June 4, 2004

Harry Adolescente

La saga del mago inglés continúa con “El prisionero de Azkabán”

Por Jose Daniel Bort

Al final de sus siete planeados estrenos, es probable que la versión de los libros “Harry Potter” de J.K. Rowling, se conviertan en la franquicia cinematográfica más vista y más exitosa alguna vez filmada. Aunque todavía no ha sido escrita en su totalidad (tan solo cinco de ellos han visto la luz pública), la educación del aprendiz de mago y su paso por la adolescencia tiene asegurado a un público cautivo que lo ha seguido desde el primer film.

En aquella oportunidad pocos auguraban que el héroe literario se adjudicara su puesto en el Olympo de celuloide al lado de Luke Skywalker en Indiana Jones. Harry Potter y la piedra del hechicero recaudó 900 millones de dólares y se convirtió en el segundo film más taquillero a nivel mundial, tan sólo superado por el Titanic. Su segunda parte, “Harry Potter y la cámara de los secretos”, fue recibida con el mismo entusiasmo, creando suficiente expectativa en el ambiente en su tercera oportunidad al bate como para correr a comprar los boletos en las primeras de cambio.

Harry Potter y el prisionero de Azkabán abre hoy en más de tres mil setecientas salas en todo el país. Con su costo de producción de más de ciento treinta millones de dólares, es la más costosa de las películas de Harry hasta la fecha, aunque a dos horas y veintidos minutos, es la más corta de todas.

Los aprendices de mago

Los tres jovenes actores que protagonizaron las dos primeras partes regresan en sus personajes, esta vez con evidentes signos de marcada adolescencia. Daniel Radcliffe como Harry, Emma Watson como Hermione y Rupert Grint como Ron tenían apenas entre once y doce años cuando empezaron a engendrar sus personajes. Ahora, entre quince y dieciseis, se puede decir claramente que los actores han vivido el crecimiento de sus alter egos en carne propia.

Este hecho ha creado una creciente controversia acerca de las posibilidades de estos actores de permanecer en sus personajes. Es imposible para el equipo de producción mantener una entrega de una película por año, por lo que el intervalo de esta tercera parte tardó seis meses más que el que hubo entre la primera y la segunda película. Aunque la cuarta está prevista para el año que viene, la quinta se planea estrenar en el 2007, por lo que muchos dudan que las edades de Radcliffe, Watson y Grint puedan equipararse con las exigencias de filmación. Esto ha creado furiosas defensas en chat rooms y recreos estudiantiles, ya que estos actores son reverenciados por su generación con furor.

La más oscura de todas

De la mano del mexicano Alfonso Cuarón (director de “Y tu mamá también”) llega esta tercera parte. Un famoso fugitivo está en boca de toda la comunidad de magos de Hogswarts. Al parecer, Sirius Black (Gary Oldman) estuvo directamente relacionado con el asesinato de los padres de Harry, y esta vez quiere terminar con el bastión familiar. Lo que no se espera Harry es que una serie de secretos sobre su pasado van a ser develados durante la hora del lobo, en la que el joven espera la arremetida del loco fugitivo.

En “...Azkabán”, se aprecia a Harry en mejor y mayor control de sus poderes mágicos, y a enfrentarse con sus miedos personales de forma más bravía. El es también el centro motor de la historia, diferente a las dos primeras versiones donde el peso de la actuación recaía más en Hermione y Ron.

A su vez, el más selecto grupo de actores ingleses retorna en papeles importantes de apoyo. Maggie Smith, Fiona Shaw, Alan Rickman y Robbie Coltrane han permanecido en sus personajes desde el principio, y esta vez se les une Emma Thompson, David Thewlis, Gary Oldman y Michael Gambon.

Gambon tiene la particularidad de ajustarse las ropas de Dumbledore, ya que estas estaban vestidas previamente por el actor Richard Harris, quien falleció poco después del estreno de “La cámara de los secretos”. Harris había tomado el papel ya que su nieta de once años, muy seriamente le dijo que si no hacía ese personaje no le hablaría jamás. Allegados al desaparecido actor esperaban que Peter O’Toole, antiguo compañero de Harris, tomara el papel, pero éste ya estaba comprometido con las filmaciones de “Troy”.

Las constantes en el universo de Harry

Gracias a las dos primeras partes, los cinéfilos se familiarizaron con varias imágenes pertenecientes a la visión creada por su autora Rowlings y adaptadas por el guionista Steve Kloves. Gracias al equipo liderizado por el innovador Cuarón, muchas de estas constantes fueron res-petadas, pero dándoles un giro con una atmósfera más informal.

Ya no hay concilios al principio y al final del año escolar para decidir los grupos estudiantiles ganadores. Tampoco es relevante el viaje en tren hacia la respetada escuela para magos Hogswarts. Ya no hay esa distancia respetuosa entre los maestros de la escuela y sus alumnos. Estos ritos de pasaje se asumen en la historia y ésta se concentra más en las dinámicas entre sus personajes.

Pero sí hay otras constantes que se respetan. En las tres versiones existe un gran monstruo creado por computadora. En la primera era el perro de tres cabezas Fluffy, en la segunda era una serpiente mortal que desencadena el desenlace y en esta tercera parte aparece el “Buckbeak”, una criatura que es mitad caballo y mitad águila. También, en una parte del film, uno de los personajes se transforma en lobo, pero es preferible no dar nombres a estas alturas para no echar a perder la diversión.

Otra secuencia que se respeta es la del “Quidditch”. Una especie de Hockey por los aires, con escobas voladoras a propulsión, el Quidditch es el deporte favorito en Hogswarts y permite escalofriantes escenas de efectos especiales desafiando la gravedad. Esta vez, Harry, uno de los mejores jugadores de Quidditch de su generación, tendrá una peligrosa confrontación con los Dementores, ánimas capaces de succionar el alma del cuerpo.

La otra gran constante de la película es la amenaza de Lord Voldemort. El archienemigo de Harry continúa su presencia entre los diálogos de los mayores y el peligro de las situaciones a las que éste enfrenta, presagiando la confrontación final que terminará la serie literaria y cinematográfica.

El prisionero de Azkabán es un salto adelante en base a estilo y sofisticación. Muchos fans de las primeras películas encontrarán tantos aspectos diferentes que quizá se sientan defraudados, pero es inevitable que cada director exponga su visión del mundo de Harry Potter con cada colaboración en la serie. El próximo a unirse a la “familia” es el destacado director Inglés Mike Newell, quien reciente-mente terminó “Mona Lisa Smile”.

Con respecto a la trascendencia de la “Pottermania”, el escritor Stephen King, conocido por su mordaz crítica literaria, dijo después de leer la serie de libros publicados: “No son un ejemplo de la más excelsas piezas literarias jamás escritas, pero Harry tendrá su lugar junto a Tom Sawyer, Peter Pan o Alicia en el marco de personajes juveniles que representan el paso de la niñez a la adolescencia. Será recordado por siempre”.

Return to the Frontpage