June 2, 2000


Comentario

Encuestas, ¿qué nos dicen?

Por Jerome De Herrera

En las últimas semanas los periódicos y los noticieros en televisión han estado publicando encuestas de opinión pública que muestran al Gobernador de Texas George W. Bush ligeramente a la cabeza en la carrera presidencial sobre su contrincante el Vicepresidente Al Gore.

Las encuestas muestran a Bush adelante de Gore por tan solo uno o ocho puntos. Sin embargo algunos reportes demuestran que el 85% de los estadounidenses ni siquiera están poniendo atención a la carrera presidencial.

Tradicionalmente el interés del votante no comienza a reflejarse si no hasta finales del verano. Antes de que la televisión como medio de comunicación fuese tan dominante, las campañas presidenciales se mantenían dormidas hasta el día del trabajo allá por principios de Septiembre.

Hoy en día ningún candidato se puede dar el lujo de no ser figura pública y estar fuera de los reflectores. Ambos partidos saben que el público no está poniendo atención y que por ello las encuestas pueden no estar reflejando la realidad de lo que sucederá en Noviembre, pero como los cachorros de Pavlov, la campana de las relaciones públicas sonará y los contendientes se movilizan y entregan.

Los estrategas de campaña secretamente tienen la esperanza de inducir al oponente a cometer un error en las últimas semanas de la elección para capitalizarlo de la mejor manera entre los votantes. Es por lo anterior que los debates que están siendo programados entre Bush y Gore son tan importantes. Estos debates ayudarán al votante a formar su primera opinión en quien deberá ser el presidente. Ya para cuando el último debate se lleve a cabo, prácticamente ya todos los votantes sabrán por quien votar.

Los votantes potenciales tendrán que balancear la percepción que tienen de ambos candidatos, basándose en los debates con imágenes de 60 segundos que cuestan a los partidos millones de dólares.

Las encuestas son un indicador general de algo que posiblemente está sucediendo o puede suceder. Básicamente miden la popularidad de los candidatos mas que el verdadero pensamiento de la gente si estos fuesen forzados a votar en ese momento.

Las encuestas también nos ayudan a darnos una idea de donde se encuentra el voto latino casi cinco meses antes de las elecciones. El Vicepresidente Al Gore liderea entre los latinos ante su contrincante en Gobernador George W. Bush, pero el liderazgo del Sr. Gore no es lo debe de ser si va a tener a los latinos de su lado en Noviembre.

Será interesante observar cuál es la reacción del voto latino a los debates televisados, así como a los comerciales de Gore mostrando la campaña antilatina del Gobernador Pete Wilson y a los comerciales de Bush quien pone a su hermana de religión católica a hablar en español.

Los resultados de las encuestas que hemos visto recientemente en los periódicos no necesariamente son incorrectas, pero tampoco son correctas.

DeHerrera escribe una columna política desde Washington. Favor enviar cualquier comentario a: JeromeDeHerrera@Yahoo.com

¿Comentario? Regrese a la Portada