June 2, 2000


Un Monumento a la Posteridad

Por Paco Zavala

La Torre de Tijuana o Torre de Agua Caliente fue construída por una idea, una aportación y una conclusión del filantrópico Club de Leones de Tijuana, A.C. que por cierto está cumpliendo 57 años de servicio a la comunidad tijuanense.

Este monumento fue entregado a los tijuanenses el 14 de Mayo de 1988.

En las placas de alusión a este monumento encontramos los nombres de sesenta y nueve distinguidos miembros del club de referencia y ciento setenta y seis miembros y empresas de la ciudad de Tijuana, que aportaron también su apoyo para la realización de ésta contrucción.

La Torre de Tijuana se construyó bajo la dirección del Presidente del Comité Pro-Construcción el Sr. Cruz Baloyán y el Director de la obra fue el Arq. Jorge Ruiz Fitch.

Esta torre se encuentra enclavada en un parque que lo localizamos un poquitito adelante del edificio del Correo en las esquinas que forman los Blvds. Agua Caliente y Fundadores.

Es una construcción soberbia, consta de cuatro bases enormes en salidas en sus puntas que terminan en un adorno en forma de jarrón en los que están empotrados cuatro reflectores respectivamente, que iluminan el edificio.

La torre tiene cuatro plantas que sirven de Museo en el que se encuentra el Salón de la Fama, actualmente tres de ellas son usadas para este fin y la última superior está en remodelación para albergar en su interior también una sala de exhibición del Salón de la Fama.

Tiene cuatro ventanas miradores en la parte media de la torre, que terminan en una base metálica que servirán de miradores.

También tiene una escalinata exterior para el acceso al Salón en forma de jaula protegida por una estructura metálica, que consta de 30 escalones y una plataforma pequeña de acceso.

Consta de tres salientes completas en la estructura y dos parciales en forma de dintel; tiene adornos adheridos a las paredes y azulejos en los exteriores de los dinteles superiores, finaliza en una cúpula.

Esta construcción está asentada en un parque que cuenta con áreas verdes en las que lucen placas que prohiben jugar pelota para proteger el pasto, está rodeado este parque por un centenar de árboles de diversas especies.

En este parque los pobladores de la zona de Tijuana, lo usan como área de descanso y en algunas ocasiones organizan pequeños comelitones o pic-nics, y los que desean pueden subir a observar los interiores de ésta torre, en los que por sus pasillos se pueden conocer y admirar diversos aspectos del desarrollo de la zona, todo ésto en fotografías que se encuentran protegidas en vitrinas de exhibición o a conocer los deportistas que le han dado renombre a esta ciudad y que son orgullo de la misma.

Regrese a la Portada