encuentran enterrados de uno, dos, y tres cuerpos por tumba, así que tomando en cuenta estos números hablaríamos de un promedio de más de dos mil cuerpos.

El lugar es agradable, actualmente se da servicio al año a tres o cuatro sepelios, únicamente a familiares de los que se se encuentran reposando en este sitio.

Es un lugar rodeado de un centenar de árboles aproximádamente, como son laureles, pirules chinos, cepillos, pinos, fresnos, eucaliptos y otros; también encontramos flores tales como tulipanes, bugambilias y otras diversas; existieron en este lugar animales tales como topos, camaleones y lagartijas.

Este camposanto se encuentra muy limpio, bien conservado, tanto mausoleos como pasillos de acceso. El responsable de su mantenimiento desde hace quince años es el Sr. José Eduwiges Villa Gutierrez, de 57 años. El se encarga de limpiar y mantener todo el orden; el mismo plantó los arboles que allí encontramos.

Como ven, Tijuana, no es únicamente lo que se percibe superficialmente, aunque es una joven y pujante ciudad, tiene su historia forjada en la lucha y los valores humanos. Así, de 1882 a la fecha se han sucitado muchos acontecimientos en este girón de patria.

Regrese a la Portada