June 3, 2005

El Asedio de la Sociedad Propietaria

Por KB Forbes

La población hispana es el grupo étnico más grande y de mayor crecimiento de nuestra nación pero aun si hay un 25% menos de propietarios de residencias cuando se compara con la raza caucásica. Si usted piensa que esto se debe a razones económicas está muy equivocado. El número de hispanos dueños de residencias con ingresos mayores de $75,000.00 ha triplicado entre los años 1990 y 2000.

La posesion de residencias en la comunidad hispana se ha quedado atrás por dos razones fundamentales. Primero porque hay un problema de idioma y de cultura y segundo porque prestamistas depradores buscan abusar a los minorías. La mayoría de la población hispana sin buen conocimiento del idioma Inglés desconocen que existe una ley que le exige al prestamista ofrecer el interés más bajo posible en préstamos de casas.

La buena noticia es que la solución de ambos problemas está a la mano.

El primer punto es sobre los préstamos hechos por los depradores. Estos son hechos de tal manera que los prestatarios tienen poca oportunidad de pagar el préstamo exitosamente. Este problema se presenta en diversas formas. Los prestamistas pueden cobrar un interés o gastos que sobrepasen por mucho la cantidad razonable de su compensación en riesgos y costos o ellos pueden su-gerirle al prestatario que debe de refinanciar el préstamo varias veces y así el prestamista lograr ganar altas cantidades en gastos, no beneficiando esto al prestatario en ningún momento.

La lista de víctimas de estos prestamistas depradores son muchos y ellos continuan con sus prácticas. Muchos estados ya han aprobado leyes para detener estas prácticas y el Congreso está considerando legislación federal. Otras entidades han tratado de ayudar tambien. Empresas respaldadas por el gobierno federal como Freddie Mac y Fannie Mae han implementado guías estrictas que requieren prácticas responsables por prestamistas bancarios. Además, muchas organizaciones ahora tienen programas – tanto en inglés como en español – para ayudar a las familias minorías en la compra de casas y evitar ser víctimas de los prestamistas depradores..

Esto nos trae al segundo punto: El mal entendimiento de la información. En este caso los problemas que enfrentan a la poblacion hispana son la falta de dominar el idioma inglés y las barreras culturales.

El comprar una casa involucra el manejo de mucha documentación. Se supone que el proceso comienza con una solicitud hipotecaria pero esto puede ser la razón por la cual la compra no avanza. Los Americanos han dicho que esta documentación es difícil de entender y eso que está en Inglés. Imagínese tratar de llenar todos los documentos en un idioma que no domina bien. Esto es el problema más grande que tiene el comprador hispano.

No hay duda que las barreras del idioma han contribuído al mal entendimiento que tienen los hispanos en la compra de una casa. La mayoría de hispanos piensan que la información para comprar casas se encuentra disponible sólo en inglés y que debe haber mantenido el mismo empleo cinco años o más para calificar para una hipoteca. Asi mismo casi el 80% de hispanos creen que se necesita tener crédito perfecto para poder calificar para una hipoteca.

Un número de bancos y empresas financieras han reconocido la necesidad de abordar el problema que tienen hispanos con la información. Dos ejemplos: Merrill Lynch duplicó sus metas en el 2003 cuando establecieron la unidad hispana y generaron más de $1. billón en nuevas ventas. Freddie Mac desarrolló un curso en español para ayudar a los hispanos entender el procedimiento.

Y a buen tiempo: El mal entendimiento de la infor-mación requerida ya está causando problemas. Cerca del 70% de los residentes de los Estados Unidos son propietarios de casas, mientras que menos de la mitad de hispanos son propietarios. Se calcula que la población minoritaria será responsable por 2/3 partes de la edificación de casas en la próxima década. La población hispana podría comprar algunos tres millones de casas para el 2010. Paro lograr esto es necesario resolver el problema de los prestamistas depredadores y abordar el problema de la información errónea o mal entendida por los hispanos. Las empresas que agresivamente están tratando de resolver estos problemas deberían ser alentadas.

Así como las instituciones de nuestro país están implementando los cambios necesarios para introducir a la comunidad de inmigrantes, y no solo hispana, sino inmigrantes de todas partes del mundo, al mercado, es muy importante para el gobierno de los Estados Unidos y los legisladores hacerlo con cuidado y sin ofender. El permitir a compañías, bancos, constructoras y otras financieras responder a estas necesidades de la población nueva es un ejemplo de capitalismo bueno.

KB Forbes es presidente del Consejo de Latinos Unidos que avoca para los Hispanos en una variedad de temas que incluyen cuidado médico, educación, asuntos policiacos y vivienda.

Return to the Frontpage