June 2, 2000


Adhesion De PANistas Al Perredista Lopez Obrador

MÉXICO (NOTIAMÉRICA) - No pasaron más de diez minutos entre que Andrés Manuel López Obrador llegó a la explanada de la Delegación Venustiano Carranza y se marchó con los zapatos empapados y la promesa de someter a consulta popular su permanencia al frente de la Jefatura de Gobierno, cada dos años, en caso de resultar ganador el 2 de julio.

En su afán por alcanzar al candidato, sus seguidores lo condujeron por un charco de agua y estuvieron a punto de derribarlo con una cadena de metal, pero el candidato se introdujo en su automóvil en la que arribó a la explanada y la mayoría se quedó con las ganas de estar cerca de él.

Tras el debate celebrado con los otros cuatro candidatos a Jefes de Gobierno de la Ciudad de México, López Obrador se reunió con proximadamente 500 perredistas que se congregaron en el edificio de la colonia Jardín Balbuena, a quienes pidió que fueron cautos y no cayeran en triunfalismos.

Minutos antes, unos 300 simpatizantes del tabasqueño tuvieron que conformarse con ver el debate en un televisor de 20 pulgadas, porque los encargados de instalar la pantalla gigante llegaron tarde y después no pudieron captar la señal.

A medida que se acercaba el momento del debate, la molestia de los ahí presentes se acrecentaba, y urgían a los organizadores mediante gritos o rechiflas que colocaran la pantalla. Estos se escudaban en el tráfico y pedían paciencia.

La pantalla llegó después de la segunda ronda de participaciones y lo único que se pudo ver fueron unos segundos de un video de la cantante Madona que los presentes censuraron porque les distraía del debate.

Los perredistas, algunos miembros del Partido de la Sociedad Nacionalista y de Convergencia Social, aplaudieron todas las intervenciones de López Obrador y censuraron duramente a Jesús Silva Herzog y a Santiago Creel, a quien llamaron "hijo de Fox".

Luego guardaron silencio cuando Andrés Manuel aseguró que no respondería a la candidata del Partido Democracia Social, Teresa Vale, por su calidad de mujer. Afirmación que después matizó prometiendo un empleo justo a las mujeres menores de 35 años.

Después del debate, los presentes vieron un video que los organizadores presentaron diciendo que se trataba de "un video sobre el estado que guarda la actual administración", pero que en todo caso fue un desfile de "villanos" en el que se proyectaron imágenes de Oscar Espinosa, José Angel Gurría, Diego Fernández y Ernesto Zedillo.

Ya no fue posible ver el video de Cuauhtémoc Cárdenas, pues en ese momento llegó el tabasqueño, seguido por Martí Batres, Armando Quintero y René Bejarano, para presenciar la adhesión del panista Oscar de León y 50 presuntos militantes del PAN que en realidad quemaron credenciales de los Amigos de Fox, aunque habían anunciado que se trataba de credenciales del partido.

Se fue Andrés Manuel, no cumplió ni diez minutos arriba del templete. Se fue en medio de una multitud que lo aclamó después del debate, pero que no hizo mayor alusión a una posible victoria en el intercambio de ideas, a cambio les ofreció su confianza o su fe, como lo pidió el tabasqueño.

Una fe que tal vez podría sintetizarse en el grito de un menor de edad que tomó el micrófono mientras el candidato salía asediado por sus seguidores: "ya llegó, ya está aquí, el que va a chingar al PRI".

Regrese a la Portada